Viajes y ocio

El metro de Nueva York

El metro de Nueva York - Viajes y ocio

Estás en la ciudad ansiada.

La ciudad a la que tanta gente quiere viajar, conocer, estar, ver donde se grabó su película preferida….

En otros artículos hablare de otras cosas que me fascinaron de mi viaje a Nueva York.

En este me concentraré en el metro. Diré cosas que me gustaron mucho y cosas que no tanto. Primero empezaré por lo que no me gustó  y después por lo que quedé fascinada.

La primera vez que fuimos en metro al llegar a Nueva York fue para ir desde Brooklyn a Manhattan.

Reconozco que al principio tenía un poco de miedo de que alguien me robara sin darme cuenta, ¡hay tanta gente! Pero después ese miedo pasó

Y claro todo el mundo quiere coger el que llega, el que acaba de parar, y se suben a empujones y atestan los vagones.

No puedo explicar la sensación claustrofobica que tuve una de las veces. Y esque llevaba puesta una parka super calentita que me había llevado para el viaje, que fue a principios de abril del año pasado. Alli hace bastante frio aun en primavera.

Y claro al entrar veniamos de la calle, que hacía frio, pero al empezar a entrar gente casi me da un infarto, de hecho sali mareada de la ansiedad que me dió.

Quizas para los que están acostumbrados al metro sea algo normal ir así, pero para mi, que no voy nunca o casi nunca, pues bueno…un poco estresante.

Ese día fue el que mas sufrí , los demás dias fueron soportables.

Algo que me puso muy triste fue la cantidad de personas pobres que piden, incluidos niños o adolescentes. Bueno me imagino que en todos los metros del mundo pasará lo mismo. Pero es algo que te duele de ver.

Claro todo no es negativo, hubieron algunas cosas que me gustaron muchísimo.

La primera es que con la metro card, que es un bono de una semana que cuesta 29 dólares  tienes para ir y venir las veces que quieras durante una semana.

A muchas personas les horrorizará lo que voy a decir, pero me encantaron las ratitas que salen a las vias a buscar comida, la que los viajeros les dan… Y cuando sienten que va a venir el tren, mucho antes que nadie, se meten en sus agujeritos.

Los anuncios de dentro de las galerías también me gustaron mucho.

Algo que me llamo la atención de forma muy positiva es que las personas van a su aire y a muchísimas no les importa estar rodeadas de personas.

Por ejemplo hubo una chica que entró a uno de los vagones en el que íbamos,

que llevaba unos auriculares y escuchaba música, alguna canción que no conozco pero que ella iba cantando a voz en cuello. Me hizo mucha gracia

Me sorprendió también que después de todo el jaleo que se forma entre semana, obviamente el fin de semana ya no es tanto y viajabamos casi solos. ¡Que tranquilidad!

Y vuelvo a decir que al vivir en una ciudad que no tiene metro y que la mayoría de las veces voy andando a todos los sitios, pues claro no estoy acostumbrada al bullicio de este tipo.

Pero lo que mas me gustó, me fascinó y me dio ganas de imitar fue el gran talento musical que se respira por cualquier parada.

Hay cantantes solitarios, con su micrófono y su amplificador, y también hay grupos que se traen todos sus instrumentos y dan literalmente conciertos dentro del metro. La gente les aplaude y les da dinero.

Muchos entran dentro del vagon y viajan a la siguiente parada y cantan o tocan.

Se que esto aquí en España también se hace.

Pero no se ya os digo me encantó, me hubiera parado a ver cada cantante y lo habría grabado con mi cámara porque hay personas que cantan y tocan realmente bien.

Así que esto ha sido todo. Si vais a Nueva York alguna vez espero que os sirva sobre todo a aquellos que vivais en pueblos o ciudades donde no haya servicio de metro.

Quitaos la chaqueta antes de subir y disfrutad de lo que veais alrededor, os quedara un recuerdo muy grato.

La estación central. Preciosa

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Anma

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.