Literatura

El ente de la esquina

El ente de la esquina - Literatura

Siempre he sabido que estaba ahí, vigilándome desde la esquina de la habitación, a cada paso que doy. No sé qué es lo que quiere, o si simplemente no quiere nada. Pero ahí está, sin dejar de mirarme ni un solo momento.

Cuando era pequeño me aterraba quedarme solo en mi habitación, aunque pensándolo bien nunca lo estaba. Mis padres no paraban de decirme que era demasiado mayor para tener un amigo imaginario, sin saber que en realidad no lo era. ¿O si no, como iba a seguir viéndolo después de quince años?

Jamás me ha dañado, ni siquiera me ha rozado. Tampoco me ha dicho palabra alguna, simplemente me observa. Me observa cuando estudio, cuando escucho música, cuando leo, cuando duermo e incluso me observa por la ventana cuando me voy.

Aquel ser monstruoso es un ente constante que nunca se va, siempre está en el mismo lugar, esperándome. Pero, esta noche es diferente. Esta noche está postrado junto a la cama de mis padres, con una sonrisa espeluznante. Como diciéndoles que esta vez ha ganado él, y que me lleva consigo. Tal vez, es momento de decir adiós. Ahora que no se enteran.

¡Espero que os haya gustado esta historia! La he escrito en un momento de inspiración y la verdad tenía muchas ganas de escribir algo así. Muchas veces tengo sueños extraños que me hacen querer plasmarlos en historias y no puedo evitar no escribir. Esta noche he soñado con un fantasma en la casa del pueblo de mis abuelos, de ahí este texto. Jamás en la vida he visto un fantasma y tampoco se si existen, así que, hasta que no vea uno no voy a creérmelo del todo. Eso si, ¡Mejor no verlos nunca! Aunque, me llama mucho la atención el tema paranormal, tanto oír historias como verlas en la tele. ¿Y a vosotros? ¿Os gusta? ¿Creéis en los fantasmas?

Love for everyone.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 12 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Redrosethoughts

3 comentarios

  • ¡Atrapante!
    En ningún momento pude despegar mi atención de lo que estaba leyendo. Considero que es muy profundo de tu parte compartir una producción relativa a un sueño, al ser ellos algo tan íntimo y personal que tenemos. La verdad no me esperaba el final. Los momentos de inspiración demandan que los trabajemos, es genial que trabajes con los tuyos.
    Personalmente, los fantasmas no han sido el mayor objeto de mis cuestionamientos existenciales o paranormales. Pienso que los vivimos somos más dignos como objeto de análisis. En sí, hasta donde sabemos, ningún fantasma ha hecho mal a nadie, mientras que los vivos nos podemos lastimar los unos a los otros de muchas maneras. Así que mi prudencia se despierta más con aquellos que todavía formamos parte del mundo de los vivos al 100%.
    Aun así, he tenido experiencias en las que he tenido la sensación de estar siendo observado, pero sé que no hay nada allí. Por lo menos nada que mis sentidos puedan captar plenamente, por lo que creería que se trata de nada que pueda lastimarme en caso de que sí haya «algo» allí. Si bien la sensación me inquieta cuando la experimento, me asusta bastante o mínimo me sobresalta, logro centrarme y calmarme porque realmente cree que no es nada peligroso, incluso de tratarse de «algo» o «alguien». Lo que sí, si es que alguien me observa… No sé, hay gente más entretenida que yo, supongo… Sino, puede que me alague un poco el hecho de ser considerado tan entretenido como para ser observado aunque sea por momentos. Hace poco, una noche lavando los platos, tenía sueño, estaba muy cansado y sentí como si repentinamente alguien me mirase desde un costado. Pensé que se trataba de mi madre con quien vivo, pero al mirar no había nadie allí. Me asusté, no digo que casi dejo caer un plato dramáticamente, pero me asusté. Sin embargo, rápidamente la situación me dio risa. Aunque fue extraño, fue como si súbitamente sentí que alguien o algo me observaba. Ahora que lo pienso, la mayoría de las experiencias que tuve a las que me refería se han dado conmigo acostado en mi cama por dormir. A lo mejor algo en mi cerebro se alerta y se sobre-estimula cuando tengo sueño, poniéndome susceptible a tener esas sensaciones. ¿O tal vez en ese estado estoy más abierto a percibir algo que durante la completa vigilia no percibo…?
    ¡Me alegra que hayas dejado brotar esas palabras y que mi consejo te haya agradado y sido útil! He querido publicar algo de ficción desde que comencé en la plataforma, pero me pongo muy quisquilloso y detallista al momento de pensar en qué; así mismo tengo más ideas para mis artículos «de opinión» de las que logro administrar mi tiempo para trabajar en.
    Como suele pasarme me extendí más de lo que era mi intención… ¡Un abrazo, ha sido un gusto leerte!

    • ¡Muchas gracias por el comentario! Me ha gustado muchisimo leerte y sobre todo lo que me has contado. La verdad suelo escribir sobre las cosas que sueño porque es de donde me viene la inspiración, pero siempre me ha dado vergüenza exponerlas hasta ahora ¡Un abrazo!

      • Me alegro que hayas encontrado la forma de pararte frente a esa vergüenza y actuar, sin saber las consecuencias que traería. Por mi parte lo veo como un acto lleno de honor de tu parte. Aunque también veo como algo prudente el hecho de no haberte expuesto a hacer algo que pudiese perjudicar a las producciones que nacieron de tu intimidad profunda. Como en todo en la vida, es cuestión de encontrar un sano equilibrio aunque represente una gran dificultad que se va superando con el tiempo.
        En resumen, ¡Te felicito por compartir tu primer relato! De mi experiencia al leerlo puedo decirte que realmente me atrapó y movió tantas cosas dentro mío que no podría describir en un simple, corto y rápido análisis. Ha sido un verdadero gusto ser uno de los primeros lectores de un relato publicado por ti.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.