Cine y Televisión

El Cine Ya No Es Lo Mismo



El Cine Ya No Es Lo Mismo - Cine y Televisión

INTRODUCCIÓN

El mundo del séptimo arte ha evolucionado de manera notable en los últimos años, y como ya sabemos el cine es muy joven todavía con poco más de cien años desde que los hermanos Lumier filmaron la ya muy famosa secuencia de la llegada del tren. Desde entonces se le considero un arte nuevo y puro, una forma innovadora para presentar nuevas ideas, visiones, sueños y vivencias de distintas maneras y enfoques.

En los primeros años del cine tuvimos este cine contemplativo, surrealista y a veces abstracto, no siempre era así en esos años, pero era lo que más predominaba. Gracias el estilo que se le otorgaba al cine, este era considerado un arte que pocos consumían y creaban, un muy apartado tipo de personas eran los que disfrutaban de este arte y era rechazado por muchas otras, ya que llego a ser visto como un gusto corriente y vulgar.

Con el paso de los años el cine se volvió un negocio. La forma de filmar y contar las historias en la pantalla grande cambió drásticamente, esto mato algunos géneros cinematográficos que no eran considerados un negocio rentable, y nació lo que ahora se conoce como “cine comercial”. Con el cine comercial más personas se interesaron en este, y como forma de entretenimiento de masas se convirtió en una dominante a mediados de los setenta.

El cine de a principios del siglo XX fue desapareciendo, directores y artistas tuvieron que adaptarse a la nueva ola de cine comercial, algunos prefirieron retirarse por completo, otros siguieron filmando, pero fueron ignorados, y solo unos pocos lograron superar al cine comercial y conservar su esencia.

CINE O PELÍCULAS

Un tema sumamente polémico y que lo seguirá siendo durante un largo tiempo. Técnicamente cualquier película proyectada en la pantalla grande es cine, aunque les/nos duela. En mi opinión no es así, el cine debería ser considerado un arte no importa la historia ni el contexto, pero en vez de eso se ha dividido en dos categorías que son: el cine de arte y el cine comercial. Esta división de categorías es tonta pero necesaria para la época en la que nos encontramos, ahora tenemos una forma de identificar al cine antiguo como verdadero arte y al nuevo como algo más banal, usado solo para entretener y ganar dinero. El verdadero problema con esta situación es que se desestima el cine clásico, y es obvio gracias a que las películas pertenecientes al cine comercial abundan y eclipsan al cine de arte, y ni hablar de la poca difusión que se les otorga, esto provoca que la gente que desea dedicar su vida al cine, honrarlo como se merece, filmar películas que vayan mas allá de solo entretener, películas que nos hagan llorar, reír con una intensidad inmensurable, deprimirnos, replantearnos nuestra existencia, películas que nos hagan apreciar verdaderamente lo que tenemos en nuestro entorno y valorarlo tengan que unirse a un negocio controlado y no un arte donde puedan plasmar sus ideas y visiones libremente. No digo que el cine comercial no nos haga sentir emociones, pero lo hace de una forma muy superficial, mediocre y en la mayoría de los casos de manera irreal solo para dar gusto al espectador, se podría decir que nos dan un “fanservice” y salimos de la sala de cine con una satisfacción de corto plazo, y hace lo mismo con directores y escritores. No deberíamos dar gracias a eso.

Las películas y el cine ya no son lo mismo, aunque sean proyectadas en un cine, es raro y suena raro, pero es así. Un ejemplo claro es el fenómeno de Roma de Alfonso Cuarón, que es una carta de amor al cine, lo que el cine debería ser, que retoma ese género tan reconocido en los años cuarenta con origen en Italia conocido como el “neorrealismo italiano” y que con Roma ha creado el neorrealismo mexicano, por lo menos a mí me gusta verlo de esa manera. Aunque me encantaría hablar de “Roma” y de Cuarón, y que gracias a esta película mis ganas de hacer cine revivieron, tendrá que ser en otra ocasión. Esta película tiene opiniones divididas, algunos la adoran, a otros les da igual, y a otros les repugna. La crítica especializada y un sector de la población adora “Roma” porque es la viva representación del cine, a los que no les gusta “Roma” es porque no les gusta el cine, solo les gusta ver películas y eso no tiene nada de malo. “Roma” nos demuestra que estamos tan poco acostumbrados a ver la verdadera cara del cine que no entendemos lo grandiosa que es, una película que nos obliga a ver más, a pensar más, actuar más y apreciar más, una película que toma enserio al espectador. Eso es el cine y así debería ser siempre, por lo menos esa es mi manera de verlo.

Me gustaría profundizar mucho mas, pero son muchos temas que tocar y en los que se podría profundizar de mejor manera si dedico un articulo a cada tema, así que prometo escribir mas seguido y mejor. Hasta pronto.

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

pac92jos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información