Cine y Televisión

El Dios que Cambia



El Dios que Cambia - Cine y Televisión

De nuevo, no supe en qué sección pinerlo. Después de más de cuatro juegos, god of dar volvió para continuar una historia que parecía haber concluido. Los mitos de la mitología griega ya se habían usado y exprimidos todos, de seguir, había que tener un cambio, y esto se tomó muy literal. Spoilers.
Antecedentes
El primer juego en el que me aventure de esta saga fue precisamente la primera entrega con tan solo unos 9 años, algo bastante cuestionable. Seguido llegó el segundo juego, que dejaba ver cómo terminaría todo y tuve que esperar años para poder jugar el tercero. Teniendo ya todo el recorrido de los tres juegos principales de la saga, mi cariño había crecido por la franquicia, pues Kratos y yo habíamos pasado muchas cosas juntos. Sin embargo, nuestro Espartano no parecía cambiar en lo más mínimo con el correr de los juegos, y con la llegada de una precuela, solo alargaba innecesariamente una saga que ya había dado todo de si sin ofrecer algo nuevo. Fueron tres juegos distintos, pero fueron casi las mismas dinámicas e igual modo de juego y la historia parecía estancarse en un solo tema de venganza y muerte.
El mundo
Todo el mundo cambio, pasamos de templos y ciudades a unas tierras gélidas y casi desoladas, el mundo de mitología nórdica es muy basto, y ese detalle de los viajes entre reinos, el lago de los nueve, los idiomas perdidos, el árbol y la serpiente del mundo, los misterios de Odín y de Thor son increíbles, y es que la historia te los va contando conforme descubres el mundo, todo está muy bien esquematizado, planeado no para este juego sino para todos los que vendrán. Otra cosa, es que muchos juegos te vendería DLC para expandir tu experiencia, aquí todo está allí, las valquirias y el resto de reino por la misma cámara que no da una perspectiva más personal. s ajenos a la historia principal, todos, excepto los que vendrán en otras entregas. Los enemigos son creativos y nuevos, y la modalidad de combate aunque a veces puede ser algo confusa, esncluso aún después de terminar el juego, descubres cosas que lo enriquecen aún más, no solo a este si no a los que vendrán, como cuando derrotas a la reina de las Valkirias.
La historia
Es aquí donde el juego se luce. El juego narra la historia de Kratos y su nuevo hijo atreus, como un soldado y Dios ha escapado de su pasado para tratar de crear una vida nueva, y como aún con sus traumas trata de educar a su hijo y enseñarle el camino que el no tomo, todo en la misión de esparcir las cenizas de una difunta madre. El juego es visceral en este aspecto, presenta un desarrollo no solo en Kratos sino también en atreus, hasta se puede decir que está es la historia de este último, los conflictos y sentimientos que tiene con su padre y con el mismo por la ira, la muerte de su madre, su linaje y como este lo va transformando cuando lo conoce, a tal punto de que el no se reconoce cuando ve en lo que se ha convertido. Los enanos también tienen su desarrollo entre cada misión y con el pasar de la historia. Juntos descubren los secretos de las tierras que habitan, juntos superan las adversidades de los dioses, dejando estos problemas sin resolver para una futura entrega. Ver cómo crecen ambos no solo como persona sino en su relación, es como leer un buen libro, cuando llegan al clímax donde enfrentan a baldur, ambos como equipo, de solo recordarlo me eriza la piel. Todo el camino, toda la historia, está desarrollada para expresar una idea central. “Somos los dioses que elegimos ser, podemos ser mejores”, el momento dónde atreus está confundido tras su batalla con el Dios, y Kratos le revela su pasado, después de acompañar al Espartano en tantas aventuras en Grecia, tras ver todo lo que un padre y su hijo vivieron y escuchar tremendas palabras, hace que hasta el más macho saque una lágrima, momentos como ese refuerzan el mensaje central, de tampoco enterrar el pasado, debes ser uno con el, superarlo, y usarlo para cambiar tu futuro y no cometer los mismos errores, como cuando debe ir por sus viejas espadas. Y el final, es grandioso, es confuso, emotivo y desgarrador por saber lo vendrá, y es hasta siento punto deprimente, pues aparte de lo que se ve, sabes que aunque vuelvas a completar todo lo extra del juego, la aventura termino, o al menos eso me pasó a mi.
God of dar fue toda una experiencia, revivió parte de mi infancia y adolescencia y la hizo madurar, me entristece que quizá estemos viendo los últimos días de el Dios de la guerra, pero me llena de orgullo que deje la tierra de esa manera, con un mensaje más allá de la venganza, y saber que tendrá un digno sucesor me calma. Este es un juego que no te debes de perder, pues es quizá uno de los únicos juegos a los que nos podemos referir a ellos o en este caso a él; como una pieza de arte.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lupamateur

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información