Viajes y ocio

EL EDIFICIO MALDITO DE SAO PAULO



EL EDIFICIO MALDITO DE SAO PAULO - Viajes y ocio

A las 8.50 h. del 1 de febrero de 1974, la gente que a esas horas camina por las cercanías del edificio Joelma, en Sao Paulo, se detiene en seco tras oír un potente estruendo procedente del piso doce. Veinte minutos después, llegan los bomberos al lugar, pero el fuego que ha sucedido a la explosión se ha extendido más rápidamente y la carencia de sistemas de emergencia en el edificio ha impedido que la gente pueda escapar en pocos minutos. La causa del incendio ha sido un cortocircuito en un aire acondicionado del piso 12, al parecer por una instalación negligente de todos los equipos de climatización. Todo el edificio comparte una escalera de acceso central y compartida que se ha llenado de humo muy rápidamente. Los materiales de las plantas ocupadas son igualmente muy inflamables. El edificio carece de  sectorización, rociadores o escaleras de emergencia. El atasco rutinario de Sao Pulo impide a los servicios de emergencia llegar antes. Además, no pueden subir por la escalera central debido a la infernal temperatura, y sólo pueden manejar las autoescalas y lanzar agua desde fuera. El incendio no es sofocado hasta las 13.30 h.

 

Quienes estaban por encima del piso doce no tuvieron tanta suerte y murieron en su mayoría, quemados o lanzados al vacío. En total, 188 víctimas. Durante los cuatro años siguientes, el Joelma permaneció cerrado y se iniciaron las labores de desescombro y restauración.

 

La tragedia del este edificio fue llevada al cine en 1979. Una de las historias que más interesó a los productores fue la de una de las 188 víctimas de la tragedia: una joven administrativa de 28 años llamada Volquimar Carvalho. Su papel en la película recayó en la actriz brasileña Beth Goulart. Y no tardaron en aparecer cosas raras: Goulart empezó a notar descensos bruscos de temperatura en la zona del rodaje, a las que se añadieron extrañas luminosidades recorriendo la planta en la que trabajaban, algo visto también por varios miembros del rodaje, por no hablar de los gritos desgarradores que se escuchan. Incluso el vigilante del cementerio de Sao Pedro, al que fueron llevados los trece cadáveres que aparecieron quemados en el interior de un ascensor, asegura que los espíritus de los fallecidos en el edificio se pasean entre las lápidas.

 

La situación se hizo tan insostenible que en 2004 se practicó un exorcismo en las plantas 19 y 20, donde más gente falleció. Fue llevado a cabo por el monje budista Joget Su, que afirmó que el edificio estaba muy cargado de energía negativa. Energía que cada año llama la atención de miles de personas que buscan enfrentarse al misterio. Actualmente ese espacio lo ocupa el edificio Plaça de Bandeira, pero como vemos la sombra del Joelma es alargada.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

materia_oscura

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.