Sociedad

El fracaso televisivo…o ¿El mejor momento del Rating?

El fracaso televisivo…o ¿El mejor momento del Rating? - Sociedad

Sin lugar a dudas, estamos inmersos en el momento de mayor expresión de la era digital. Resulta difícil pensar la vida sin un dispositivo que nos acompañe en nuestras tareas cotidianas. La evolución llegó a todos los aspectos de la existencia, en mayor o menor medida, con reminiscencia de aquellos lugares castigados por la brecha digital. Obviamente, el mundo de las comunicaciones se vio alterado y así como alguna vez la televisión desplazó a la radio, hoy este medio masivo, sufre lo mismo por el avance furtivo de Internet y las redes sociales.

La grilla de canales que están disponibles para los televidentes es variada, de ese no hay dudas, sin embargo el caudal de horas que las personas pasan frente a la «caja boba» ( como alguna vez fue llamado este aparato), disminuyó drásticamente. Todos deducimos que el ritmo de vida, es causante directo de esto. También, culpamos a la baja calidad de los contenidos y la falta de carisma de algunos actores, actrices, conductores, panelistas y demás, que dejan de lado los intereses del público, para anteponer sus egos personales.¿pero es realmente tan así, que cae el numero de espectadores dejando a los canales audiovisuales a la deriva? Tal vez no…y la explicación puede que este en dos conceptos fundamentales: Rating y Streaming.

El mundo necesita un equilibrio, por ende, lo que se pierde de un lado se gana del otro. Esta premisa se cumple a la perfección cuando observamos que los puntos de rating bajan sin discusión, pero los datos de las señales de streaming crecen a un volumen inusitado, equilibrando la balanza. El rating es una suerte de mandamiento en la televisión, y básicamente se traduce como la cantidad total de personas que sintonizan una señal en un determinado momento.En tanto que el streaming, se refiere a una descarga o conexión a Internet, que permite la descarga o reproducción de contenidos audiovisuales, cuando el usuario lo disponga, siempre y cuando tenga acceso a la red.

Evidentemente el ritmo acelerado de la población, obliga a los individuos a dejar de sentarse frente a un televisor, para refugiarse en las pequeñas pantallas de sus smartphones o notebooks, en el momento y hora que mejor les convenga.Este dato asusta a los productores televisivos que ven como se fugan lentamente los ingresos por publicidad. Por el otro lado, dibujan unas grandes sonrisas y ensanchan los bolsillos de quienes apostaron por contenidos atreaming y disfrutan como poco a poco su negocio crece.

No estamos ante un fracaso televisivo…estamos ante auge del streaming y como una ley de la vida, el rating nuevamente es quien dirige la función.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Gabriel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.