Anuncios
Historia

El Grifo

El Grifo - Historia

Cuando cae la noche y el campo duerme, aparece aquella criatura, nadie sabe exactamente qué es, lo que saben es que deben de tenerle mucho miedo.

En la plena oscuridad se escuchan sus sollozos, y los niños corren a los brazos de sus madres con miedo en sus ojos, pero nadie sabe qué es.

Se dice que no se debe juzgar un libro por su portada, pero los que han logrado ver esta criatura dicen que esta es espantosa.

***************

 

María, una niña huérfana y muy humilde, vivía de los favores de un pequeño que ya nadie recordaba su nombre porque estaba en medio de la nada

Ella vivía aislada del pueblo; en la casa que le había heredado su madre,  quien murió por razones extrañas, y era allí donde conservaba todos los recuerdos de cuando alguna vez fue feliz.

Un día María salió al pueblo, ya que trabajaba de ayudante en la panadería de don Juan, un hombre con muy mal humor que le dio trabajo., Cuando llegó a la panadería dijo:

-Buen día señor Juan.

 

A lo que él exclamó.

 

  • ¡Llegas tarde!, como siempre

 

Y ella sorprendida respondió:

 

  • Pero esta es mi hora de…

Le interrumpió, dándole una dura mirada.

-Empieza a trabajar –dijo.

Se colocó un viejo delantal blanco y empezó con su labor.

Ese día era festivo para del pueblo. Todo estaba lleno de globos y muy bien decorado; habían encargado un gran pastel para la celebración, el cual ayudó a hacer María. Estando casi por terminarlo y dijo:

-Ya casi está listo el pastel, solo falta decorarlo para entregarlo.

Don Juan, se dirigió a donde estaba el pastel y comenzó ayudarla y dijo:

-Perfecto, apresúrate

 

La niña, subió sobre una silla, ya que el pastel era de gran tamaño, pero cuando intentó colocarle el glaseado se resbaló de la silla, cayendo encima del pastel. Al caer rompió la silla y llenó todo su vestido de pastel,

El panadero muy molesto exclamó:

  • ¡No sabes hacer nada, no quiero una buena para nada nada en mi panadería, vete!

 

Trató de disculparse pero fue inútil. Se sonrojó al ver la furia de don juan, salió corriendo con lágrimas en sus hermosos ojos.

María iba caminando sola por las estrechas calles de ese pueblo olvidado; había tenido un mal día, el peor de su vida después de la muerte de su madre.

Estaba a punto de llegar a su casa, ya se estaba oscureciendo y de repente vio una gran sombra, por entre los árboles, que la asustó pero dijo:

-Es mi imaginación, me estoy volviendo loca.

Pero no fue su imaginación, siguió caminando y escucho un ruido que la intimido, se paró firme y sentía que no podía respirar, la piernas le temblaban y justo en ese momento, se apareció una gran figura delante de ella.

María gritó muy fuerte y salió corriendo, estaba atemorizada, corrió muy rápido, corrió por su vida quizás pero tropezó con una roca y cayó al suelo.

La bestia se acercó lentamente con su mirada fija, compuesta de dos ojos  que resplandecían y, se paró frente a ella de nuevo, estirando su pata lentamente  para ayudarla a levantarse. María se levantó, luego de unos segundos ya no le tenía miedo, solo estaba asombrada de lo que había visto.

La infante lo detallo por un minuto, la criatura tenía un pico grande alas hermosas y un cuerpo de león, Era un grifo.

Se desempolvoro el vestido viejo que traía puesto, se acercó y le acaricio la cabeza, el grifo retrocedió y mostro dolor, ella se acercó y noto que en su pata estaba enterrada una gran espina a cual le ocasionaba dolor, y ella murmuro:

  • Ven aquí, no te preocupes no dolerá.

Se agacho y con mucho cuidado saco la espina. El grifo estaba feliz, porque ya no sentía el dolor que había llevado por años , quizás por culpa de esa estaca la gente lo escuchaba sollozar pero no más llantos gracias a María .

 

Le agradeció lamiéndola juguetonamente, ya se había hecho de noche, y estaba muy oscuro, maría se iba a su casa, pero el grifo la detuvo.

Le hizo una señal para que subiera en su espalda, ella lo hizo  y el grifo de  empezó a volar, María se emocionó mucho y reía de felicidad. Mientras acariciaba la cabeza del animal y le dijo

  • Te llamare Bruno.

Llegaron a una cueva, era la casa de Bruno lo que María vio cuando entro era espectacular, dentro había todo tipo de joyas: oro, diamantes, entre otras cosas de mucho valor, ya que a los grifos les encanta el brillo seguro robo todo eso pero tenía un buen corazón.

Bruno se acurruco en una esquina de la cueva, y empezó a dormir, María salió un rato a contemplar las estrellas y se preguntó porque había venido con él a una cueva tan lejana pero dijo:

  • Él es mi único amigo.

 

Entro de nuevo a la cueva lo abrazo y se recostó a su lado. A la mañana siguiente maría despertó, y salieron a buscar comida y en el camino encontraron un rio con agua muy limpia y empezaron a jugar en él, corrían y se lanzaban agua. Bruno salió volando María pensó que se había ido a la cueva.

 

Ella se fue caminando, llego a la cueva y no lo vio se preguntó dónde estaría su emplumado amigo, salió y vio una silueta que venía volando por entre las nubes era ¡bruno!, traía una corona y unas manzanas  entre sus garras, María está segura de que había robado esa corona, descendió desde el cielo y se sentó junto a ella, tiro la corona junto con las otras joyas y le entrego las manzanas a María. Y mientras las comía  exclamo molesta:

  • ! No debes seguir robando!

Bruno se puso triste como cuando regañan  a un niño.

Ella y siguió diciéndole:

  • Robar es malo, no debes hacerlo.-y Sonrió.

Fueron juntos al borde de la montaña y observaron que se aproximaba un ejército, eran los guardias del rey Esteban, venían por la corona del rey.

Resultaba que esa mañana cuando salió bruno robo la corona del rey, y ahora venían a buscarla y a ¡matarlo! María grito muy fuerte:

debemos salir de aquí, ven bruno.

 

El ejército se aproximaba cada vez más. Y ella lo condujo por un sendero, mientras que algunos guardias comenzaron a perseguirlos junto con el rey y los demás a fueron a buscar la corona.

Esta persecución fue muy intensa corrían mientras guardias les gritaban:

deténganse, deténganse. En nombre del rey Esteban!

Pero ellos no le prestaban atención y seguían corriendo, en ese momento le prepararon una emboscada y los acorralaron contra un gran árbol, Y el rey dijo sarcásticamente:

Por fin tengo el honor de conocer a la bestia que atemoriza a mi pueblo –lo dijo mientras reía-

Bruno bajo la mirada, el rey esteban con un movimiento rápido le atravesó una espada en el pecho del animal y dijo:

-Vamos, tenemos una corona que encontrar– y lo dejo herido-

Mientras su amiga llorando le decía:

  • No te preocupes todo estará bien

Lo abrazo muy fuerte y prosiguió diciendo:

-Te quiero Bruno-y besó su cabeza emplumada-

María dejo a Bruno mientras iba a su casa a buscar materiales para curarlo, cuando estuvo un poco mejor La pequeña llevo a bruno a su casa para que vivieran juntos, le impuso que no siguiera robando,

Tal vez el rey robo todo el tesoro que ya no le importaba a el grifo, pero nunca fue feliz.

María y Bruno se sentaron juntos a ver el atardecer, pensando que hubiera si del uno y del otro si nunca se hubieran conocido, tal vez ninguno hubiera sido feliz. Pero estaban en el presente y lo importante era que estaban juntos.

Fin

 

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Roiber1606

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información