Sociedad

El Médico Y La Mesera

El Médico Y La Mesera - Sociedad

Recientemente un muchacho que se ostenta como médico ginecólogo, publicó el siguiente tweet:

 

“Hoy fuimos a Hooters y una mesera (Guapa)

me estuvo coqueteando todo el tiempo y

antes de irnos me pidió mi número de

celular.

Claro está, no se lo di y no por el hecho de

ser mesera. Por el hecho de ser Médico y

tener claras mis expectativas y aspiraciones

a nivel personal”.

 

Tras escribir este mensaje, el sujeto en cuestión fue duramente criticado, y no por el hecho de su mala ortografía, o por ser un médico, sino por haber exhibido su machismo y patanería; aunque claro, si consideramos que la escena sucedió en un Hooters, no es de sorprenderse que estas cosas sucedan.

Aunque varios medios hablaron del clasismo y misoginia del médico, lo triste es que estas actitudes y formas de pensar son la norma en la sociedad mexicana, no es una conducta individual y una gran cantidad de varones mexicanos de todas profesiones y niveles socioeconómicos replican estas formas de comportarse.

No, lo que médico hizo no fue nada original ni tiene que ver con sus expectativas y aspiraciones a nivel personal aunque él así lo crea, sino con un sistema que le permite a cierto grupo de personas (en donde él está incluido) mofarse públicamente de lo que consideran una amenaza a su status quo sin considerarlo falta de ética.

Si analizamos la escena en versión del médico, encontraremos más de un estereotipo del machismo mexicano:

  • “Hoy fuimos al Hooters y una mesera (Guapa)”

¿Por qué para el médico es relevante si ella era guapa o no? ¿acaso no sabe el joven que para trabajar en ese lugar piden que las futuras meseras tengan ciertas características? ¿acaso no sabe que todas se visten de la misma manera para captar la atención de los varones que diariamente consumen en ese restaurante? ¿su profesión no le permite entender que todas las mujeres ahí son guapas porque eso es parte del negocio de Hooters?

Ignorando lo obvio, el médico decide hacer énfasis en que la mesera era guapa porque en su propio hilo lógico él quería dar a entender que no traicionaría sus valores sólo por la belleza (después de todo él sabe lo que quiere a nivel personal). Es decir, la belleza es una virtud pero la pobreza no.

 

  • “… me estuvo coqueteando todo el tiempo”.

Quizá sí, o quizá sólo estaba haciendo su trabajo, y la realidad (aunque le pegue al ego de este individuo) es que el trabajo de una mesera es ser amable con los clientes, así se ganan las propinas más altas y se obtienen mejores ingresos. No cabe duda que dado el contexto machista de nuestro país, muchos hombres confunden amabilidad con coqueteo, pues han sido educados con la idea de que ellos deben ser codiciados y buscar el mayor número de encuentros posible, de lo contrario no pueden sentirse bien consigo mismos.

Y esto pasa en infinidad de oficios, no sólo el de mesera, ocurre también con las vendedoras de piso, las promotoras de tiendas de autoservicio y muchos otros más. Mujeres que por su trabajo deben ser lo más amable posible, y que por lo mismo son acosadas constantemente por hombres que deciden tratar de “conquistarlas”.

Aún así, imaginemos de realmente la joven mesera estuvo coqueteando con el médico. Si él no estaba interesado ¿por qué no se lo dejó en claro desde el inicio? ¿no será que, como muchos hombres, los halagos de la chica le subían su ego masculino?

 

  • “… Claro está, no se lo di y no por el hecho de ser mesera”.

Aquí se juega una doble moral, en palabras textuales él asegura que no la rechazó por ser mesera; sin embargo es más que evidente que esta es la razón por la que él decide no entablar ninguna comunicación más allá del servicio que ella le brindó y de los halagos obligados que lo hicieron sentir bien. Y digo que es evidente porque:

  1. Él no la conocía, por lo tanto no tenía manera de saber los intereses, aspiraciones o expectativas de vida de la joven.
  2. No conocía su grado de estudios o ingresos.
  3. No sabía nada acerca de ella o su familia, ni siquiera su edad, él no menciona su nombre una sola vez.
  4. Él no sabe NADA de ella, excepto una cosa: que trabaja como mesera en un Hooters.

 

  • “… Por el hecho de ser Médico y tener claras mis expectativas y aspiraciones a nivel personal”.

Esta es la frase más triste de todas. Después de caer en todos los estereotipos posibles: ser un macho al que las mujeres le deben servir, halagar y perseguir sin que nada de esto le cause molestia alguna; de que la rechazó por tener el prejuicio de que las meseras guapas sólo sirven para estos menesteres y por lo tanto no tienen otras aspiraciones; el iluso médico todavía cree que actuó así por sus propias expectativas a nivel personal (las cuales por cierto, no menciona).

Otro punto más, si de verdad quería resaltar cuáles eran sus aspiraciones (éstas nunca quedan claras aunque sí sus valores, los cuales hemos visto no son nada favorables) ¿por qué era necesario humillar públicamente a una chica de la que ni siquiera se tomó la molestia de conocer? ¿acaso sus expectativas personales incluyen convertir al resto de la población en sus bufones personales? ¿hará esto mismo con sus pacientes que, recordemos, son mujeres?

O quizá sus expectativas de vida sean humillarse a sí mismo. Después de todo ¿qué mujer querría atenderse con un médico así después de su publicación? ¿Quién garantiza que si una paciente un día es amable, él no volverá a las andadas y aprovechará la situación para hacer una breve nota pública burlándose de la desdichada?

Por último, nadie le ha preguntado a la mesera su versión de la historia. Así que todo en cuanto a ella es mera suposición, no parece tener voz en esta historia. Muy probablemente ahora se esté arrepintiendo de haberse fijado en una persona con tan pocos valores, o quizá el tema a ella no le pueda importar menos. Supongo que nunca lo sabremos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.40 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

blanestrod

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información