Política

El Mundo Ruso En La Estrategia De Moscú

El Mundo Ruso En La Estrategia De Moscú - Política

Los esfuerzos de Moscú para fortalecer su influencia en Eurasia siguen causando ansiedad en los estados de la periferia de Rusia, en Europa y en los Estados Unidos. La capacidad de Rusia para comprometer a sus compatriotas es ampliamente percibida como uno de los principales instrumentos de la influencia de Moscú en la región y una herramienta para recrear el estatus de gran potencia de Rusia. Una investigación más detallada de la política de Rusia revela, sin embargo, que los beneficios tácticos a corto plazo se compensan con costes graves y perjudiciales a largo plazo, entre los que destaca la disminución de la eficacia de la política de los compatriotas como instrumento de política exterior. Sin embargo, la narrativa de un mundo ruso se ha convertido en un factor importante en el desarrollo de la identidad nacional postsoviética de Rusia y su compromiso con el paisaje geopolítico euroasiático.

Los conceptos de “compatriotas en el extranjero” y “mundo ruso” han evolucionado dentro de dos discursos diferentes pero superpuestos. Cada uno de estos conceptos tiene su propia historia intelectual. Sin embargo, estas ideas tienen algo en común. Básicamente, ambos reflejan la tensión entre las fronteras estatales actuales de la Federación Rusa y los mapas mentales de “rusidad” que existen en las mentes de muchos rusos.

En 1992, el presidente Boris Yeltsin y Andrei Kozyrev, primer ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, introdujeron el término “compatriotas en el extranjero” en el léxico político. El término se refiere a personas que viven fuera de las fronteras de la propia Federación Rusa pero que sienten que tienen un vínculo histórico, cultural y lingüístico con Rusia. Estas personas quieren preservar estos lazos sin importar el estatus actual de su ciudadanía. Desde 1994, el concepto se ha convertido en una política estatal concreta, que se manifiesta en una serie de leyes y programas estatales, así como en algunas decisiones de política exterior.

Aunque ya había sido articulado por el presidente Vladimir Putin, el concepto del “mundo ruso” no empezó a penetrar en el discurso político hasta 2007. Este concepto tiene amplias connotaciones filosóficas y es mucho más amplio que el término “compatriotas”. Mientras que este último se basa en normas y definiciones legales, el “Mundo Ruso” es una idea definida puramente sobre la base de la autoidentificación. En 2014, estos términos convergieron prácticamente dentro del vocabulario político ruso, formando una narrativa nacionalista sobre la necesidad del renacimiento de Rusia como gran potencia y su revancha en el espacio postsoviético.

 

A pesar de su nueva prominencia, esta articulación y la cuestión fundamental que plantea el concepto del Mundo Ruso no son cuestiones totalmente nuevas. Durante al menos los últimos 300 años, la confusión sobre las fronteras que definen al pueblo ruso ha sido un factor importante en el desarrollo histórico de Eurasia. En ese tiempo, no ha habido criterios claros ni históricamente consistentes para distinguir entre “nosotros” y “ellos” en la conciencia nacional rusa colectiva. Las fronteras políticas, históricas, culturales y étnicas, así como los mapas mentales totalmente subjetivos que guían el pensamiento de la mayoría de los rusos hoy en día, no comparten congruencia, y las definiciones de estas fronteras están en constante movimiento y abiertas a un debate persistente. Este fenómeno tiene enormes y contradictorias implicaciones para las perspectivas de estabilidad, seguridad y paz en la región. Casi nunca una nación moderna, como “comunidad imaginada”, ha sido tan incierta en cuanto a sus fronteras y a los mecanismos a través de los cuales institucionalizar sus relaciones con sus vecinos.

El quid de los debates sobre las actuales fronteras de Eurasia es la incertidumbre constante de la relación entre la Federación de Rusia y los países vecinos poblados por personas de etnia rusa y otros eslavos orientales. Tras la caída de la Unión Soviética, millones de antiguos ciudadanos soviéticos se encontraron divididos según nuevas fronteras políticas, y muchos de los que se consideraban “rusos” se convirtieron en ciudadanos (o apátridas) de los nuevos Estados independientes que ahora son vecinos de Rusia. Esta es la realidad fundamental u “objetiva”, y es la elección de la élite nacional de Rusia si plantear o no la cuestión de estos territorios y poblaciones al nivel de las agendas oficiales de política interior o exterior, y en qué contexto.

Para los nacionalistas rusos, la cuestión siempre ha sido no si, sino cuándo, por qué medios y hasta qué límite geográfico deben reunificarse las zonas pobladas por personas de etnia rusa con la patria histórica. Hasta 2013, el gobierno de la Federación Rusa no ha llevado a cabo una agenda de este tipo. En su lugar, Moscú intentó aumentar su influencia económica y política sobre los gobiernos de los estados euroasiáticos. La participación significativa de los compatriotas en este contexto fue limitada, en parte por su bajo nivel de movilización política (con algunas excepciones, entre ellas Crimea). En 2014, después de un período de cambios dramáticos en Ucrania, Moscú dio un giro efectivo hacia la búsqueda de la agenda nacionalista radical en la anexión de Crimea y el inicio del proyecto Novorossiya que pretendía desmembrar a Ucrania. Más recientemente, tras el fracaso en Ucrania oriental, Moscú ha intentado volver a la normalidad en sus relaciones con el mundo ruso; sin embargo, el retorno al curso de la política de 1992 a 2013 se ha vuelto casi imposible debido al alto nivel de concienciación y a la mayor sensibilidad hacia la nueva “cuestión rusa” entre los gobiernos de los estados vecinos.

Un período de moderación y moderación

Después del colapso de la Unión Soviética, hubo dos enfoques principales para la nueva “cuestión rusa”. El primero fue un discurso nacionalista sobre un “pueblo dividido”. En la Rusia postsoviética, importantes figuras de la oposición intelectual y política, desde Alexander Solzhenitsyn hasta Gennady Zyuganov, argumentaron que la mayor caída de Rusia fue la discrepancia entre las fronteras estatales recientemente desarrolladas y las llamadas fronteras nacionales (entendidas en términos étnicos). El segundo fue la política lenta e ineficaz hacia los compatriotas rusos en el extranjero que estaba siendo promulgada por el gobierno. Moscú siguió una política moderada a este respecto hasta 2014.

En los primeros años caóticos después del colapso de la Unión Soviética, varios miembros de alto rango de la dirección ejecutiva rusa estaban de acuerdo con los miembros de la oposición en cuestiones relativas a las relaciones con la diáspora rusa. Esto fue especialmente notable en el período que se extendió desde diciembre de 1991 hasta la adopción de la nueva Constitución en diciembre de 1993. El vicepresidente Alexander Rutskoy y el asesor presidencial Sergey Stankevich insistieron en que Rusia reconociera a Crimea y Transnistria como entidades soberanas sobre la base de que la pluralidad de la población que residía allí era rusa o al menos de habla rusa. El presidente Boris Yeltsin no pensaba lo mismo. Durante la década de 1990, Rusia no apoyó los sentimientos irredentistas en Crimea, el norte de Kazajstán ni en ningún otro lugar con una importante comunidad étnica rusa. Hubo mucha retórica dura, en particular sobre el tratamiento de las minorías rusas en cuestiones de ciudadanía en Letonia y Estonia, pero la brecha entre las palabras y los hechos fue evidente. La mayor operación militar rusa durante estos años tuvo lugar en Osetia del Norte y Abjasia, las zonas sin grandes comunidades rusas. La naturaleza mesurada de la política actual de Rusia en relación con los rusos que viven en el “exterior cercano” fue el factor más importante para garantizar la paz en el resto del espacio postsoviético a lo largo de este cuarto de siglo.

Cambios revolucionarios y nuevos desafíos

Los acontecimientos en Ucrania a finales de 2013 y principios de 2014 fueron interpretados en Moscú como un golpe fomentado por Occidente en el territorio del mundo ruso. En palabras del Presidente Putin: “Y con Ucrania, nuestros socios occidentales han cruzado la línea…. Después de todo, eran plenamente conscientes de que hay millones de rusos viviendo en Ucrania y en Crimea.” El 7 de marzo de 2014, el secretario de prensa del presidente Putin, Dmitri Peskov, al comentar los acontecimientos de Crimea, anunció que Putin era el garante de la seguridad en el mundo ruso. Esta afirmación reflejaba un cambio fundamental en la narrativa oficial del Kremlin sobre el estatus de Rusia y sus obligaciones internacionales, un cambio de la articulación de un Estado-nación a una entidad más grande con fronteras inciertas. De esta manera, el concepto del mundo ruso se ha “securizado” y las fronteras estatales postsoviéticas se definieron como puramente condicionales. La satisfacción del Kremlin con el bienestar de los rusos étnicos en los estados vecinos se convirtió en la condición más importante de la inviolabilidad de esas fronteras. El Kremlin también comenzó a apoyar activamente a los pequeños pero vocales segmentos de la diáspora rusa que se autoidentificaron como los representantes políticos del mundo ruso que miraban hacia Moscú en busca de orientación.

Paralelamente a este cambio en la política oficial, la maquinaria propagandística del Kremlin afirmó que, por primera vez desde la caída de la Unión Soviética, los intereses de los rusos fuera de Rusia estaban siendo defendidos decisiva y eficazmente por Moscú. En noviembre de 2015, el Presidente Putin anunció en el quinto Congreso Mundial de Compatriotas Residentes en el Extranjero que la reunificación de Crimea y Sebastopol con Rusia se había convertido en un factor importante para la consolidación de los rusos en el extranjero y de todo el mundo ruso.

De hecho, Rusia -habiendo logrado lo que se describió como un gran éxito- había debilitado su posición estratégica en Eurasia. Hoy en día, el mundo ruso es percibido por los gobiernos de todos los estados vecinos con sospecha o animosidad como un instrumento de la influencia política de Moscú y, en el peor de los casos, como un conjunto de apoderados en una posible invasión rusa como la que está ocurriendo en el este de Ucrania. El proyecto inicialmente cultural del mundo ruso, en cuyo centro se encontraba el avance de la lengua rusa, ha sido desacreditado a los ojos del gobierno y del público en muchos estados vecinos.

Los rusos en las naciones vecinas enfrentan nuevos desafíos. Como tal, la nueva interpretación del mundo ruso complicó el estatus de las comunidades de la diáspora, y especialmente de sus miembros exitosos y bien integrados. En Letonia y Estonia, llegar a los rusoparlantes simplificando los procedimientos de naturalización, o abogar por el estatus de la lengua rusa como segunda lengua en las regiones con mayoría rusa, o abordar sus preocupaciones en materia de educación, se ha vuelto políticamente más difícil que antes de 2014. Los rusoparlantes se han convertido en objeto de campañas de propaganda y se encuentran bajo la estrecha vigilancia de varias agencias de inteligencia en el vecindario de Rusia.

La retórica del Kremlin sobre el mundo ruso se ha suavizado durante 2015 y hasta 2016, y Moscú también intenta reactivar sus políticas compatriotas anteriores a 2014. El gobierno aprobó un programa de trabajo moderado con los compatriotas en 2015-2017. El Ministerio de Asuntos Exteriores, la Agencia Federal para la Comunidad de Estados Independientes, los compatriotas que viven en el extranjero y la Cooperación Humanitaria Internacional (Rossotrudnichestvo), y las organizaciones no gubernamentales financiadas por el gobierno continúan refiriéndose al mundo ruso y al apoyo de los compatriotas como un esfuerzo legítimo de “poder blando”, diplomacia pública, derechos humanos y relaciones culturales. A pesar de estos esfuerzos, esta no es la imagen que prevalece en el mundo ruso fuera de Rusia. La visión del mundo ruso como una red activa de grupos marginales, potencialmente peligrosos, apoyados directamente (o dirigidos) por Moscú se ha convertido en algo común, especialmente en Europa del Este y los países bálticos.

Impactos en Eurasia

De las comunidades rusas en el extranjero, ninguna se enfrenta a un reto mayor que el de Ucrania. Hoy en día, Ucrania es efectivamente una causa perdida en el contexto del mundo ruso. Para gran parte de la población ucraniana y para toda la clase política, la idea del mundo ruso se ha convertido en sinónimo de guerra. Además, la influencia de Rusia en Ucrania se ha reducido significativamente, en parte porque ahora es poco probable que un candidato amigo de Rusia del este de Ucrania gane una encuesta nacional sin el apoyo de la población de Crimea. Muchos rusos étnicos han empezado a identificarse más con su ciudadanía ucraniana, mientras que aquellos cuyas lealtades son múltiples, dinámicas y a menudo inciertas han visto la guerra en el Donbass y se han alejado de un calvario similar en sus territorios de origen. El potencial de Moscú para movilizar a los rusos fuera de las pequeñas zonas del Donbass ha disminuido significativamente.

Más allá de Ucrania, Bielorrusia y Kazajstán son los estados clave donde la “cuestión rusa” será crucial para la seguridad, la estabilidad política, el éxito del proceso de nacionalización y la construcción de estados-nación viables cuando tenga lugar la sucesión política. La utilidad de la narrativa del Mundo Ruso en las relaciones con Bielorrusia ya ha sido reducida significativamente y en muchos sentidos se ha vuelto contraproducente. El Presidente Alexander Lukashenko ha recurrido tradicionalmente a los entusiastas de la estrecha integración con Rusia para obtener apoyo político. En 2015, sin embargo, giró, y se presentó en múltiples ocasiones con duras críticas a las afirmaciones de que Bielorrusia es parte del mundo ruso. En vista de las elecciones de septiembre de 2016, Lukashenko ha introducido filtros para impedir que los partidarios activos del mundo ruso lleguen al parlamento. También se ha resistido a que la fuerza aérea rusa tenga su base en Bielorrusia y a que se refuercen aún más los lazos económicos.

En Kazajstán, donde tanto el número absoluto de personas de etnia rusa como su tamaño como porcentaje de la población total han disminuido significativamente desde principios del decenio de 1990, las autoridades están decididas a definir y fortalecer una nueva identidad nacional. Los comentarios de Putin sobre la permanencia de Kazajstán “dentro del llamado’gran mundo ruso’, que forma parte de la civilización mundial” en agosto de 2014, no fueron bien recibidos por la élite kazaja. La implementación de un programa de transición del alfabeto cirílico al latino anunciado en febrero de 2016 forma parte del esfuerzo por distanciar al país lo más posible del concepto del mundo ruso.

Desde el punto de vista de la seguridad euroatlántica, la “cuestión rusa” en Estonia y Letonia es de suma importancia. Tras la anexión de Crimea, cualquier demanda legítima de defensa de los derechos culturales o lingüísticos de la población de habla rusa en los Estados bálticos se enfrenta a un nivel de desconfianza sin precedentes. Esto socava los esfuerzos locales para mejorar la situación de esas poblaciones. Los rusos de Estonia y Letonia que viven en Narva y Daugavpils (áreas con una alta concentración de rusoparlantes pero menos integradas y prósperas que en Riga o Tallin) podrían presentar algunas oportunidades a los ideólogos y actores de la “primavera rusa”. Muchos rusos en Letonia y Estonia tienden a adoptar el punto de vista de Moscú sobre el conflicto en Ucrania. Sin embargo, las contramedidas adoptadas por los organismos de seguridad e inteligencia de Estonia y Letonia contra los intentos de apoyar a los activistas locales de Rusia parecen ser muy graves, y también ha habido movimientos, hasta ahora insuficientes, para mejorar la integración de estas comunidades, contribuyendo también a eliminar el atractivo de tales ideas. La expansión militar de la OTAN en la región también reduce las posibilidades de cualquier tipo de intervención rusa al estilo de Crimea o Donbas. La decisión de la alianza de reforzar su presencia en los países bálticos mediante el despliegue de batallones listos para el combate es el refuerzo más significativo de la defensa colectiva desde el final de la Guerra Fría. La influencia potencial de Rusia en Lituania, donde la población rusa es pequeña y está dispersa, fue siempre mucho más limitada que en Estonia o Letonia.

La sospecha hacia Rusia de muchos miembros de la élite moldava también se ha intensificado. En el momento en que la idea del proyecto de Novorossiya circulaba en 2014, la posibilidad de añadir Transnistria a la órbita del mundo ruso y al proceso de redefinición de las fronteras cobró importancia. Sin embargo, esta cuestión ha sido retirada del orden del día.

La “cuestión rusa” no tiene la misma importancia internacional en otros países de la antigua Unión Soviética. La situación en Asia Central y el Cáucaso Meridional desde la perspectiva de la posición y los intereses de los pueblos de habla rusa y rusa ha permanecido esencialmente inalterada después de 2014. La diáspora rusa es relativamente pequeña, envejece y sigue disminuyendo. No se moviliza y, por lo tanto, no puede convertirse en un instrumento de la política exterior rusa.

Conclusión

La política hacia los compatriotas y el concepto del mundo ruso fueron concebidos como herramientas para permitir a Moscú honrar simultáneamente las fronteras postsoviéticas y abordar las preocupaciones de aquellos que no las percibían como plenamente legítimas. En 2014, esta retórica y las políticas se pusieron a diferentes propósitos, a saber, la justificación para la anexión de territorio soberano y el apoyo a los separatistas en un país vecino. El mundo ruso se convirtió en el marco conceptual que estimuló y justificó el nuevo enfoque de Rusia. Tras anexionar Crimea, Putin demostró que las actuales divisiones políticas del paisaje postsoviético no son el resultado incontrovertible de los Acuerdos de Belavezha, el acuerdo que declaró la disolución de la Unión Soviética, sino más bien el punto de partida de un proceso complejo e impredecible que se inició en 1991 y que continúa hasta el día de hoy. El concepto del mundo ruso permite a Moscú mantener las fronteras vagas, al menos retóricamente, con consecuencias inciertas para la seguridad regional. Sin embargo, en 2015 y 2016, se hizo cada vez más difícil y contraproducente para Moscú incorporar el concepto en su política exterior.

Dentro de Rusia, hay consenso en que Moscú tiene cierta responsabilidad con las personas que se identifican como rusos o rusoparlantes y que viven en los Estados sucesores de la antigua Unión Soviética. Fuera de Rusia, las alarmas suenan cuando Moscú habla de proteger a sus compatriotas o al mundo ruso, tras la anexión de Crimea y el inicio del conflicto en Ucrania oriental. El instrumento, una vez utilizado como potencia dura, no puede volver a convertirse fácilmente en una herramienta de potencia blanda.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

DavidFedz

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información