Anuncios
Historia

El Juicio De Sócrates

El Juicio De Sócrates - Historia

En el año 399 a.C. uno de los filósofos más famosos de la historia de la humanidad va a ser juzgado. Se acusa a Sócrates ‘’porque no honra a los diosas que la ciudad honra y porque introduce nuevas divinidades. Se le acusa también porque corrompe a los jóvenes’’.

6.000 hombres sortean 500 o 501 plazas como jurados. Tres hombres principales: Anito, Meleto y Licón, serán los máximos responsables de esta audiencia. Cada uno de estos 500 o 501 jueces cobrará tres óbolos pero pueden ser corrompidos con más dinero o favores para decantarse hacia un lado u otro en el fallo final. De entre los tres personajes principales, solo Anito conoce más de primera mano a Sócrates, según nos cuenta Jenofonte. Su hijo tuvo una aventura amorosa con el filósofo y Sócrates trató de convencerle de que no siguiera los pasos de su padre, ser curtidor de pieles. A su vez ridiculizaba a su padre. Sócrates no las llevaba consigo.

El juicio solo duró un día y para desarrollarse primero hablaban los acusadores y luego los acusados (dado que no había abogados) con un tiempo límite medidos por un reloj de agua llamado clepsidra. Destacamos cuando Sócrates pregunta a Meleto si conoce a algún joven al que haya corrompido y Meleto responde: ‘’¡Por Zeus!, yo sé de personas a las que has persuadido para que te hicieran más caso a ti que a sus padres’’.

La votación no fue del agrado de los defensores de Sócrates: 220 votos a favor y 281 o 280 votos en contra. Sócrates había perdido el juicio. Solicitaron para él la pena de muerte a lo que se intentó llegar a un acuerdo para evitarla. Primero que Sócrates pasase el resto de su vida alojado en el Pritaneo, sede del poder ejecutivo y de los ganadores de los juegos olímpicos con alimentación gratis. Esta propuesta fue rechazada duramente y se procedió a lo económico. Sócrates quiso pagar 100 dracmas para evadir la pena de muerte pero tampoco le valió el recurso. Sus amigos y discípulos, entre ellos Platón, se ofrecieron a pagar entre todos 3.000 dracmas pero la suerte del filósofo ya estaba decidida.

Sócrates no se despidió del juicio sin decir unas palabras: ‘’Ea, ya es hora de marcharnos, yo a morir y vosotros a vivir. Quién de nosotros se dirige a una situación mejor es algo oculto para todos, excepto para el dios’’. Encerrado un mes por motivos religiosos y tras rechazar una fuga orquestada por sus amigos, Sócrates murió bebiendo cicuta.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alejandro Vides

3 comentarios

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información