Historia

El Crack Del 29

El Crack Del 29 - Historia

¡Buenos días querido lector y lectora!

Hoy, miércoles 24 de octubre se cumplen 89 años de un suceso negro para la historia, el Crack del 29. Y qué mejor forma de rememorar esta efeméride que volviendo al pasado guiados por una sintetizada y ojalá amena narración de los hechos.

Me he permitido una introducción sacada de otro artículo escrito por mi en en el espacio de Economía, captando así su atención y estableciendo una serie de conocimientos previos para entender con mayor claridad el periodo. Todo esto intentando no caer en la redundancia

Sin más preámbulos, les dejo con la lectura. Disfruten.

 

 

Era jueves aquel 24 de octubre de 1929 y amaneció muy negro en Nueva York. Las órdenes de venta de acciones se acumulaban a lo loco y tiradas de precio sin encontrar comprador. Ese día nadie quería comprar, todos querían vender. Miles de millones de dólares se convirtieron en humo en pocas horas y, empresas que parecían inquebrantables, se fueron a pique. Aquel jueves negro la Bolsa de Nueva York hizo Crack y, años de creciente prosperidad terminaron en catástrofe.

 

Los felices años 20 habían sido un despiporre económico en Estados Unidos la bolsa subía y subía y, cuanto más se invertía, más subía, y cuanto más subía, más se invertía. Los empresarios recogían beneficios a manos llenas y, los consumidores, pese a tener los sueldos estancados, a lo suyo, a consumir y claro, para consumir había que pedir créditos. Durante este periodo se dispararon la compra de electrodomésticos y de coches.

 

A principios de octubre de aquel 1929 la bolsa empezó a bajar. Esto no sucedió de golpe, sino poco a poco y bueno muchos pensaron que a lo mejor eso de la bolsa no era tan buena idea así que, mejor recoger beneficios y largarse con viento fresco. Al Jueves Negro le siguió un martes renegrido cuando se pusieron a la venta de golpe 12 millones de títulos y otros 16 millones cinco días después, con los precios ya en el subsuelo.

 

La burbuja había reventado. Después del Crack de Nueva York llegó el de Chicago, el de San Francisco y el del país entero, y luego el de Europa, que aún no había levantado cabeza tras la gran guerra y se quedó sin los préstamos estadounidenses.

 

Gran parte del dinero invertido en la bolsa era producto de los créditos bancarios y en cuanto la bolsa se hundió, los ahorros se esfumaron. Ya no se podían pagar esos créditos y los bancos tampoco podían cobrarlos.

Quebraron empresas, quebraron bancos y quebraron las familias. Uno de cada cuatro trabajadores se fue al paro, los agricultores no vendían ni un pimiento y se disparó el impago de hipotecas. Los urbanitas perdieron sus casas, los campesinos sus granjas y, lo único que les quedó a muchos después del desahucio fue el coche, a él se fueron a vivir y a vagar por un país en quiebra en busca de miserables contratos temporales.

 

Esta es la historia de una catástrofe financiera que esperamos que nunca vuelva a repetirse.

La crisis del año 1929, conocida como el “crack” del 29, estalló en la última semana de octubre de ese mismo año en Estados Unidos. Desde ese mes, la elevada tendencia alcista que había tenido el país en los meses y años previos se estanca. Dicho estancamiento se produce principalmente por la bajada de los precios del cobre y del acero, repercutiendo gravemente en la economía del país.

Debido a la compleja situación en la que se hallaba el país, desde el día 21 de octubre se empezaron a acumular las órdenes de venta.

 

El 24 de octubre, conocido como el jueves negro, la bolsa cae en picado, debido a las causas que se están desarrollado en el periodo. La caída comienza con una pérdida de 13 millones de acciones, que a la semana siguiente aumenta hasta los 16 millones, agravándose más así el problema.

En este corto periodo de tiempo la bolsa se desploma de una manera brutal, cabe destacar, para que nos hagamos una idea de tal caída, las bajadas de dos de las empresas con mayor importancia en aquellos tiempos, como son Chrysler que el valor de sus acciones bajo de 135 a 5, y por otro lado la empresa Steel de 250 a 22.

 

En el año 1929 cerraron 642 bancos, en 1930 lo hicieron 1.345, y en 1931 2.298.

Pese a la mala situación en la que se hallaba el país, el político Hoover, no tomó medidas ya que según él, se trataba de una mala racha, una situación pasajera.

Como es obvio, esta gran crisis afectó al resto del mundo, evidentemente hubo países que salieron más ilesos que otros.

Estados Unidos, se encargaba de financiar a los países de Europa, América del sur y América Central, por lo que tras sumergirse en esta gran crisis estos países dejaron de ser financiados por la potencia mundial hasta el momento y dejaron de comprar productos estadounidenses.

De los países europeos más afectados fueron Alemania y Austria, debido a que eran los países que más dependían del capital americano.

 

En 1930 el Reichstag alemán rechaza las medidas presupuestarias solicitadas por el Gobierno, el Gobierno como respuesta acaba con el Reichstag y se convocan elecciones que suponen el ascenso del Partido Nazi.

 

Por otra parte, en Austria en el año 1931 la mayor entidad financiera del país, no tiene más remedio que llevar a cabo la suspensión de pagos, debido a la mala situación económica del país, pero este hecho no sirvió de nada ya que no se consiguió evitar el cierre de bancos del país.

 

Por el contrario, Francia fue el país menos afectado por esta crisis, debido a que era el país menos industrializado hasta el momento, y el que contaba con una agricultura más desarrollada y diversificada. No obstante, pese a este mejor posicionamiento no pudo evitar la quiebra de algunas de sus bancas.

 

Gran Bretaña contó con varias medidas para afrontar la crisis, ya que tenía varios respaldos para poder sanearla sin dificultades.

 

En 1933 la cuarta parte de los trabajadores estadounidenses se encontraban sin empleo, debido a la especulación financiera que había originado tal desastre.

 

En este mismo año los grandes países potencias llevaron a cabo una reunión en Gran Bretaña. en Londres para intentar solucionar la disminución del comercio internacional ante la adopción del proteccionismo por la mayoría de los países. La reunión no llevo a buen puerto, se perdió el principio de empatía entre los países y desde ese momento cada país adoptaría sus correspondientes medidas, sin tener en cuenta la opinión del resto de países.

 

Esta crisis siguió presente durante la época y concluyó finalmente tras la conclusión de la Segunda Guerra Mundial, con la reconstrucción del mundo por parte de los países implicados, hubo países que se recompusieron antes que otros, pero realmente el final de dicha crisis podríamos afirmar que concluyó con la finalización de la guerra.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alberto González Revuelta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información