Literatura

El Noveno Pasajero



El Noveno Pasajero - Literatura

EL NOVENO PASAJERO

-Han sido los meses más largos de mi vida, y saber que falta poco, me emociona, pero, a la vez, me da miedo. No es la primera vez que me siento así, pues ya eh pasado por este recorrido varias veces, y ha sido ¡muy emocionante!, porque cuando se tiene la oportunidad de dar vida, siempre sientes que estas aportando algo bueno a este mundo tan decadente.- por lo menos, yo así lo veo – y eso lo hace gratificante. Sin embargo, en esta ocasión hay algo que me dice que será diferente, les cuento mi historia:
-Me encontraba en la tranquilidad de mi hogar, en mi cotidianidad como cualquier otro día, ¡ haciendo mis quehaceres !, y a pesar de que mi embarazo no me permita moverme como quisiera, ahí estaba lavando los platos, cuidando a mis 8 hijos. -¡Gracia s a Dios casi todos ya estaban durmiendo!- Solo el primer pasajero andaba por ahí, terminando sus labores escolares. Mientras escuchaba las historias del trabajo de mi esposo. Por cierto muy cariñoso y amable como él era. Claro, no era perfecto como creerían, pero cariñoso y amable al fin. Paso algo que no esperaba que pasar… – y no hablo del parto -…
– Como te iba diciendo Ada, el Sr. Carlos me dijo con un tono de superioridad: “Que si no cumplía con el trabajo de de hoy, iba a tener problemas”, y yo le dije: un momento, ¿usted me está amenazando?…
– ¡Ay! Me pateó.
– Apuee Ada vas a empezar con tus cosas, ¿no me vas a dejar terminar de echarte el cuento? ¿Qué te pateó?-
– ¡El babeé! , ¡Ay Ayayayayayayaiiii! corre busca un carro para ir al hospital-.
-Sebastián todo nervioso y asarao corrió y se tropezó con las sillas del comedor y ¡ CATAPLAN ! Al suelo fue a parar, pero como si fuera Usain Bolt cuando imprime toda su velocidad para ganar sus carreras, se paró y siguió corriendo nervioso pero a la vez emocionado.
– En cuanto a mí, el dolor se me estaba intensificando, ya no aguantaba. Los otros pasajeros ya se estaban despertando, pero logre que se quedaran dormidos, menos el primer pasajero, que estaba despierto y me estaba ayudando…
-Papi- le dije. –busca a alguien grande para que me ayude mientras llega tu papá, ¡ ve, corre rápido !-
-El, como todo un hombrecito, pues ya tenia 12 años, salió en busca de ayuda. Luego de unos minutos (Que fueron eternos para mí), llego con Michell, una joven vecina y amiga.
-Mamá, mamá, llegue, ¡ aquí esta Michell ¡ ella te va a acompañar mientras llega mi`apá,
Pero, mi noveno pasajero estaba más apurado en bajarse de su transporte que esperar su parada, empezó a empujar y a empujar la puerta, y de pronto…
– ¡¡ Ay, ayayayayayyyyy!! Creo que va a salir… ayúdenme ¡ayayayayayyyy! –
– ¿¡ Que hago sra. Ada !? –
– ¡ Ahí viene, ahí vieneeeeeee ¡, ayayayayyy…
Y asi, sin pedir permiso salió de su lugar como batazo de Miguel Cabrera por tercera base, prácticamente callendo en las manos de Michell, (menos mal que a Michell no le gusta el beisbol, porque si no fuera agarrado ese muchacho de piconazo para lucirse) estaba mas emocionada que yo pensé que la vinotinto había llegado por fin a aun mundial y ganado la copa del mundo.
– ¡ Lo agarre !, ¡ loagarre !, ese va a ser mi ahijado. (gritaba). –
Como al ratotote, igual que la policía en las películas, o la vida real como suele pasar, llego mi amado esposo.
– ¡ llegue ! aquí estoy, vamos a montarte en el carro, aquí esta Eduardo para llevarnos… ¡ conchale Ada tu no esperas a uno ! Me decía en tono jocoso. Con una sonrisa incrédula. Al ver que el bebé ya estaba en mi regaso.
La alegría inundo nuestra casa, pero también la insertidunbre, porque nueve pasajeros no siempre es fácil de llevar, ¡Que bueno que tengo y siempre eh tenido la ayuda de mi amado que es el chofer principal de este autobús!, El noveno pasajero no es que fuera el mas resaltante de todos mis hijos, pero la forma en que llego, siempre lo voy a recordar.
Saber como llegaste al mundo, y saber que desde tus inicios has contado con personas que han ayudado de una u otra forma para existir en este mundo, ( ya sea que te conozcan o no) te da una perspectiva de cómo debes vivir la vida, y ¡agradecer a quien hay que agradecer! Es algo que no debe pasarse por alto, aunque, hallas pasado por episodios terribles, frustrantes o malos en tu vida; ! todavía estas vivo ! Yo no se que número de pasajero fuiste tu, pero puedes cambiar muchas cosas para seguir adelante en este camino que llamamos vida.
Atentamente.
El noveno pasajero.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.60 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

nestor

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información