Ciencia

El neoconductismo psicopático

El neoconductismo psicopático - Ciencia

Es común que ocurra a lo largo de la historia. El creador de una teoría, de una corriente, de una hipótesis… siempre tiende a ser corregido por la propia historia. Algo lógico. Algo que no le exime de ser el padre o madre de esa teoría. Siempre ostentarán ese título. O así debieran, por el mero respeto. De ese modo, a Pávlov, nadie le quitará nunca el título de ser uno de los “fundadores” de las teorías conductistas. Siendo, además, la psicología, como es, probablemente, la “ciencia” menos empírica. De hecho, nada de empirismo lleva en ella. Y de científica, en su etimología la mayor carga de la misma. Sin embargo, y creo que es algo en lo que casi todos podemos estar de acuerdo, la racionalidad del hombre, sus propias experiencias, su propia esencia del alma, su visión holística tanto consciente como inconsciente, le exime (Por lo general) de responder de forma tan primaria  a estímulos y consecuencias. A la acción y reacción. Por cada persona, una mente diferente. Noticia positiva, ya que esta idea nos hace ver la peculiaridad del ser humano, y por lo tanto, su grandeza. Creo (Eso tengo oído) que existe una nueva corriente de la que alguien hace uso, que bien podíamos denominar el neoconductismo psicopático. ¿Qué que es esto…? Un narrador, no quisiera profundizar demasiado en él. Pero analicemos ciertos rasgos. Expongámoslos en guiones.

-Alienación (O intento) por parte de todo ente externo que contacte con el sujeto, sin valorar los daños, solo la consecución de un objetivo.

-Uso de cualquier técnica de maltrato, en cuanto a mayor crueldad e intensidad de la misma, mayor satisfacción de quien la ejerce, por creer, que más se acercará a su objetivo.

-El ejecutor de dichas técnicas, nunca se atreverá a comparecer. Hará uso de personas, siempre escudos humanos, destruyendo, por lo tanto, de una forma psicopática, enfermiza, cualquier arraigo afectivo por el sometimiento de ciertas personas y su interactuación para con el sujeto.

-Duración constante. (24 horas). Opresión permanente. Sin límite de tiempo, sin descanso.

-Aislamiento de la realidad y exención de los derechos humanos fundamentales, primando siempre el objetivo del malhechor, y sus negligencias, a la justicia.

Podría enumerar centenares de renglones de este neoconductismo psicopático, pero un lector juzgará de loco a quien se limita a narrar una corriente  conductista real, que sucede. Ahora, seré sincero. Creo que esos niveles de opresión, maltrato, y privación de la realidad durante años, llevarían a la rendición al 99,99999% de los sujetos que fueren expuestos. Quizá me quedé corto. Como afán por alguien de querer salirse con la suya, a toda costa, a base de destruir vidas y cometer injusticias, es una técnica fenomenal. Como técnica, soy sincero. Le doy un diez. Como esencia, me resulta repugnante y que no debiera ser permitida ni tener cabida en ningún ámbito social. Pero, recordemos. Hablamos de una efectividad del 99,99999%, quedándonos cortos en la estimación. ¿Qué ocurriría si se topa con el sujeto equivocado…? ¿Con quien sea capaz de aguantar esa tortura, esa experiencia, nunca antes aplicada…?

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

El Lobo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información