Anuncios
Economía

El hormigón nos está metiendo en una catástrofe climática.

El hormigón nos está metiendo en una catástrofe climática. - Economía

Hormigón: el material más destructivo de la Tierra. Por Jonathan Watts. Publicado en The Guardian.

Es tiempo de amortización

Después del agua, el hormigón es la sustancia más utilizada en el planeta. Pero sus beneficios ocultan enormes peligros para el planeta, para la salud humana y para la cultura misma.

En un sólo día la industria de la construcción en todo el mundo vierte hormigón suficiente como para contruir tres veces la presa china de las Tres Gargantas. Si la industria del cemento fuera un país, estaríamos hablando del tercer emisor de dióxido de carbono del mundo, con hasta 2.800 millones de toneladas, superado solo por China y EE. UU.

Este material es la base del desarrollo moderno, colocando techos sobre miles de millones oficinas, fortaleciendo nuestras defensas contra desastres naturales y proporcionando una estructura para el cuidado de la salud, educación, transporte, energía e industria.

Con el hormigón pretendemos domesticar a la naturaleza. Las losas nos protegen de los elementos: nos resguarda de la lluvia, el frío de nuestros huesos y el barro de nuestros pies.

Pero también entierra vastas extensiones de suelo fértil, ahoga ríos, asfíxia hábitats y, actuando como una segunda piel dura como una roca, nos insensibiliza de lo que está sucediendo fuera de nuestras fortalezas urbanas.

Efectos medioambientales de la construcción con hormigón

Nuestro mundo azul y verde se está volviendo cada vez más gris. Según se ha calculado, es posible que ya hayamos pasado el punto donde el hormigón supera la masa de carbono combinada de cada árbol, arbusto y arbusto en el planeta.

Nuestro entorno está construido en estos términos, superando al natural. Sin embargo, a diferencia del mundo natural, el hormigón no crece. En cambio, su principal cualidad es endurecer y luego degradarse con extremada lentitud.

Todo el plástico producido en los últimos 60 años asciende a 8.000 millones de toneladas. La industria del cemento bombea más que eso cada dos años. Pero, aunque el problema que genera es mayor que el plástico, generalmente se considera menos grave.

El cemento no se deriva de los combustibles fósiles. No se encuentra en los estómagos de ballenas y gaviotas. Los médicos no están descubriendo rastros de ello en nuestra sangre. Tampoco lo vemos enredado en robles o contribuyendo a los “fatbergs” (concreciones de grasa que obturan conductos) subterráneos. Sabemos donde estamos con el hormigón; o, para ser más precisos, sabemos a dónde vamos: a ninguna parte.

¿Cuál es exactamente la razón por la que hemos llegado a confiar en el hormigón?

Lo que la humanidad anhela, por supuesto, es la solidez. Necesitamos el hormigón por su peso y resistencia. Es por eso que sirve como base de nuestra vida moderna, manteniendo a raya el tiempo, la naturaleza, los elementos y la entropía.

Cuando se combina con el acero, se obtiene un material que garantiza que nuestras represas no exploten, nuestros bloques de torres no se caigan, nuestras carreteras no se no se doblen y nuestra red eléctrica permanezca conectada.

La solidez es una cualidad particularmente atractiva en un momento de cambio desorientador. Pero, como cualquier otra cosa buena en exceso, puede crear más problemas de los que resuelve.

Impactos ambientales que no vemos

A veces, un aliado inflexible y, a veces, un amigo falso, el hormigón puede resistir a la naturaleza durante décadas y luego amplificar repentinamente su impacto. Como ocurrió, por ejemplo, con las inundaciones en Nueva Orleans después del huracán “Katrina”, y en Houston después del “Harvey”, que fueron más severas porque las calles urbanas y suburbanas no podían absorber la lluvia como lo haría una llanura de inundación, y los desagües pluviales resultaron lamentablemente inadecuados para los nuevos extremos de un clima alterado.

El hormigón también magnifica el clima extremo del que nos protege. Teniendo en cuenta todas las etapas de su producción, se dice que el hormigón es responsable del 4-8% del dióxido de carbono emitido en todo del mundo, sólo superado por el carbón, el petróleo y el gas como emisor de gases de efecto invernadero.

La mitad de las emisiones de dióxido de carbono del hormigón se crean durante la fabricación del “clinker” (calcinación al horno de calizar arcillosa para obtener el cemento), la parte de mayor consumo de energía en el proceso de fabricación del cemento.

Otros impactos ambientales son mucho menos comprendidos. El hormigón es un gigante sediento, que absorbe casi una décima parte del agua de uso industrial en el mundo. Esto a menudo restringe los suministros para el consumo y la irrigación, ya que el 75% de este consumo se realiza en regiones con sequía y “estrés hídrico”.

En las ciudades, el hormigón también se suma al efecto de “isla de calor” al absorber el calor del sol y atrapar los gases de los escapes de los automóviles y de las aparatos de aire acondicionado, aunque el efecto es, al menos, menor que el del asfalto más oscuro.

También empeora el problema de la silicosis y otras enfermedades respiratorias. El polvo de las existencias y los mezcladores arrastrados por el viento aporta hasta el 10% de las partículas gruesas que asfixia a Delhi, en India, donde los investigadores descubrieron en 2015 que el índice de contaminación del aire, en los 19 mayores lugares de construcción, excedía al menos el triple de los niveles de seguridad.

Las canteras de piedra caliza y las fábricas de cemento también son a menudo fuentes de contaminación, junto con los camiones que transportan los materiales entre las minas y los lugares de construcción. A esta escala, incluso la adquisición de arena puede ser catastrófica: destruye tantas playas y cursos de ríos del mundo que esta forma de minería está cada vez más dirigida por bandas del crimen organizado y asociada con la violencia asesina.

Estos impactos del hormigón, más graves, pero menos comprendidos, destruyen la infraestructura natural sin reemplazar las funciones ecológicas de las que depende la humanidad para la fertilización, polinización, control de inundaciones, producción de oxígeno y purificación de agua.

El hormigón puede llevar a nuestra civilización hacia arriba, hasta 163 pisos de altura en el caso del rascacielos Burj Khalifa en Dubai, creando un espacio vital fuera del aire. Pero también empuja la huella humana hacia el exterior, extendiéndose a través de la tierra fértil y los hábitats que asfixia.

La crisis de la biodiversidad, que muchos científicos creen que es una amenaza tan grande como el caos climático, se debe principalmente a la transformación de áreas silvestres en industría agrícola, polígonos industriales y bloques residenciales.

Durante cientos de años, la humanidad ha estado dispuesta a aceptar este inconveniente ambiental a cambio de los beneficios indudables del hormigón. Pero el equilibrio ahora puede estar inclinándose en la otra dirección.

Concepto del hormigón a lo largo de la historia

El Panteón y el Coliseo en Roma son un testimonio de la durabilidad del hormigón, que es un compuesto de arena, agregados (generalmente grava o piedras) y agua mezclada con un aglomerante al horno a base de cal (Klinker)

La moderna forma industrializada del aglutinante, el cemento Portland, fue patentada como una forma de “piedra artificial” en 1824 por Joseph Aspdin, en Leeds. Más tarde, esto se combinó con barras de acero o malla para crear hormigón armado, la base de los rascacielos “art déco” como el Empire State Building.

Ríos de este material se vertieron después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el hormigón ofreció una forma barata y sencilla de reconstruir ciudades devastadas por los bombardeos.

Este fue el período de arquitectos “brutalistas” como Le Corbusier, seguido de las curvas futuristas y libres de Oscar Niemeyer y las elegantes líneas de Tadao Ando, ​​por no mencionar una legión cada vez mayor de represas, puentes, puertos, ayuntamientos, campus universitarios, centros comerciales y aparcamientos uniformemente sombríos.

En 1950, la producción de cemento era igual a la del acero; en los años posteriores, se ha multiplicado por 25, más de tres veces más rápido que su compañero de construcción metálica.

El debate sobre la estética ha tendido a polarizar entre los tradicionalistas como el Príncipe Carlos, quien condenó al brutalista Tricorn Center de Owen Luder como un “bulto de excrementos de elefantes mohosos”, y los modernistas vieron el hormigón como un medio para hacer que el estilo, el tamaño y la fuerza sean asequibles para las masas.

La política del hormigón

Las políticas del hormigón son menos divisivas, pero más corrosivas. El principal problema aquí es la inercia. Una vez que este material une a políticos, burócratas y empresas de construcción, el nexo resultante es casi imposible de ceder.

Los líderes de los partidos necesitan donaciones y sobornos de las firmas de construcción para ser elegidos, los planificadores estatales necesitan más proyectos para mantener el crecimiento económico y los jefes de construcción necesitan más contratos para mantener el dinero en circulación, el personal empleado y la alta influencia política.

De ahí el entusiasmo político que se perpetúa a sí mismo por proyectos de infraestructura y festivales de cemento dudosos desde el punto de vista ambiental y social, como los Juegos Olímpicos, la Copa del Mundo y exposiciones internacionales.

El ejemplo clásico es Japón, que se abrazó al hormigón en la segunda mitad del siglo XX con tanto entusiasmo que la estructura de gobierno del país a menudo se describió como el “doken kokka” (estado de construcción).

En todo el mundo, el hormigón se ha convertido en sinónimo de desarrollo. En teoría, el objetivo loable del progreso humano se mide por una serie de indicadores económicos y sociales, como la esperanza de vida, la mortalidad infantil y los niveles de educación.

Pero para los líderes políticos, la medida más importante es el Producto Interior Bruto, una medida de la actividad económica que, en la mayoría de los casos, se trata como un cálculo del tamaño económico. El PIB es la forma en que los gobiernos evalúan su peso en el mundo. Y nada amontona un país como el hormigón. Eso es cierto para todos los países en algún momento.

Durante sus primeras etapas de desarrollo, los proyectos de construcción de “peso pesado” son beneficiosos como a un boxeador los músculos. Pero para las economías ya maduras, es perjudicial, como a un atleta de edad avanzada que bombea esteroides cada vez con más fuerza para lograr un efecto cada vez menor.

Durante la crisis financiera asiática de 1997-98, los asesores económicos keynesianos dijeron que la mejor manera de estimular el crecimiento del PIB era cavar un agujero en el suelo y llenarlo. Preferiblemente con hormigón, y cuanto más grande sea el agujero, mejor. Esto significaba ganancias y empleos.

Por supuesto, es mucho más fácil movilizar a una nación para que haga algo que mejore la vida de las personas, y es probable que el hormigón sea parte del acuerdo. Esta fue la idea detrás del New Deal de Roosevelt en la década de 1930, que se celebró en los Estados Unidos como un proyecto nacional que contrarrestaba las recesiones, pero también podría describirse como el mayor ejercicio de vertido de hormigón hasta ese momento.

Solo la presa Hoover, en Nevada, requirió 3,3 millones de metros cúbicos, un récord mundial. Las empresas que lo construyeron aseguraron que duraría más que la civilización humana.

La superpotencia del hormigón

Pero eso no fue nada en comparación con lo que está sucediendo ahora en China, la superpotencia hormigonera del siglo XXI y la mejor imagen de cómo el material transforma una cultura (una civilización entrelazada con la naturaleza) en una economía (una unidad de producción obsesionada por las estadísticas del PIB) .

El extraordinario rápido aumento de Beijing (Pekín), de una nación en desarrollo a una superpotencia, ha requerido montañas de cemento, playas de arena y lagos de agua.

La velocidad a la que se mezclan estos materiales es quizás la estadística más sorprendente de la era moderna: desde 2003, China ha vertido más cemento cada tres años de lo que Estados Unidos logró en todo el siglo XX.

Hoy en día, China consume casi la mitad del hormigón del mundo. El sector inmobiliario (carreteras, puentes, ferrocarriles, desarrollo urbano y otros proyectos de cemento y acero) representó un tercio de la expansión de su economía en 2017.

Cada ciudad importante tiene un modelo a escala de planes de desarrollo urbano, y se actualizan constantemente a medida que los pequeños modelos de plástico blanco se convierten en mega centros comerciales, complejos de viviendas y torres de hormigón.

Pero, al igual que EE. UU., Japón, Corea del Sur y todos los demás países que se “desarrollaron” antes, China está llegando al punto en el que simplemente verter el hormigón hace más daño que bien.

Los centros comerciales fantasma, las ciudades medio vacías y los estadios de elefantes blancos son un signo creciente de gasto inútil. Por ejemplo, el nuevo y enorme Aeropuerto de Luliang, que abrió sus puertas con apenas cinco vuelos al día, o el Estadio Olympic Bird’s Nest, tan infrautilizado que ahora es más un monumento que un lugar. Aunque el adagio “construye y la gente vendrá” a menudo ha demostrado ser correcto en el pasado, el gobierno chino está preocupado.

Después de que la Oficina Nacional de Estadísticas encontró 450 kilómetros cuadrados de espacio residencial sin vender, el presidente del país, Xi Jinping, pidió la “aniquilación” de los desarrollos en exceso.

Las estructuras vacías y desmoronadas no son solo una monstruosidad, sino un drenaje de la economía y un desperdicio de tierras productivas.

Cada vez más la construcción requiere más fábricas de cemento y acero, descargando cada vez más contaminación y dióxido de carbono. Como lo señaló el arquitecto paisajista chino Yu Kongjian, también asfixia los ecosistemas (suelo fértil, arroyos de autolimpieza, manglares resistentes a las tormentas, bosques que previenen las inundaciones) de los cuales dependen en última instancia los seres humanos. Es una amenaza para lo que él llama “eco-seguridad”.

Yu ha liderado la carga contra el hormigón, rompiéndolo siempre que sea posible para restaurar las orillas del río y la vegetación natural. En su influyente libro “El arte de la supervivencia”, advierte que China se ha alejado peligrosamente de los ideales taoístas de armonía con la naturaleza. “El proceso de urbanización que seguimos hoy es un camino hacia la muerte”, ha dicho.

Además de ser el principal vehículo para la construcción nacional supercargada, la industria de la construcción también es el canal más amplio para sobornos. En muchos países, la correlación es tan fuerte que la gente lo ve como un índice: “cuanto más hormigón, más corrupción”.

El negocio más sucio del mundo

Según el grupo de Vigilancia de Transparencia Internacional, la construcción es el negocio más sucio del mundo, mucho más propenso a los injertos que a la minería, los bienes raíces, la energía o el mercado de armas. Ningún país es inmune, pero en los últimos años, Brasil ha revelado más claramente la escala de soborno en la industria.

Como en otro lugares, la locura por el hormigón en la nación más grande de Sudamérica comenzó de manera suficientemente benigna como un medio de desarrollo social, luego se transformó en una necesidad económica y finalmente se convirtió en una herramienta para la conveniencia política y la codicia individual.

El progreso entre estas etapas fue impresionantemente rápido. El primer gran proyecto nacional a fines de la década de 1950 fue la construcción de una nueva capital, Brasilia, en una meseta casi deshabitada en el interior. Un millón de metros cúbicos de hormigón se vertieron en el sitio de las tierras altas en sólo 41 meses para cubrir el suelo y erigir nuevos edificios para ministerios y hogares.

A esto le siguió una nueva carretera a través de la selva amazónica, la Transamazónica, y luego, desde 1970, la central hidroeléctrica más grande de Sudamérica, Itaipu, en la frontera del río Paraná con Paraguay, que es casi cuatro veces más grande que la Presa Hoover. Los operadores brasileños cuentan con 12.3 millones de metros cúbicos de hormigón que serían suficientes para llenar 210 estadios de Maracanã. Este fue un récord mundial hasta que la presa de las Tres Gargantas de China ahogó el Yangtze con 27,2 millones de metros cúbicos de hormigón.

Con los militares en el poder, la prensa censurada y sin poder judicial independiente, no había forma de saber cuánto del presupuesto fue desviado por los generales y contratistas. Pero el problema de la corrupción se ha vuelto muy evidente desde 1985 en la era posterior a la dictadura, prácticamente sin partido ni político.

Durante muchos años, el más famoso de ellos fue Paulo Maluf, el gobernador de São Paulo, que había dirigido la ciudad durante la construcción de la gigantesca autopista elevada conocida como Minhocão, que significa Gran Gusano. Además de tomar crédito por este proyecto, que se inauguró en 1969, supuestamente también extrajo 1 billón de dólares de las obras públicas en sólo cuatro años, parte del cual se debe a cuentas secretas en las Islas Vírgenes Británicas.

Aunque buscado por la Interpol, Maluf evadió la justicia durante décadas y fue elegido para varios cargos públicos de alto nivel. Esto se debió a un alto grado de cinismo público encapsulado por la frase más comúnmente utilizada sobre él: “Roba, pero hago las cosas”, lo que podría describir gran parte de la industria global del hormigón.

Dicha corrupción no es sólo un robo de ingresos fiscales, es una motivación para los delitos ambientales: miles de millones de toneladas de CO2 bombeadas a la atmósfera para proyectos de dudoso valor social y con frecuencia impulsados, como en el caso de Belo Monte, contra la oposición de residentes locales afectados y con profunda preocupación entre las autoridades de licencias ambientales.

Aunque los peligros son cada vez más evidentes, este patrón continúa repitiéndose. India e Indonesia acaban de entrar en su fase de desarrollo más alto. Durante los próximos 40 años, se espera que la superficie construida recientemente en el mundo se duplique.

Algo de eso traerá beneficios para la salud. El científico ambiental Vaclav Smil estima que la sustitución de pisos de barro con hormigón en las casas más pobres del mundo podría reducir las enfermedades parasitarias en casi un 80%. Pero cada carretilla de hormigón también acerca al mundo al colapso ecológico.

Riesgos ambientales futuros del hormigón

Chatham House predice que la urbanización, el crecimiento de la población y el desarrollo económico impulsarán la producción mundial de cemento de 4 a 5 mil millones de toneladas al año. Si los países en desarrollo expanden su infraestructura a los niveles globales promedio actuales, el sector de la construcción emitirá 470 gigatoneladas de dióxido de carbono para el año 2050, según la Comisión Global de Economía y Clima.

Esto viola el Acuerdo de París sobre el cambio climático, según el cual todos los gobiernos del mundo acordaron que las emisiones anuales de carbono de la industria del cemento deberían disminuir en al menos un 16% para 2030 si el mundo ha de alcanzar el objetivo de mantenerse dentro del rango de 1.5 a 2 ° C de el calentamiento También pone un peso aplastante en los ecosistemas que son esenciales para el bienestar humano.

Los peligros son reconocidos. Un informe del año pasado realizado por Chatham House exige un replanteamiento en la forma en que se produce el cemento. Para reducir las emisiones, urge un mayor uso de las energías renovables en la producción, una mayor eficiencia energética, más sustitutos para el “clinker” y, lo más importante, la adopción generalizada de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono, aunque esto es costoso y aún no se ha implementado en la industria en una escala comercial.

Los arquitectos creen que la respuesta es hacer que los edificios sean más delgados y, cuando sea posible, utilizar otros materiales, como la madera laminada en cruz. Es hora de salir de la “Edad del Hormigón” y dejar de pensar principalmente en cómo se ve un edificio, dijo Anthony Thistleton.

“El hormigón es hermoso y versátil pero, desafortunadamente, cumple todos los requisitos en términos de degradación ambiental”, dijo a Architects Journal. “Tenemos la responsabilidad de pensar en todos los materiales que estamos utilizando y su impacto más amplio”.

Pero muchos ingenieros argumentan que no hay alternativa viable. El acero, el asfalto y las placas de yeso consumen más energía que el hormigón. Los bosques del mundo ya se están agotando a un ritmo alarmante, incluso sin un aumento en la demanda adicional de madera.

Phil Purnell, profesor de materiales y estructuras en la Universidad de Leeds, dijo que era improbable que el mundo alcanzara un momento “máximo hormigón”.

“Las materias primas son virtualmente ilimitadas y estarán en demanda mientras construyamos carreteras, puentes y cualquier otra cosa que necesite una base”, dijo. “En casi cualquier medida, es el que menos energía consume de todos los materiales”.

En cambio, pide que las estructuras existentes se mantengan y conserven mejor y, cuando eso no sea posible, para mejorar el reciclaje. Actualmente, la mayor parte del hormigón va a vertederos o se tritura y se reutiliza como agregado.

Esto podría hacerse de manera más eficiente, dijo Purnell, si las losas estuvieran incrustadas con etiquetas de identificación que permitieran que el material se ajustara a la demanda.

Sus colegas de la Universidad de Leeds también están explorando alternativas al cemento Portland. Las diferentes mezclas pueden reducir la “huella de carbono” de un aglutinante hasta en dos tercios, dicen.

Podría decirse que aún más importante es un cambio de mentalidad que se aleja de un modelo de desarrollo que reemplaza paisajes vivos con entornos construidos y culturas basadas en la naturaleza con economías basadas en datos.

Eso requiere enfrentar las estructuras de poder que se han construido sobre hormigón y reconocer que la “fertilidad” es una base más confiable para el crecimiento que la “solidez”.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jardiel Gasparez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.