Política

El efecto placebo de declararse de ideologia de izquierdas



El efecto placebo de declararse de ideologia de izquierdas - Política

EL EFECTO PLACEBO DE DECLARARSE DE IDEOLOGÍA DE IZQUIERDAS

El conocido como “efecto placebo” está relacionado con la sugestión, con el hecho de que si alguien llega al convencimiento de algo, aunque ese algo no sea verdad, ese mero convencimiento puede hacer, en muchas ocasiones, que llegue a ser realidad. La mente es un instrumento muy poderoso, pues de hecho se cree que el 90% de las enfermedades que padecemos los seres humanos tienen su origen en la mente, en pensamientos negativos; de modo inverso, hay quien  cree que una buena actitud puede llevar a mejorar el estado físico.

El ejemplo más claro del “efecto placebo” es el de la pastillita que se le suministra a alguien que sufre de alguna afección y que con la sola ingesta de esa pastillita, aunque esta sea un simple “Smartie” que no contiene sustancia química alguna que colabore en la mejoría del estado de salud, hace que mejore; sin embargo la persona que ingiere la pastilla desconoce este hecho y piensa que sí, que esa pastilla contiene alguna sustancia química beneficiosa para su organismo y este convencimiento, esa actitud positiva con respecto a que la ingesta de la pastilla le va a llevar a mejorar; es decir, ese convencimiento hace que, efectivamente, mejore.

Otro ejemplo muy llamativo sobre esto mismo fue el de  unas pulseritas plásticas que se pusieron muy de moda, allá a principios de la presente centuria, y que todo el mundo llevaba. Eran de la marca “Power Balance”, aunque hubo alguna otra marca fabricante más, y venían en diferentes colores. En aquel entonces empezaba, en España el auge, el “boom” del pádel (en aquel entonces denominado “pádel tenis”) y todos los practicantes de este novedoso deporte, con muy pocas excepciones, llevaban la pulserita, plenamente convencidos de que aquel trozo de plástico, puesto en su muñeca, tenía efectos beneficiosos para su juego. Yo, en ese entonces, era profesor de pádel y no llevaba la pulserita porque no veía la relación entre el hecho de que un trozo de plástico puesto en mi muñeca pudiera hacer que mi centro de gravedad descendiera y mejorase mi equilibrio, pero veía a muchos de mis alumnos plenamente convencidos de que tal relación existía. Y, en verdad, algunos de mis alumnos mejoraron.

En realidad, la pulserita tuvo un “efecto placebo”, pues el hecho de que sus portadores creyeran que el llevarla les hacía mejores jugadores era suficiente para hacer que, en verdad, mejoraran; pero me acuerdo de que, tras un par de años de estar muy de moda y de venderse como “rosquillas”, incluso entre personas que no practicaban deporte alguno, leí un artículo periodístico basado en un estudio que la Universidad de Valencia había llevado a cabo sobre la dichosa pulserita y en ese estudio se había concluido que era una “tomadura de pelo”; la pulserita, tal y como yo sospechaba, no hacía nada de nada y lo mejor que tenía era su precio (35 euros aunque, ahora, he visto que se sigue vendiendo y que vale unos 21 euros),  porque a pesar de que, para tratarse de un trozo de plástico que no producía efecto alguno, era carísima, la gente creía que sí, que les producía algún tipo de beneficio y eso les llevaba a comprarlas. Si su precio hubiera sido algo más elevado, la gente se lo hubiera pensado más a la hora de adquirirlas y si el precio hubiera sido menor, la gente hubiera empezado a desconfiar de su efectividad, así fue que los investigadores de la Universidad de Valencia llegaron a la conclusión de que lo mejor que tenía tal pulserita, o lo único bueno, aparte del propio convencimiento de los “estafados” de que, en realidad, les aportaba algún tipo de beneficio, había sido aportado por el marketing, en un precio “razonable” (en realidad, eran 35 euros tirados a la basura).

Algo por el estilo sucede con la inmensa mayoría de la gente que se declara de ideología de izquierdas, que creen que declarándose como tales, es como si se hubieran caído dentro de la marmita conteniendo la pócima mágica de Asterix y eso los hace ser buenas personas, solidarias, empáticas y mas conscientes de todos los problemas que asolan al mundo de lo que lo somos los que no creemos en esa ideología, que somos egoístas que solo pensamos en nosotros mismos y en acumular riqueza. En realidad ni ellos  son asi ni nosotros somos como ellos dicen que somos, o creen que somos, de ahí que VOX haya acuñado la expresión “la España que madruga” para referirse a nosotros, a los españoles a los que nuestra experiencia vital nos ha llevado al convencimiento de que los Reyes Magos, al igual que Papa Noel y el ratoncito Perez eran nuestros padres y que la ideología de izquierdas nunca ha traido nada bueno y que, por eso, sin ser ricos, la inmensa mayoría, ni estar siquiera cerca de serlo, creemos en opciones liberales y nos tenemos que levantar temprano, no para ver como ha engordado nuestra cuenta corriente mientras hemos estado durmiendo, sino para tratar de conseguir el dinero para pagar el alquiler, o la hipoteca, y poder poner un plato de lentejas sobre la mesa, en la creencia, basada en la experiencia, de que esas opciones mas liberales harán mas factible que nuestras condiciones de vida mejoren.

Es habitual que la gente joven se declare de ideologia de izquierdas (se atribuye a Churchill la frase: “quien a los veinte años no ha sido de izquierdas, no ha tenido corazón y quien a los cuarenta sigue siéndolo, no tiene cerebro”) y es normal porque no suelen poseer casi nada, por tanto no tienen nada que perder (asi pues es mas natural su predisposición a compartir lo que no tienen); suelen estar fuera de los círculos de influencia (a menos que se sea Greta Thumberg) y su peso específico dentro de la sociedad es más bien escaso; porque no saben qué es ser de izquierdas; porque no saben lo que la ideología de izquierdas ha significado para la humanidad a lo largo de su historia; porque tienen la cabeza “llena de pajaritos” y de ideas utópicas y porque es lo “cool”, lo moderno, lo que vende…La izquierda quiere dar una imagen transgresora y cuanto más a la izquierda, más transgresora y así es que Iglesias viste como viste y lleva la coleta que lleva (aparte de para camuflar su “chepa”). Por el contrario, la izquierda ha vendido la imagen de una derecha encorsetada, inmovilista…aunque, como todo, es mentira, porque si hay un mundo inmóvil es el de las ideas de izquierdas (las mismas ideas desde el siglo XVIII: un Estado totalitario en el que no hay división de poderes; en el que los individuos ceden sus libertades en favor del Estado, en base a las promesas de libertad y equidad futuras que este les hace y que no llegan nunca… ) y, por otra parte, si hay un mundo en continuo cambio es el asociado al capitalismo, pues, continuamente, salen nuevos productos financieros al mercado y surgen nuevas formas de negocio.

La izquierda quiere dar una imagen de dinamismo que es pura mentira, como todo en ella, pues, como ya he dicho en el párrafo anterior, es puro “maquillaje”; lo único que hace es acuñar nuevos términos y nuevas expresiones para denominar lo mismo de siempre. Durante los años 70 del siglo pasado se acuñó el término “eurocomunismo” para designar una nueva forma de comunismo que tomaba cierta distancia del comunismo soviético, dada la mala imagen que de este se tenía en Europa y que hizo que los partidos comunistas, en todos esos países, en general, comenzaran a cosechar malos resultados electorales. Ahora, en América Latina se ha acuñado la expresión “comunismo del siglo XXI”, con la idea de dar la imagen de algo innovador, pero no es más que “el mismo perro con distinto collar”.

Este “socialismo del siglo XXI”  siempre opera igual: se hacen con el poder mediante un “pucherazo” (vemos que en todos esos regímenes el tratamiento telemático del voto es fundamental para llevar a cabo sus trampas; debe de haber un “know how” que se transmiten unos a otros y, quizá, hasta realicen cursos sobre cómo llevarlo a la práctica, desplazando, incluso, a asesores para apoyarse los unos a los otros); una vez se hacen con el poder empiezan a socavar el Estado de Derecho, supeditando los poderes Legislativo y Judicial al Ejecutivo, haciendo que los jueces sean afines al régimen para que sus sentencias sean las que a este le convenga y, luego, los parlamentarios surgidos de las distintas elecciones amañadas serán, en su mayoría, del partido hegemónico y serán meros títeres que votarán lo que su partido, que será el hegemónico, les ordene, así habremos llegado a una dictadura encubierta bajo la forma de democracia parlamentaria; luego, comienzan a cerrar medios de comunicación disidentes para que la oposición no tenga voz y parezca que todas las decisiones que adopta lo son con el consenso de la ciudadanía; luego viene la fase en la que se hacen con el control absoluto del Ejército y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y, luego…ya no se los quita uno de encima ni con agua caliente; la dictadura se ha consumado y pese al descontento de la población ya no habrá nada que hacer. Y parece increíble que la gente, con todos los ejemplos que hemos tenido sobre el particular, siga apoyando esto.

Luego vienen los lamentos, el arrepentimiento de todos aquellos idealistas  que, queriendo sentirse bien con ellos mismos, unos años antes, apoyaron con entusiasmo la idea de un país en el que la izquierda gobernara para establecer la equidad y la justicia social. Se dan cuenta de que las promesas de transformar una sociedad desigual en una sociedad igualitaria en la que todo el mundo gozara del Estado de bienestar  fueron mentira y que la clase media ha desaparecido para que todo el mundo pase a ser parte de la “clase ínfima” en la que tan solo los favorecidos por el régimen y los envidiosos que prefieren que otros pierdan lo conseguido a conseguir ellos lo que otros tienen, están contentos y, por supuesto, la oligarquía política que habrá acumulado enormes fortunas mientras han estado criticando al capitalismo. Y, esa es otra, pues,  una vez que el  fracaso es evidente, la culpa no habrá sido de ellos, porque nunca lo es…la culpa habrá sido de fuerzas ocultas; de oscuras conspiraciones que se habrán gestado entre oligarcas financieros a los que no les interesa que se acabe con las desigualdades y la pobreza en el mundo, mientras ellos estuvieron luchando contra todo esto, enriqueciéndose sin quererlo, mientras llevaban a cabo esa titánica lucha, pensando en el pueblo.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 12 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

osiris50

11 comentarios

  • El votante de izquierdas, sr. Osiris50, reparte paquetes en bici como falso autónomo o tiene varios trabajos precarios para llegar a fin de mes y ha interiorizado que sus hijos van a vivir peor que él. Y es que muchos ciudadanos, cuando se sienten más vulnerables, descubren que el Estado les protege menos que nunca. La gente quiere vivir sin miedo al porvenir, sr. Osiris50, de ahí que el reto de la izquierda es gobernar la globalización desde enfoques de equidad para generar seguridad. La izquierda siempre tiene que demostrar que es capaz de llevar a la práctica su programa, cosa que a la derecha nunca se le reclaman aunque haga las cosas como las hace, aunque robe a manos llenas. Pero hay algo que nos diferencia a los progresistas, o “progres” como gustan ustedes de llamarnos y es que ante todo, nosotros siempre ponemos en el centro de la palestra asuntos capitales como la igualdad, la educación, los derechos humanos o las políticas de género.
    Efecto placebo dice usted, no sé de dónde ha sacado tal ocurrencia, pero en cualquier caso quizás esto condicione la motivación y las expectativas de estas personas. Hasta me atrevería a decir que en ciertos casos, el placebo, combinado con una buena dosis de realidad puede evocar el efecto deseado. Y ser mejor persona o creerse que se es, como usted dice, no es malo, igual es lo que esta España involucionada necesita. Más empatía y menos intransigencia.
    Sr. Osiris50, hay que prevenir las cosas negativas antes de que se produzcan, no corregirlas después. O empeorarlas, como suele hacer la derecha. España somos todos, y Teruel también existe. No se queden pues ustedes en un patriotismo egoísta y filibustero.

    10
    • Señor Aicrag, de tanto repetir lo de PP=corrupcion, han llegado a creerselo; y no es que yo diga que no sea verdad, pero es una verdad a medias, o menos que a medias, porque mas exacto seria decir: PSOE=Convergencia (o como se llame ahora)=PP=corrupcion. Que ustedes, cuando se habla de corrupcion, siempre se «olvidan» del PSOE, señor Aicrag, implicado en al mayor caso de corrupcion de la historia de España.
      Si, señor Aicrag, ya se que hay mucha gente de izquierdas muy trabajadora que se levanta temprano para trabajar, pero yo hablo generalizando y como todas las generalizaciones, hay casos en que son injustas, pero son eso, generalizaciones.
      Pues es normal que la izquierda tenga que mostrar su efectividad en el terreno economico, señor Aicrag, porque hasta ahora ha sido un desastre; como ya le he dicho, en alguna ocasion, salvo la primera legislatura de Felipe Gonzalez, en la que llevo a cabo la «reconversion industrial» el resto de legislaturas de Gobiernos socialistas han sido un desastre.
      El otro dia, lei algo que usted escribio, no recuerdo si fue en un articulo o en un comentario, en el que hablaba del rescate bancario que habia solicitado Rajoy a Bruselas, en Junio de 2012 y le iba a contestar, pero, luego, se me olvido. Usted citaba ese rescate bancario como queriendo dar a entender que la culpa del mismo la habia tenido Rajoy; o sea, que Rodriguez Zapatero habia solicitado un rescate bancario para el cual fue necesario realizar una reforma de la Constitucion (esa de la que Iglesias ha hablado tanto y que ha dicho «que se realizo con nocturnidad y alevosia», por cierto que desde que va a co-gobernar con el PSOE no se lo he vuelto a oir decir); Rodriguez Zapatero dejo el pais en la quiebra al borde del rescate global de la economia (de hecho habia hecho la consulta a Bruselas y me acuerdo ver, publicadas en los periodicos, las leoninas condiciones que, desde Europa, se iban a imponer a España para asegurarse la devolucion de los creditos) y como Rajoy solicita un credito para rescatar a una parte del sector financiero, seis meses despues de haberse hecho con el poder, la culpa es de Rajoy. ¡Seriedad, señor Aicrag, por favor!
      Lo del «efecto placebo» no es un invento mio, señor Aicrag, es un recurso muy utilizado en medicina, como dice el señor DiegoT, y es beneficioso en muchas ocasiones, de ahi que se utilice con mucha frecuencia.
      Y si, señor Aicrag, la izquierda esgrime muchas «banderas» pero para confrontar; la izquierda utiliza, constantemente, una de las formas de manipulacion de las que ha hablado Noam Chomsky en su decalogo, porque hay que reconocer que la izquierda aventaja a la derecha en dos cosas fundamentales: en hacerse con el control de los medios de comunicacion y en estrategias sociologicas; en estas dos cosas la izquierda aventaja a la derecha y esta a años luz de esta.
      La izquierda, constantemente, crea el problema y, luego, ella misma aparece como la solucion; es decir, la izquierda es como el «bombero-piromano» y «de paso» le echa la culpa a la derecha de haber creado el problema y ejemplos los tenemos en todas esas politicas que usted dice que la izquierda defiende con «altruismo».
      Antes de 2007 la gente apenas hablaba de Franco y de la Guerra Civil; era mas arriesgado hablar de futbol que de politica; toda la comunidad internacional alababa la manera en la que España habia sabido llevar adelante el proceso de la Transicion, que era estudiado en las Facultades de Ciencias Politicas de las mas importantes Universidades del mundo, como un ejemplo de lo que debia de ser el proceso de transformacion de un estado autoritario a otro democratico de modo pacifico. Todo el mundo comentaba, con admiracion, la madurez del pueblo español que habia sabido realizar sin violencia un proceso tan complejo como aquel.
      Pero llega el personaje mas nefasto en la reciente Historia de España desde Francisco Largo Caballero, Jose Luis Rodriguez Zapatero, y anticipando que no iba a saber poner fin a la profunda crisis economica que habia estado negando, recurre a otra de las tecnicas de manipulacion a la que tambien se refiere Chomsky: la distraccion. El especialista en arruinar todo lo que toca y en poner caras de imbecil decide que, para que los españoles no hablemos de la caotica situacion economica que vivia España en esos momentos, lo mejor era echarnos a pelear, otra vez, en un ejercicio de irresponsabilidad propio de la inteligencia de ese personaje y para ello decide resucitar la confrontacion entre «las dos Españas» que los politicos protagonistas de la Transicion habian dejado atras y con el peregrino argumento de «las fosas comunes», otra de las falacias inventadas por la izquierda que llego a afirmar que «España es el segundo pais con mas fosas comunes despues de Camboya» que, con mucho acierto, aunque a usted no le guste, señor Aicrag, ha rebatido Arturo Perez Reverte.
      He visto, en un monton de ocasiones, a politicos del PP, o de VOX diciendo: » a mi no me interesa debatir sobre Franco o la Guerra Civil,porque no creo que sean esos los temas que mas preocupen a los españoles, en estos momentos, pero si usted se empeña mucho (debaten con un politico podemita, o socialista, que como suelen tener pocos argumentos y pocas ideas en materia economica y de empleo, quieren volver siempre a lo mismo, aunque esos temas tampoco es que les interese mucho tocarlos) yo no tengo ningun problema en debatir sobre ellos».
      Rodriguez Zapatero promulgo una Ley a sabiendas de que era injusta (le Ley de Memoria Historica) para tener, continuamente, tema de confromtacion; como ya estaba un poco «quemado» el tema, la izquierda ha pasado a lo de «las politicas de genero» y en prevision de que estas comiencen a aburrir ya estan preparando el terreno para la confrontacion en el tema medioambiental; para luego, cuando haga falta, volver, otra vez, al guerracivilismo…

      • Voy por partes, sr. Osiris50, Yo no he dicho que Rajoy tuviese la culpa del rescate, y quitarle la responsabilidad a Zapatero nunca, usted sabe, porque lo hemos hablado que, precisamente este individuo no es santo de mi devoción. Le recuerdo que yo dejé el PSOE cuando este señor en el 35º Congreso llegó a la Secretaría General. Así que supongo que me he explicado mal, lo que digo es que, tras el rescate europeo, Rajoy compareció diciendo que no era un rescate, y es más, que esto era una excelente noticia para España, cuando en realidad esto suponía que el rescate a los bancos lo tendríamos que pagar todos los españoles. Y después, supongo que lo recordará usted, en una reunión a puerta cerrada en México, con los 20 países mas importantes del mundo, el propio Rajoy pidió que el rescate a los bancos españoles no se sumase a la deuda del Estado. Incongruente, ¿no le parece?
        Chomsky también dice que si asumimos que no existe esperanza, entonces garantizamos que no habrá esperanza. Pero si asumimos que existe un instinto hacia la libertad, entonces existen oportunidades de cambiar las cosas. Y es esto lo que la derecha no quiere, sr. Osiris50, que cambien las cosas.
        Dice también usted que la izquierda, constantemente, crea el problema, y yo le pregunto, ¿de verdad piensa usted eso? Afrontar los problemas sociales y políticos que España tiene, como el ya crónico problema catalán, o atajar la desigualdad que existe hoy en nuestro país no es precisamente crear un problema, yo lo percibo más bien como solucionarlo.
        En Cuanto a hablar del dictador Francisco Franco, creo que es mérito de Vox, porque hasta la aparición de este partido reaccionario Franco estaba más que olvidado dentro de lo que cabe.
        En cuanto a Reverte, poco tengo que añadir, solo le recordaré que hace sólo dos años este ignorante veleta que hoy besa por donde Abascal cabalga decía: «Es triste que Vox crezca, pero lo que es triste es que se le den herramientas, armas, argumentos para crecer. Es terrible, eso es terrible».
        Y por último, en cuanto a las políticas que usted llama de izquierdas, ¿qué puedo decirle? Simplemente son necesarias. Y ya era hora de que alguien se atreviese a tocarlas. Consolidar el crecimiento y la creación de empleo. Luchar contra la corrupción. El cambio climático. Fortalecer a las pequeñas y medianas empresas y a los/as autónomos/as. Derechos. Cultura. Políticas feministas. Revertir la despoblación. La convivencia en Cataluña. Justicia fiscal. ¿De verdad cree que estas medidas son malas para España? Yo también le pido ahora a usted seriedad, sr. Osiris50, y paciencia. España no solo no se va a hundir, sino que va a crecer.

        • ¡Señor Aicrag, que usted suele ser una persona muy ecuanime, pero que cuando surge el tema de Franco y de VOX pierde gran parte de esa ecuanimidad! Usted sabe que la Ley de Memoria Historica data del año 2007 y VOX fue fundado en 2013, asi que no tiene ninguna logica eso de que usted le eche la culpa de resucitar a Franco, a ese «partido reaccionario» que es VOX.
          VOX lo unico que hace es desmarcarse del discursito casi unanime, y falso, al que se han plegado el PP y Cs por el miedo a que los tachen de «fachas» de que la republica fue un regimen maravilloso, y legitimo, y que el franquismo fue un desastre se mirara por donde se mirara. En ese sentido VOX es un partido reaccionario, si; le doy la razon y ¡benditos los reaccionarios que han habido a lo largo de la Historia, que han sido los que han impulsado la civilizacion, desmarcandose de las ideas que, en muchos casos, incluso, trataban de imponerse por la fuerza!
          ¡Benditos sean los hombres como Giordano Bruno y Nicolas Copernico que se opusieron a la teoria geocentrica defendida por la Iglesia, pagando con su vida, el primero de ellos, la defensa de la suya, la teoria heliocentrica, frente a la tirania de la Iglesia que queria imponer «su verdad» por la fuerza!
          ¡Benditos sean los hombres, y mujeres, de VOX que tratan de hacer valer la verdad de lo que fueron el regimen republicano y el franquismo, en contra de los partidos de izquierda que tratan de imponer «su verdad» por la fuerza!

          1
          3
          • Sr. Osiris50, aunque política y estrategia van unidas, no podemos confundirlas. Y esto es lo que Vox pretende, que confundamos sus propuestas disparatadas como estrategia. Y es lícito el enfrentamiento de programas entre grupos diversos, pero en la medida en que estos planes son reconocidos como tales. Porque, lógicamente, sólo cabe estrategia cuando hay una fuerza de oposición. Y me explico, Vox quiere una vuelta a un orden pretérito y eso es reaccionario, pero en un sentido retrógrado. Porque el orden del Estado sólo puede darse en movimiento de avance. Sin embargo, la tradición marxista es reformista, por lo que habría que entenderla como un proyecto de transformación, pero poco a poco y de un modo pacífico. Nunca por la fuerza como dice usted.
            Yo creo que debemos diferenciar lo que es reformismo, generalmente enfocado a realizar cambios graduales a fin de mejorar una sociedad, de lo que es reaccionarismo o revolucionismo, más proclives a cambios totalitarios. Para el reformismo, los acuerdos son una manera de avanzar paulatina pero segura hacia un objetivo final de interés general. ¿Quiere esto Vox? Si es así, quizás yo estoy equivocado, pero créame, yo a día de hoy no lo veo.

    • Tal vez la falta de congruencia entre discurso y realidad, por parte de la izquierda, es lo que produce la desconfianza en el resto. Tomemos como mero ejemplo a Cuba, un país en donde la izquierda ha reinado varias décadas, en donde sí lograron con éxito igualdad social, pero hacia la pobreza y que hoy abriéndose al capitalismo las brechas existentes por años comienzan a salir a la luz.

      1
      4
      • Ulma, la izquierda de hoy no rechaza el capitalismo, lo que rechaza es la manera en que éste es practicado. Es decir, intenta buscar alternativas políticas, sociales y culturales al expolio neoliberal. Defender a los más vulnerables contra la agresividad del libremercado no tiene por qué producir desconfiaza, yo diría que más bien al contrario, debería generar apoyo de todos aquellos sectores implicados en el desarrollo del país. Y esto no es incongruencia, quizás es que el discurso de la derecha está únicamente dirigido a crear tensión.

  • El efecto placebo es, como dice usted, real y un factor de curación en todos los procesos terapéuticos. Yo creo que es mejor equivaler ser de izquierdas con ser beato. Cumple las mismas funciones de integración social, de buena conciencia, de medrar en redes clientelares…También permite establecer chivos expiatorios, da soluciones sencillas, y sirve para que los corruptos se blanqueen y los que triunfan sean «perdonados» por la plebe. El beato iba a procesiones, el progre a manifestaciones. El beato y la beata llevaban cruces de Caravaca y rosarios, los progres lacitos. Los beatos daban dinero para que los africanos pudieran tener muchos hijos; los progres exigen que a esos hijos se les dé residencia y paga cuando saltan la valla. Eso sí, los beatos se pagan su beatería, mientras que los progres exigen pagarla a los demás.

    2
    11
    • Pues si, señor DiegoT, en este mismo articulo habia incluido un parrafo refiriendome a que, igual hay gente que se declara de ideologia de izquierdas para tranquilizar su conciencia, tambien hay gente que va a misa, regularmente, creyendo que con eso son buenos cristianos, buenas personas aunque, luego, sean capaces de hacer las mayores barrabasadas y ponia como ejemplo el de una pelicula de mafiosos que se desarrollaba en Sicilia, en la que un capo asistia a una misa de duelo por el jefe de un clan rival al que el habia ordenado matar y con una cara que denotaba una profunda afliccion le daba el pesame a la viuda y a sus hijos. Luego lo borre.
      Pero si, es lo mismo.

      2
      8
      • El tema de la adhesión al discurso y ceremonia del poder establecido, para sentirse puro y legitimado, está muy presente en los evangelios cristianos. Al parecer, en la convulsa y variopinta Palestina del siglo I, Jesús pertenecía a una rama que echaba en cara esta forma de ser a otros grupos, como los saduceos y fariseos (aunque con los fariseos, que también creían en la vida eterna y los ángeles, Jesús tenía cosas en común teológicamente). Todas estas sectas estaban locas, pidiendo guerra o el fin del mundo; los saduceos que eran descreídos de todo lo New Age y más bien corruptos, optaron por apoyar a los invasores romanos para mantenerse en el poder a toda costa. Por eso todavía les tenían más tirria el vulgo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información