Anuncios
Sociedad

“El Control En Las Organizaciones: Una Perspectiva Psicológica”

“El Control En Las Organizaciones: Una Perspectiva Psicológica” - Sociedad

Cada persona en su rutina diaria  independientemente  de su nivel económico o social llega a  manejar un horario,  una agenda o un cronograma con el fin de organizar su tiempo, tomando en cuenta  el  trabajo, la  familia,  estudios o cursos que esté realizando en determinado momento,  para poder mantener un control o por lo menos tener su  vida algo organizada. Es esta la razón por la cual se define  el control como aquellas medidas o acciones que se siguen para facilitar el cumplimiento de actividades,  así como también se trata de la comprobación, inspección, fiscalización o intervención que  puede hacer referencia al dominio, mando y preponderancia, o a la regulación sobre un sistema

Además de describir, el principal propósito de este escrito, es saber acerca del control en las organizaciones a modo de estudio. Comprendiendo que a lo largo de nuestra vida nos vemos sumergidos en diversas  organizaciones, ya sean formales o informales, cuyo objetivo es alcanzar una meta, mediante planes establecidos  de acuerdo a  los recursos que se tengan a la mano.

Alrededor del promedio, de una manera más amplia, todo gobierno debe tener un sistema de control a modo de organización, donde se entiende que el control se valora como una función meramente administrativa por medio de la cual se evalúa el rendimiento. Por su parte, el control es netamente un  proceso administrativo que implementa una serie de actividades que puedan  garantizar todas las operaciones   planificadas desde un  inicio con el único interés de encontrar un sistema de gobierno óptimo que garantice a los trabajadores incluidos en la actividad empresarial, el logro de sus objetivos, después de realizar evaluaciones de los resultados y tomar las medidas preventivas para minimizar las ineficiencias ya que en la mayoría de empresas resultan reformas e  informes que revelan la complicidad malintencionada entre directivos y propietarios que se pueden eliminar a tiempo, por lo que  no generan un crecimiento como tal en el ámbito lucrativo.

Antes de entrar en consideración, el papel que juega la estructura Organizacional para el control es muy importante en el proceso de gobierno de empresa,  puesto que un buen gobierno es aquel que emplea las herramientas adecuados para conseguir que todos los agentes implicados en la actividad empresarial bien sean tanto a nivel interno, institucional, económico, político, como a nivel  externo, aseguren una retribución adecuada según los proceso de cambio, centrados en ofrecer una perspectiva integradora.

Delegando así, el  control organizacional; que de hecho sirva no solo como marco teórico  sino también como modelo de referencia para futuras investigaciones en cualquier campo y especialmente en el sistema de gobierno de las organizaciones, puesto  que es el personal directivo y administrativo  quienes  llevan a cabo su trabajo asegurando que todos los miembros cumplan correctamente su función dentro de la empresa.

Aunado a la situación, existe un conjunto de mecanismos que son diseñados para aumentar la probabilidad de que los individuos se comporten de forma que se puedan alcanzar los propósitos de la organización. Considerando que el control está orientado a los objetivos; con el único fin de  influir en las personas para que actúen o se comporten de una manera excepcional en la que tomen decisiones  coherentes en cuanto a la organización.

No se puede obviar que el poder es el medio utilizado para ejercer el control sobre los miembros de cualquier organización y será distinto según el cargo, puesto o  jerarquía organizativa que ocupe, o haya ganado  en referencia a su capacidad  o desempeño laboral.

Cabe destacar que, el sistema de control persigue el objetivo de eficiencia y eficacia, como vía idóneo para mantener la organización en condiciones óptimas bajo cuatro funciones: el énfasis en los objetivos siendo capaz de motivar a las personas para que tomen decisiones y actúen según los objetivos de la empresa; la necesidad de coordinación reduciendo el tamaño  origen de los problemas; encuentros periódicos o la elaboración de informes que aseguren el correcto funcionamiento de la organización; además de la autonomía y planificación estratégica, incorporando también subsistema operativo, subsistema de medición del desempeño, subsistema de retroalimentación, subsistema de evaluación y el ofrecimiento recompensas.

Atendiendo a estas consideraciones, es enorme la gama de actividades que pueden y deben ser controladas en la organización: actividades administrativas, productivas, de marketing, financieras, contables, entre otras, en su mayoría,  los esfuerzos de control que se dirigen a áreas como a las personas, las finanzas, las operaciones, la información o el desempeño global de la organización.

De igual manera la existencia de una amplia variedad de tipologías sobre el control organizacional han adoptado como criterio de clasificación algunas características tales como el grado de formalización, el  sujeto que ejerce el control, la realización del control, la  naturaleza del control, y el  grado de especialización. Donde la  teoría de la organización se centra en la importancia de la programación de la actividad y en la existencia de un control social como alternativa al control a través de la evaluación del desempeño.

Sin embargo, la teoría de la agencia presta una especial atención a los sistemas de información, la incertidumbre del entorno, el coste de medición de resultados y los incentivos. Lo que significa que, se  analiza los principales factores que condicionan la aplicación de un tipo de control u otro.

En otras palabras,  la tipología del control organizacional bajo el marco de la economía de los costes de transacción se distingue por el control de mercado, el  control burocrático o jerárquico y el control de clan ya que toda empresa en su propia  búsqueda de eficiencia, lleva a cabo una serie de transacciones dentro y fuera de sus fronteras; y cuando las transacciones se externalizan, la empresa debe controlar el mercado en busca de proveedores de recursos que sean fiables y dignos de confianza.

Por consiguiente, existen dos formas de controlar: una mediante el establecimiento de reglas y la otra, estableciendo una estrecha supervisión a parte del haber  asegurado un fuerte compromiso con los objetivos de la empresa.

Sin lugar a dudas a raíz de esta amplia clasificación encontrada sobre los tipos de control, es lógico imaginar que en la práctica organizacional no se aplique en  un único tipo de control. Hay que reconocer explícitamente que los tipos de control son dependientes entre sí, examinando el empleo de los mismos.

Dentro del conjunto, se puede decir que, la importancia del control de las organizaciones radica en mejorar  las condiciones de una empresa y garantizar de este modo un gobierno eficiente en su  organización.

 

Es por ello que la propuesta como “un marco o modelo de estudio del control organizacional  es avanzar en la perspectiva psicológica tomando en cuenta las aptitudes del personal o los miembros que conforman  la empresa y cómo llevan a cabalidad su liderazgo y compromiso en cumplir con las metas y objetivos propuestos al empezar y mantener su labor; como lo conceptualiza Das y Teng” (1998).

Los mecanismos de control formales como aquellos que se utilizan cuando se aplica un control formal de resultados o de comportamiento basado en reglas o  normas  señalan la fijación de objetivos y el diseño estructural donde los mecanismos de control informales, basados en el compromiso e internalización de creencias y valores, se utilizan en el control social siendo la herramienta más efectiva al aplicarla.

Para tal efecto, en la mayoría de las organizaciones hay diferentes combinaciones de mecanismos de control y se debe a que las personas respondan distinto según las circunstancias que se presenten.

 

De ahí la necesidad de incluir siempre excelentes incentivos a los empleados como plan estratégico para que haya también un sentido de pertenencia de su parte  en cuanto a proporcionar  un buen rendimiento a nivel empresarial dentro de la misma, basado en el sistema de valores que  cada persona  tiene porque estando inmerso en un  lugar donde están sus valores hay mejor rentabilidad en el  negocio, de otro modo dejarle claro cuáles son los valores que se manejarán dentro de la empresa para que observe si se adaptará o no,  a la organización, de uno u otro modo, resultando así un comportamiento preestablecido, orientado entre dirigentes y propietarios enfocados en  los objetivos organizacionales a alcanzar bajo un buen criterio y control en término de gobierno.

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Adriana Betancourt

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información