Política

El mundo en sus manos

El mundo en sus manos - Política

“La mayor habilidad del demonio consiste en persuadir a la gente que no existe”, escribió Charles Baudelaire. Esta es la prioridad de los medios, algunos de los cuales llegan a asegurar que el Bilderberg no existe. Basta ver los informativos de la tv, escuchar las noticias de la radio o leer la prensa: que si este político ha dicho esto a ese otro, que si las primarias del PSOE, que si la división entre pablistas y errejonistas en Podemos… ¿Os creéis que esto os afecta? A mí tampoco. Y es que estas informaciones no son nada, son gaseosa, para hacernos creer que los partidos son quienes deciden el devenir de los acontecimientos cuando no son más que máquinas electorales en manos de las grandes empresas. Sin embargo, el club Bilderberg existe. A grandes rasgos, yo lo definiría como una entidad supragubernamental que manipula las finanzas globales, selecciona a figuras políticas para convertirlas en gobernantes y decide qué países iniciarán guerras contra otros. Julio Anguita, antaño coordinador general de Izquierda Unida, fue uno de los pocos que discretamente se manifestó sobre este particular: “Están defendiendo sus intereses. No deberíamos permitírselo. Pero yo no creo en aquellos que se consideran demócratas”.

 

En 1997, Zbigniew Brzezinski, asesor de Seguridad Nacional del ex presidente Carter, reivindicó en su libro “El gran tablero mundial: la supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos”, que los Estados Unidos se conviertan en un imperio que trate a los demás como feudos. Desde entonces, varias organizaciones no gubernamentales han participado en varias operaciones de cambio de régimen, como las llamadas primaveras árabes o la revolución amarilla en Filipinas (1986), naranja en Ucrania (2004), de los Cedros en Líbano (2005), etc. Más recientemente, un grupo terrorista local, el ISIS, consiguió tomar ¡por sí sólo! grandes ciudades y territorios en Irak y Siria. Sorprendente, ¿verdad? Algo más sorprendente si cabe: más de mil judíos frances combaten en él. Las fuentes son aún más sorprendentes: el diario israelí Ha’aretz y el Canal 2 de la televisión israelí. Aunque quizás no sea tan sorprendente si trabjamos con la hipótesis de que el secreto de los éxitos de un grupo terrorista marginal como tantos han habido en la zona, ya en tiempos de Sadam Husein y Hafed el Asad, puede deberse al apoyo norteamericano, británico, israelí y saudí.

 

Pero la existencia del Bilderberg la sabemos principalmente gracias a periodistas intrépidos como el canadiense Daniel Estulin (“Los Secretos del Club Bilderberg”), la andaluza Cristina Martín Jiménez (“El Club Bilderberg, los amos del mundo”) o el norteamericano James Tucker, el cual fue quizás el pionero en descubir al Bilderberg: “Estos lumbreras enfermos son malvados y su mal discurre tras puertas cerradas, dirigen el mundo desde una habitación”. O el británico Toni Grosling, que lleva siguiéndoles la pista desde 1975 y lanza al mundo sus descubrimientos a través de la web www.bilderberg,org. Los periódicos The Guardian y American Free Press también publican noticias sobre el Bilderberg.

 

Lo más alucinante es que la antiglobalización se manifiesta contra el G-8, no contra el Bilderbeg. ¡Sí, señores! ¡El Bilderberg ha conseguido que exista incluso un establishment de la disidencia! No es casual: los intereses del Bilderberg (antinuclear -energía que hace independiente a un país en este campo-, legalización de las drogas -para tener a la población alelada-, ecologismo, etc.) han sido tradicionalmente defendidos por la izquierda.

 

Otros grupos en la sombra son el Skull and Bones, una sociedad masónica secreta e independiente de la que salió, por poner un ejemplo, el presidente norteamericano George W. Bush, y que cuenta actualmente con unos 800 socios. Fue creado en 1832 y está integrado por familias norteamericanas asociadas a la cúpula del poder, cuyo liderazgo se perpetúa de forma hereditaria. Según han denunciado varios investigadores independientes, la mayoría de ellos están implicados en narcotráfico y políticas eugenésicas para reducir la población del Tercer Mundo y de las minorías étnicas de los Estados Unidos.

 

Podemos mencionar también al Bohemian Club, fundado en 1879, el cual parece estar detrás del Proyecto Manhattan, que desembocó en las bombas lanzadas sobre el Japón. Se congregan en él los millonarios norteamericanos y las personas más poderosas e influyentes procedentes de doce países. Del Bohemian Club ha salido, entre otros, Colin Powel.

 

O la Comisión Trilateral, fundada en 1973 por David Rockefeller, que defiende una alianza mundial entre los núcleos dirigentes de Europa, Norteamérica y el Lejano Oriente. Sus miembros suelen pertenecer también al Bilderberg y demostraron su eficacia al colocar a Jimmy Carter en la presidencia de los Estados Unidos.

 

O la Round Table, fundada en 1891 con el objetivo de unir a los Estados Unidos y al Reino Unido bajo el mismo prisma imperialista y a la subordinación de todos los pueblos de la Tierra a la hegemonía anglosajona. El Council of Foreig Relations, la Mesa Redonda de Industriales, el Grupo de los Treinta (www.group30,org), los Peregrinos de la Libertad, el Pentaveret o el Comité de los 300 son otros grupos de presión que dirigen el mundo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

materia_oscura

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información