Economía Tecnología

El futuro del trabajo (I)

Patrocinado


Incredulo
el futuro del trabajo

¿Cómo será el futuro del trabajo? ¿Vamos hacia la desaparición del mercado laboral? La respuesta sin ninguna duda, es sí. ¿Estamos ahora mismo cerca de ese futuro? Depende. Si con cerca nos referimos a que hoy ya una parte significativa de la población no tiene nada que aportar, la respuesta es no. Si con cerca nos referimos a que ese futuro llegará en algún momento de este siglo, la respuesta es, muy probablemente, sí.

Dividiremos este artículo en tres, para no hacer uno demasiado largo. Este primero explicará por qué este futuro sin trabajo llegará sin ninguna duda. En el segundo, intentaremos entender qué implicaciones tendrá ese futuro para la sociedad. Y en el tercero, analizaremos cómo sería la transición hacia esa nueva sociedad.

Soy consciente de que durante todas las revoluciones económicas, como la agraria, la primera y segunda revoluciones industriales, etc. se ha pensado que la gente que estaba siendo desocupada no iba a tener oportunidad de ser colocada en nada más. Si en la Francia del siglo XVII, el 80% de la población se dedicaba al sector primario, es decir, a darse de comer a sí mismos y al resto de la población, hoy, esa cifra no llega al 4%. ¿Qué ha pasado con los demás? Pues que se han ido recolocando en tareas cada vez más “irrelevantes”.

El efecto de que mucha gente se quede sin trabajo en un sector sólo quiere decir que ese sector se ha hecho mucho más eficiente. Que la sociedad necesita menos recursos para cubrir esa necesidad. Lo cual abre la puerta a que el resto de recursos de la sociedad (capital y trabajadores) se dediquen a cubrir otras necesidades menos relevantes. ¿Qué sociedad tendría una gran cantidad de, por ejemplo, bloggeros, si ésta no fuera capaz de producir comida para todos? El objetivo de la economía no es generar trabajos para la sociedad, sino generar productos y servicios para esa sociedad. El trabajo es un efecto secundario, necesario hasta ahora, pero no tendría por qué ser imprescindible.

Volviendo al tema principal. ¿Cómo es posible que el autor esté diciendo que vamos hacia un futuro sin trabajos, cuando él mismo reconoce que esa afirmación siempre se ha probado falsa? Pues bien, porque en el pasado y en el presente siempre ha habido algo extra que un ser humano puede hacer por otro ser humano. Pero el hecho de que esto siempre haya sido posible, no quiere decir que siempre lo será en el futuro. El ser humano podría crear una “máquina” (entiéndase en un contexto amplio, como cualquier cosa artificial capaz de realizar tareas) capaz de hacer cualquier tarea mejor que él mismo. Y la clave de ese punto de inflexión es la singularidad tecnológica.

¿Qué es la singularidad tecnológica?

La singularidad tecnológica es el punto en el cual el ser humano llegue a crear un cerebro artificial tan inteligente como el de un ser humano. Esa “pequeñez” marca el punto en el que los trabajos empezarán a dejar de existir muy rápidamente. ¿Por qué?

En primer lugar, si el ser humano crea un cerebro tan inteligente como un ser humano, ese cerebro podrá ser replicado cuantas veces se quiera. Una máquina es muy fácilmente replicable, mientras que una generación humana tarda en reproducirse 20-30 años, y millones de años en evolucionar.

Siguiendo la misma línea, en muy poco tiempo habría una población de ordenadores/máquinas/robots inteligentes (en forma de robots o como queramos imaginarlos) mayor que toda la humanidad. Además, una red de ordenadores inteligentes tendría la capacidad de mejorarse a sí misma, mucho más rápido que lo que la humanidad puede mejorarlo actualmente. Por lo que llegar al descubrimiento de la singularidad tecnológica, implica tener un red de cerebros cada vez más grande, y cada vez más y más inteligentes.

Estos cerebros podrían dedicarse a tareas que ahora mismo sería inimaginable resolver. ¿Os imagináis poder tener 1.000 millones de cerebros mejores que el de ningún ser humano conectados entre sí dedicados a curar el cáncer? ¿Cuánto creéis que duraría el cáncer? Y como esto, cualquier otra tarea que podáis imaginar – desde misterios de la física, de la genética hasta cosas tan sencillas para un humano, pero imposibles hoy para una máquina, como cocinar tu desayuno.

¿Y qué implicaciones tiene esto en el mercado laboral?

En este punto vamos a dejar de lado si este futuro implica que las máquinas decidan en algún punto prescindir de nosotros. Asumamos en este punto que aceptan al 100% trabajar para nosotros.

Si hasta ahora el ser humano siempre encontró una ocupación que una máquina no podía hacer gracias a su inteligencia, esto ya no tendría por qué pasar. Ningún ser humano sabría hacer nada mejor que una máquina. Ni poner una bombilla, ni dirigir una empresa, ni tocar la guitarra, ni escribir poesía. Nada. En ese caso, por mucho que salieran nuevas ocupaciones, éstas serían exclusivamente realizadas por máquinas, ya que siempre lo harían mejor que nosotros. Si hiciera falta una fuerza laboral mayor, no tendría sentido asignar esa tarea a un ser humano. Sería mucho más sencillo y productivo crear una nueva máquina que lo haga.

Por supuesto, no se puede predecir con exactitud cuándo llegará esta singularidad tecnológica. Existen científicos que hablan de 15-20 años, otros hablan de 2050-2060, otros finales de siglo. Lo único seguro es que llegará.

Ahora que hemos establecido el contexto tecnológico en el que viviremos en el futuro, en el próximo capítulo de esta serie de tres posts, conjeturaremos cómo sería esta sociedad donde el trabajo no es posible.

¡Disfruten del fin de semana!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.

Patrocinado

¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Incredulo

Incredulo

Apasionado por demasiadas cosas y escéptico por naturaleza, decidí abrir NoCreasNada como un espacio para que cualquiera pueda expresarse sin ningún tipo de censuras.
Me gusta oír opiniones nuevas y originales acerca de cualquier tema de esa gente que, como yo, le gusta dar una vuelta de tuerca de más a lo que le cuentan.
Para los que queremos estar constantemente aprendiendo y compartiendo.

1 comentario

Deja un comentario