Economía Tecnología

El futuro del trabajo (II)

Patrocinado


Incredulo
el futuro del trabajo

En el capítulo anterior introdujimos por qué el futuro del trabajo será el de su desaparición. Concluimos que en el futuro ningún humano podrá realizar ninguna tarea mejor que una máquina. También establecimos que este punto llegará poco después de alcanzar la singularidad tecnológica. Y que, si bien predecir la fecha cuando llegará es muy difícil, lo que es seguro es que sí llegará.

En este segundo capítulo explicaremos que posibles formas tendrá esa nueva sociedad en la que el trabajo no es posible.

Extinción, hibridación o comunismo

Ya hemos descrito ese mundo en el que el ser humano no puede aportar nada. Si quisieras cocinar, un robot lo haría por ti mejor que tú, si quieres tocar la guitarra, también, por supuesto construir o diseñar algo, también.

Extinción

Una cosa está clara. Nosotros necesitamos a las máquinas. Las máquinas no nos necesitan a nosotros. En este caso, ¿tiene sentido pensar que las máquinas acabarían con nosotros? Desde luego no es descabellado para nada. Si la máquina decide que no deberíamos existir, estaría automáticamente en su mano.

Sin embargo, también cabe preguntarse por qué esa máquina iba a decidir eso. La evolución ha llevado al ser humano a tener instintos de querer ser el líder de la manada, transmitir sus genes, ambición, odio, etc. Pero los instintos primordiales de una máquina podrían ser definidos por un hombre. Podría escribir ahí dentro que lo único importante para esa máquina es la vida humano.

Esto tiene sentido, aunque también es cierto que en ese mundo estaríamos ante la amenaza constante de que algún ser humano quiera crear máquinas que no tengan esos “instintos”. En ese escenario, las máquinas podrían tener guerras entre ellas (las que están programadas para poner al ser humano por encima y las que no). Pero ya hemos hablado de la gigantesca superioridad a todos los niveles de las máquinas en ese mundo. Por lo que, si hubiera muchas de esas guerras, sería suficiente con perder una para todo se acabe definitivamente.

Hibridación

El segundo escenario, del que ya hablan científicos como José Luis Cordeiro, es que los seres humanos y las máquinas formando parte de un mismo sistema. Prótesis perfectas, ampliaciones de memoria, conexión del cerebro a internet, etc. Estarás pensando que quedará muy poco de humano en esa sociedad, motivo por el cual se ha llamado a esa teoría post-humanización.

Y si no, piensa en las consecuencias. La conversación que sueles tener a la hora de comer la podrías tener en una milésima de segundo. Después, podrás leer todos los libros de tu actual biblioteca en el siguiente segundo, tan solo con pensar en bajártelos de internet. Controlarás a la perfección todos los movimientos de tu cuerpo, y te bastará con verlos para poder imitarlos. Podrás hablar con alguien en China sólo con pensarlo. Todo esto está muy bien. La pregunta es si serías tú realmente el que estaría ahí dentro.

Comunismo

El otro posible escenario es que las máquinas se quedarían a hacer el trabajo que hoy hacen las personas, quedando nosotros intactos. Como nadie puede destacar en nada sobre nadie, no sería justificable que alguien tenga más derecho sobre ningún recurso que otra persona. Por lo tanto, toda la producción, que será a coste 0, ya que no hay que pagar a nadie, será repartida entre los seres humanos.

Y la única forma es el reparto equitativo… ¿Por qué alguien iba a querer todo el trigo para él si no puede comerlo todo? Podrías decir, como pasa hoy en día, que para venderlo y conseguir otras cosas. Pero ¿si todas las demás cosas están también garantizadas? ¿Por qué lo harías?

En este escenario, los seres humanos seremos totalmente libres para hacer lo que nos plazca. El sustento y buena parte de los lujos, como viajar o tener un teléfono, estarán garantizados.

El ser humano, amo del mundo ¿o no?

Una reflexión en este nuevo escenario es: si las máquinas nos sirven a nosotros y hacen todo por nosotros, ¿quién es el que realmente domina? Recordemos: Las máquinas son más fuertes que nosotros. Controlan lo que comemos, lo que consumimos, la energía que utilizamos. Lo reparten equitativamente para que todos seamos felices. ¿No os recuerda todo esto a la relación que un perro tiene con su amo?

El perro come gratis, no trabaja, alguien provee por él… ¿No sería algo muy parecido? Y por último, ¿de verdad queremos llegar a esto?

Esto ya lo dejo para cada uno. ¡No dudéis en compartir vuestras reflexiones con nosotros!

No os perdáis el próximo capítulo con cómo será la transición del mundo actual al que explicamos aquí. Entenderemos a qué problemas nos tendremos que enfrentar cuando los trabajos comiencen a desaparecer poco a poco. Estos nos tocan mucho más de cerca, ya que los empezaremos a sufrir mucho antes de lo que pensamos.

 

 

 


0.00 - 0 votos

Patrocinado

Acerca del autor

Incredulo

Incredulo

Apasionado por demasiadas cosas y escéptico por naturaleza, decidí abrir NoCreasNada como un espacio para que cualquiera pueda expresarse sin ningún tipo de censuras.
Me gusta oír opiniones nuevas y originales acerca de cualquier tema de esa gente que, como yo, le gusta dar una vuelta de tuerca de más a lo que le cuentan.
Para los que queremos estar constantemente aprendiendo y compartiendo.

Deja un comentario