Deporte

El Fútbol Es Como La Vida Misma

El Fútbol Es Como La Vida Misma - Deporte

Unas 3.500 millones de personas en todos los continentes deliran con el fútbol, el bien llamado “deporte rey”, sin darse cuenta de que al observar los partidos reciben una invaluable lección sobre la naturaleza humana y la vida misma. Dos equipos, cada uno de los cuales intenta mantener el control de la pelota e ingresarla a su portería (hacer gol), mientras el otro trata de impedírselo a toda costa, incluso en el último instante. Extrapolando esas reglas del juego a la vida, cada quien tiene metas, pero siempre encuentra obstáculos y rivales en su camino que le dificultan o impiden alcanzarlas, y solo los más fuertes, persistentes o hábiles logran superarlos. Quien se cansa o lesiona en el camino es sustituido al instante, porque nadie es imprescindible, aun se trate de una estrella, pero además, pierde las muchas oportunidades que hay aún para llegar. En el fútbol, si el jugador comete una falta recibe un penalti que da una ventaja al equipo rival. En la vida, si quien va tras una meta comete un error también es penalizado, con retrocesos, suspensiones o reveses que frenan su avance, situación que beneficia a alguien con intereses similares. En el fútbol, el oponente puede hacer gol en el chance del penalti, e incluso obtener la victoria, como también desaprovechar esa oportunidad por falta de destreza, rapidez o entrenamiento. En la vida, igualmente, si no se aprovechan las condiciones favorables y las oportunidades, se pierden y es otro el que se beneficia. En la vida, si se logra salir airoso del penalti se puede seguir aspirando a alcanzar la meta, y a veces se retorna al terreno de juego con más estímulo y precaución, luego de aprendida la lección. Como en el juego de fútbol, la vida nos da tiempo extra para alcanzar la metas, si es que acaso estamos empatados o con escaso margen de ventaja con el rival para alcanzarlas, lapso que puede ser el que decida la victoria o la derrota. Eso fue lo que le sucedió a Argentina cuando jugó con Nigeria en el recién pasado Mundial de Fútbol. Un gol en los últimos minutos del tiempo reglamentario le aseguró su pase a las finales del torneo. En la vida y en el fútbol, no hay enemigo pequeño ni campeón invencible. Ejemplo: México, un equipo que nunca ha ganado un mundial, obtuvo el triunfo ante Alemania, campeón de cuatro mundiales y lo sacó del campeonato. La lección para la vida es que nada ni nadie debe amedrentarnos ni subestimarnos con base en su fama o superioridad a la hora de luchar por nuestros sueños. Otra lección que aplica tanto al juego de la vida como al del fútbol es que se debe mantener la humildad, incluso cuando se es el favorito o el más famoso en determinado campo, o el ganador de otros campeonatos, porque si se pierde el torneo, la derrota y sus repercusiones serán más notorias, y los ataques y críticas más demoledores. De modo que si se quiere entender la dinámica de la vida o se requiere una estrategia para triunfar, ver un partido de fútbol trasladado al plano de la realidad puede ser la lección que se necesita.URL=http://www.nocreasennada.com/Unas 3.500 millones de personas en todos los continentes deliran con el fútbol, el bien llamado “deporte rey”, sin darse cuenta de que al observar los partidos reciben una invaluable lección sobre la naturaleza humana y la vida misma.
Dos equipos, cada uno de los cuales intenta mantener el control de la pelota e ingresarla a su portería (hacer gol), mientras el otro trata de impedírselo a toda costa, incluso en el último instante.
Extrapolando esas reglas del juego a la vida, cada quien tiene metas, pero siempre encuentra obstáculos y rivales en su camino que le dificultan o impiden alcanzarlas, y solo los más fuertes, persistentes o hábiles logran superarlos.
Quien se cansa o lesiona en el camino es sustituido al instante, porque nadie es imprescindible, aun se trate de una estrella, pero además, pierde las muchas oportunidades que hay aún para llegar.
En el fútbol, si el jugador comete una falta recibe un penalti que da una ventaja al equipo rival. En la vida, si quien va tras una meta comete un error también es penalizado, con retrocesos, suspensiones o reveses que frenan su avance, situación que beneficia a alguien con intereses similares.
En el fútbol, el oponente puede hacer gol en el chance del penalti, e incluso obtener la victoria, como también desaprovechar esa oportunidad por falta de destreza, rapidez o entrenamiento. En la vida, igualmente, si no se aprovechan las condiciones favorables y las oportunidades, se pierden y es otro el que se beneficia.
En la vida, si se logra salir airoso del penalti se puede seguir aspirando a alcanzar la meta, y a veces se retorna al terreno de juego con más estímulo y precaución, luego de aprendida la lección.
Como en el juego de fútbol, la vida nos da tiempo extra para alcanzar la metas, si es que acaso estamos empatados o con escaso margen de ventaja con el rival para alcanzarlas, lapso que puede ser el que decida la victoria o la derrota. Eso fue lo que le sucedió a Argentina cuando jugó con Nigeria en el recién pasado Mundial de Fútbol. Un gol en los últimos minutos del tiempo reglamentario le aseguró su pase a las finales del torneo.
En la vida y en el fútbol, no hay enemigo pequeño ni campeón invencible. Ejemplo: México, un equipo que nunca ha ganado un mundial, obtuvo el triunfo ante Alemania, campeón de cuatro mundiales y lo sacó del campeonato. La lección para la vida es que nada ni nadie debe amedrentarnos ni subestimarnos con base en su fama o superioridad a la hora de luchar por nuestros sueños.
Otra lección que aplica tanto al juego de la vida como al del fútbol es que se debe mantener la humildad, incluso cuando se es el favorito o el más famoso en determinado campo, o el ganador de otros campeonatos, porque si se pierde el torneo, la derrota y sus repercusiones serán más notorias, y los ataques y críticas más demoledores.
De modo que si se quiere entender la dinámica de la vida o se requiere una estrategia para triunfar, ver un partido de fútbol trasladado al plano de la realidad puede ser la lección que se necesita.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

1.25 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Vivian Jimenez

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información