Anuncios
Sociedad

El Incesto. Historia O Realidad

El Incesto. Historia O Realidad - Sociedad

EL INCESTO. HISTORIA O REALIDAD

Marina es madre de un hijo. Se desempeña como modelo, aunque en muchas ocasiones ha pensado retirarse, realmente lo ha dudado, toda vez que sus mejores ingresos están ahora en su mejor auge. Su marido Julio, es informático y trabaja como jefe de datos de una empresa de diseño. Dentro de su labor es normal que viaje por el estado y se ausente de la vivienda hasta 2 días. Edgar, su hijo estudia aún en la secundaria.

En una ocasión cuando Marina llegó a la casa, se encontró a Edgar en la cama vomitado y en estado de embriaguez, la sirvienta lo había bañado y cambiado la ropa de cama. Marina lo dejó descansar y se fue a la cama, en la mañana analizaría aquello.

Cuando se despertó Marina se percata que, en la noche, al parecer por el calor o incomodidad con sus prendas de dormir se había deshecho de ellas y estaba desnuda sobre la cama. Al mirar ve a Edgar su hijo masturbándose y precisamente concentrándose con ella. De repente sintió vergüenza y no supo como reaccionar, si hacerse la dormida o requerirlo. Decidió por quedarse tranquila y mirar de reojo haber en que quedaba todo aquello.

En realidad, nunca había visto a su marido masturbarse y mucho menos tenia idea que su hijo de tan solo 14 años llegara a tener un pene tan desproporcionado.

Marina no pudo evitar como mujer sentir cierta curiosidad por todo lo que estaba mirando, vio como poco a poco el miembro de Edgar se endurecía y enrojecía, por su mente paso la idea de introducirse aquel pene en su vagina. Pensó, como voy a estar pensando estas estupideces. De repente el niño dejo de hacerse aquel acto biológico al darse cuenta de que su madre se había despertado, trató de cubrirse. Marina se acerco a él y lo consoló, diciéndole que eso era normal,  todos lo hacían, no debía estar avergonzado por eso, lo acaricio y lo sostuvo entre sus brazos por un momento. Ella se da de cuenta que Edgar la abrazó y comenzó a chuparle sus senos, en un inicio pensó que eran solo deseos de su hijo por sentirse mas bebe de lo que era. Trato de irse a vestir, pero él se lo impidió. Ella también comienza una frenética sensación sexual. No podía comprender, pero a la vez estaba disfrutando de un acontecimiento nada habitual, incapaz de detener por el momento.

Durante su vida. Marina había tenido acontecimientos muy similares, pero con hombres que no tenían que ver con su familia. Ahora, Marina se daba cuenta que sentía sensaciones extrañas, como asco, mareos y una desmedida apetencia por ciertos alimentos. Nunca pensó en protegerse al realizar aquellas actividades con su hijo, que no fue una sola vez, tampoco tuvo en cuenta que su hijo con la edad que tenía podía ya estar acto para procrear.

Al llegar Julio de uno de sus viajes, Ella no tenía como decirle que estaba embarazada. Trato de tener relaciones sexuales con él para justificar todo aquel pecado mortal, pero, todo fue un fracaso, en su mente estaba su hijo, no sabe si por preocupación por estar embarazada o que eso ya no funcionaba con su marido.

Pasado los meses ya no podía ocultar el tamaño de su vientre, decidió engañar a Julio por segunda vez, primero al tener relaciones sexuales con su propio hijo y segundo al decirle que su gestación era de él. Este muy contento acepto y organizó todo para que a la hora del nacimiento no le faltara nada, los cuidados para Marina eran excepcionales.

Ahora Marina vive con ese sentimiento de culpa y vergüenza. Tampoco sabe si podrá detener aquellas practicas con su hijo, pues este continúa masturbándose, concentrándose en ella.

Esta historia es pura fantasía, cualquier parecido con lo aquí narrado es total coincidencia, aunque hechos como estos si han ocurridos principalmente con familias que practican la drogadicción y viven constantemente la violencia sexual y la marginalidad. A la vez es un llamado a respetar y considerar a los niños y niñas que actúan muchas veces como consecuencia a vivencias experimentadas o como instrumentos sexuales de quienes no tienen el mínimo respeto por este tipo de población, la más vulnerable y débil.

 

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

2.33 - 9 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Harold

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información