Sociedad

El Docente Vanguardista, Una Especie En Extinción

El Docente Vanguardista, Una Especie En Extinción - Sociedad

Sacando una cuenta “rara”, creo que he asistido a clases, en calidad de alumno, desde la edad de 4 años, es decir,  tengo 39 años recibiendo  instrucción, pues nunca he dejado de estudiar formalmente. Ahora bien, en promedio he asistido anualmente a 36 semanas de clase, lo que me daría un primer resultado de 1.404 semanas de clases cumplidas y de 7.020 días recibiendo formación. Si cada día, he cumplido con cinco asignaturas, entonces tengo la experiencia de haber asistido, aproximadamente,  a 35.100 clases de distintas materias y contenidos.  En esta larga estela de enseñanza aprendizaje podría calcular,  que no  menos de 351 profesores  han participado en el mismo. En consecuencia, esta larga, provechosa y entusiasta experiencia me da la certeza que cada vez hay menos docentes Vanguardistas, o sea,  están desapareciendo.

Para profundizar más, es necesario saber qué es el Vanguardismo. De acuerdo a Micheli (2002), el Vanguardismo fue una corriente que vino de Europa y se caracterizó por una nueva sensibilidad que buscaba distintas formas experimentales, oponiéndose a las tradicionales, que el Vanguardista es un inconforme, que tiene una marcada conciencia social, que busca el nuevo lenguaje, su punto de vista es múltiple, incorpora el ambiente, profundiza en el interior de las personas, sólo le interesa el estado de ánimo y no el tiempo cronológico. Si detallas bien, pareciera que estamos hablando de varios aspectos del perfil docente.

Cuando en el primer párrafo se asegura que están desapareciendo los docentes Vanguardistas, es porque todo docente debería tener una cuota de Vanguardismo dentro de su pecho y su mente y esa tendencia en mi opinión va hacia la baja. El docente trata con jóvenes y los jóvenes son sinónimos de cambio, toca al educador despertar en ellos esa capacidad innata, no dejarla pasar, no dejarla dormir y desafortunadamente en esas treinta y cinco mil y pico de clases he presenciado una propensión involuntaria hacia la costumbre, a seguir lo pautado, a no romper la rutina, a pasar la lista siempre al inicio de la clase, a dar conocimiento y no a construirlo, a evaluar sin fines correctivos, a no mirar a través de las paredes del aula y observar que hay un mundo con muchos problemas que afectan el proceso educativo, eso es conciencia social.

El docente, y ojo,  hablo en forma general porque obviamente existen sus excepciones, debe inyectar la curiosidad por la búsqueda de nuevas sensibilidades en sus alumnos aunque haya que oponerse a lo tradicional y a las normas. A éste lo llamo el docente Vanguardista despierta conciencias.  Simón Rodríguez señalaba: “Enseñen a los niños a ser preguntones, para que, pidiendo el por qué de lo que se les mande hacer; se acostumbren a obedecer a la razón, no a la autoridad como los limitados, no a la costumbre como los estúpidos».

El docente debe ser un inconforme, esto le da la oportunidad de exigirse más a sí mismo para poder exigir a los demás. No en vano Turgot decía: “hay que predicar con el ejemplo”.  La inconformidad que se cita, es aquella vista como una forma de practicar más valores de los que se tienen, buscar más conocimientos de los que se poseen, exigir mejores equipamientos de los que cuenta en el aula, querer cada día más la vocación de enseñar, ser más amigos y mejores profesionales.  Siendo así, el proceso de enseñanza se hace mucho más sencillo, porque implícitamente el docente está enseñando con sus acciones. Algo así como la pedagogía de Freire, que nos indica que  la corporización de las palabras sólo se da por el ejemplo. A este docente lo llamo “El docente vanguardista pro-cambio”.

Este mismo orden de ideas, nos lleva a la vista amplia que debe tener un educador. La pedagogía del horizonte lejano y no la del muro infranqueable. Así como un vanguardista, rompe los metros del verso y se adentra en el verso libre sin ataduras “matemáticas”, así el docente debe “romper los metros” del salón de clase y sin ataduras teóricas estériles,  pueda enseñar que los verdaderos muros están en la mente de cada quien, pues enseñar es un acto sublime de amistad con Dios. A propósito, esta frase “Romper los metros” es sin duda una frase Vanguardista,  porque crea un lenguaje nuevo,  con el fin de enseñar a los alumnos que no existe metro físico posible, si su determinación de “tocar el cielo”  está en su mente. Es por ello, que el docente Vanguardista debe preferir el estado de ánimo, lo interno de los alumnos y no su tiempo cronológico. A éste lo llamo el docente Vanguardista “Panaburda”, para no olvidarnos del nuevo lenguaje.

Quisiera finalizar este ensayo afirmando, que el problema no está en el docente directamente, sino que la afectación viene de una especie de contaminación profesional general, para la cual debemos vacunarnos. También puede ser, que la supervivencia nos hace caer en la rutina y en la adulación. Hay que cambiar esto, seamos Vanguardistas en eso, la Constitución de la República y la Ley del Ejercicio Docente, nos dan la autonomía académica para actuar en consecuencia. El Vanguardismo del docente no puede perderse nunca, porque se estaría perdiendo la vanguardia del país, que no es otra que las generaciones futuras que se forman en las aulas de clase. De no hacer nada,  la violencia continuará unida a la indiferencia,  para capturar los espacios que nos pertenecen como personas de bien.  Saramago decía: «El menor de los males de nuestra civilización es la indiferencia y el mayor la violencia y ahora nos movemos inevitablemente entre ambos polos negativos» (1996).

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Profesor Marino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información