Historia

El Ejército De Alejandro Magno (La Revolución Militar De Filipo Ii) Parte I

El Ejército De Alejandro Magno (La Revolución Militar De Filipo Ii) Parte I - Historia

En este artículo nos centraremos en los cambios que realizó en la infantería pesada.

Cuando llegó Filipo al trono se encontraba amenazado en todas las fronteras: en el oeste por Bardilis y los ilirios; en el este por la Liga Calcídica; y en el norte por los tracios. Como no podía hacer frente a todos a la vez pactó la paz (bastante deshonrosa) con casi todos ellos para poder recomponerse.

La infantería pesada de Macedonia (patria de Filipo y Alejandro Magno) era el mismo tipo de falange que se usaba en toda Grecia, compuesta por campesinos y ciudadanos, para nada profesionales, que se enrolaban en el ejército cuando había guerra.

 

Imagen relacionada

Esta falange, como tal, no tenía ningún problema aparente y se llevaba usando desde tiempos inmemoriales por los griegos, sin embargo, Filipo vio que cuanto más larga era la lanza menos se le podía herir al soldado, por ello diseñó unas picas larguísimas que se llamaban “sarissa” y que medían entre 3 y 7 metros. Para poder manejar estas armas tan largas y pesadas, el soldado debía usar ambas manos, por eso, se hizo el escudo más pequeño y ligero que el típico “hoplón” y lo llevaban en el brazo izquierdo y sujeto al hombro con una correa. La disposición de la nueva falange macedonia se hacía del siguiente modo: los soldados de las primeras 5 ó 6 filas tenían la sarissa totalmente en horizontal y las siguientes filas iban subiendo la pica gradualmente (mira la foto siguiente, se ve muy bien) de modo que quedaba como si fuera un erizo.

Para que tuviera éxito esta falange debía ser bastante compacta y actuar todos al mismo son, por lo que creó un ejército profesional que tenía un duro entrenamiento. Por otra parte, para que la cohesión de la falange no se rompiera esta debía atacar siempre de frente y era muy muy débil por la retaguardia y los costados.

Resultado de imagen de falange macedonia

Otra de las grandes aportaciones a la falange fue el uso de la falange oblicua. Esta forma de guerrear fue ideada por Epaminondas, un general tebano, que la empleó en la batalla de Leúctra para derrotar a nada más y nada menos que los espartanos. Consistía (ver foto siguiente) en sobrecargar de soldados un flanco y, como esto producía una reducción significativa de soldados en el resto de la línea de batalla, retroceder gradualmente la línea por batallones. La idea era derrotar el flanco con más hombres antes de que el resto de la línea entrara en contacto y de esa forma atacar el centro enemigo desde un flanco.

Resultado de imagen de falange oblicua

Se sabe que Filipo vivió dos años como rehén en Tebas, por lo que ahí aprendió estas tácticas que tanto éxito le dieron a él y a Alejandro.

Finalmente, amplió y reformó la unidad de “Hipaspistas”. Estos eran una unidad de comando (tampoco se sabe muy bien qué eran concretamente) con lanzas mucho más cortas que las sarissas y que servirían, pues eran una unidad mucho menos rígida que la falange de sarissas, para guarnecer los huecos que dejen las unidades de falangitas entre ellas o en los flancos. Abajo se puede ver una recreación de un hipaspista.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lisímaco

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información