Literatura

El Castillo Ambulante: el significado de la película de Hayao Miyazaki



El Castillo Ambulante: el significado de la película de Hayao Miyazaki - Literatura

Entre las películas más queridas y exitosas producidas por Hayao Miyazaki y Studio Ghibli, El castillo Ambulante resume muchos de los elementos que le encantan al cineasta japonés: la fantasía extrema, la magia que penetra en la realidad, las formas de las criaturas imaginarias (o incluso de los edificios) que superan la creatividad más salvaje. Pero una cosa que distingue al Castillo de Miyazaki de las otras películas es el fuerte componente educativo de la historia, que es tomada de la novela de Diana Wynne Jones pero que, a través de Miyazaki, se mueve a menudo en direcciones diferentes, con el fin de enviar mensajes específicos. Mensajes universalmente válidos, como a menudo el arte oriental quiere difundir, que vale la pena recordar de vez en cuando. Destacamos cinco de ellos.

Cobarde es el que no tiene nada que defender

Howl-y-Sophie-Hatter-El-Castillo-Ambulante

Howl y Sophie Hatter-El Castillo Ambulante

En la novela Howl es un mujeriego, en la película este rasgo se ha reducido pero el protagonista sigue siendo un personaje escurridizo, que lucha por atarse a los demás, con un peculiar egoísmo. En la segunda parte de la película, Sophie le enumera a Suliman algunas características de la personalidad de Howl, y la cobardía es uno de ellos. Pero algunas escenas más tarde, el propio Howl explica su cambio a Sophie, cuando ella le pide que no luche, que huya de la guerra: «Lo siento. Ya me cansé de huir, ahora que tengo algo que quiero proteger. Eres tú. Sophie.»

El amor te hace joven

Sophie-El-Castillo-Ambulante

Sophie-El Castillo Ambulante

La juventud y la vejez son temas siempre presentes en la película, desde el momento en que la pequeña Sophie se transforma en una anciana, por una maldición que durará toda la película. Ser viejo te da dolencias físicas, te hace notar «lo difícil que es moverse», pero también te da una astucia que no tienes cuando eres joven, y la sabiduría de quien siempre sabe lo que es correcto. En cualquier caso, una cosa es segura: cuando amas, ya no envejeces. Y en la película, a menudo vemos a Sophie fluctuando a mitad de camino entre la edad avanzada (canas que ya no desaparecen) y la fuerza de la juventud (cuando su cara pierde cada arruga y se convierte de nuevo en la de una niña): es cuando sus sentimientos por Howl son más fuertes. El amor es una llama que permanece constante en cada etapa de la vida, y para Miyazaki se convierte en el pegamento entre momentos de la vida que están alejados unos de otros.

No puedes cambiar lo que está lejos de ti.

Sophie_y_la_Bruja_El_Castillo_Ambulante

Sophie y la Bruja-El Castillo Ambulante

Hay una escena en torno al final de la película, corta y de menor importancia, pero muy bonita por el mensaje que transmite. Sucede cuando Howl regresa casi muerto de la guerra, mientras que el castillo es destruido y la llama de Calcifer, el corazón de Howl, se apaga porque esta siendo estrujado por las manos de la vieja bruja. Sophie tiene que quitar el corazón de Howl de las manos de la anciana, pero no quiere soltarlo. El instinto podría ser arrancarlo por la fuerza, seguro de que eso es lo que hay que hacer en ese momento. Pero no es lo que vemos. Sophie actúa de una manera sorprendente: abraza a la bruja y la ruega entre lágrimas, pidiéndole que la entienda, que le entregue el corazón, porque es necesario. Sólo tarda unos segundos darse cuenta de la verdad, y la llama vuelve a estar en las manos de Sophie. Si quieres convencer a los que impiden que el bien fluya, tienes que acercarte. No puedes cambiar la forma de pensar de alguien si lo atacas, si pones un muro de conflictos entre tú y él. Sólo cuando están del el mismo bando, pueden entenderse mutuamente.

Las apariencias no importan, lo que tienes dentro sí.

La-Bruja-y-el-Principe-Justin

La Bruja y el Principe Justin-El Castillo Ambulante

Durante toda la película hay una permanente sorpresa al descubrir que la apariencia exterior de los personajes no siempre coincide con su naturaleza. No sólo Sophie, que detrás del viejo cuerpo todavía esconde un espíritu joven. El mismo Howl alterna el aspecto de un encantador príncipe con las formas del Cuervo Oscuro, y nunca se sabe si es un monstruo o un buen personaje. Pero Sophie confía en lo que vio dentro de él. De la misma manera confía en lo que se esconde detrás de la apariencia de Cabeza de Nabo. Y por el contrario, el buen aspecto de Suliman esconde las intenciones de un mercenario de la guerra. Hay muchos factores que pueden cambiar el aspecto físico. Tiempo, heridas, trucos, incluso hechizos. Sólo tienes que confiar en lo que hay dentro.

La guerra nunca tiene sentido

Sophie-El-Castillo-Ambulante

Sophie-El Castillo Ambulante

En el libro, la guerra sólo tiene un papel marginal, mientras que la película es rica en secuencias de bombardeos de los que no se puede escapar. Para Miyazaki, era un elemento que había que añadir, por el impacto que la guerra de Irak estaba teniendo en él en esos años. A lo largo de la película no se entiende la verdadera razón de esa guerra, no se sabe cuál es el objetivo de los que atacan. Para los pobres civiles, y para los perseguidos por el conflicto, la guerra es sólo una fuerza inexplicable contra la cual es imposible luchar. No puedes luchar contra algo que existe sin razón. Parece sólo una furia destructiva que nunca se detiene. Y Miyazaki no podía aceptarlo. La guerra no tiene razón ni justificación, y así es como se muestra en la película.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.80 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

David_M

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.