Sociedad

El nuevo hombre



El nuevo hombre - Sociedad

El hombre de hoy en día a perdido su rol. Antaño podíamos encontrarnos con dos tipos de hombres, el apodado «cowboy» que hace lo que le viene en gana con las mujeres y cuando quiere y la figura del «príncipe azul» un ser encantador y bello dispuesto a resolvérnoslo todo y darnos una vuelta en su caballo blanco. Eran guerreros, fuertes, con coraje y resistencia al sufrimiento (en la actualidad este rol lo asume la mujer) por lo que estás cualidades han quedado obsoletas en el hombre y también ha desaparecido la fémina encantada de que su vida y la de sus hijos dependiera de su marido.

No todos los hombres pero muchos se encuentran furiosos por su pérdida de poder sobre su mujer y ver mermados tantos privilegios. En su caso más grave puede desembocar en violencia de género o una violación en grupo no para poseerla sino para quedar por encima de ella, demostrar que él es más fuerte, que puede someterla. Otros desarrollan el síndrome de Peter Pan eludiendo las responsabilidades lógicas de su edad y buscando continuamente el sentimiento lúdico de ser un niño. Tanto se ha expandido este fenómeno que en América lo llaman «middlescent», es decir, adolescentes de entre 35 y 45 años, una pasada. Al igual que un niño de 20 se sienten inquietos, insatisfechos, con ganas de comerse el mundo y con ganas siempre de jugar sea al precio que sea.

Feminización: otros hombres se encargan al nuevo modelo imitando a las mujeres con su carácter romántico y obediente pero la mujer de hoy no busca un hombre débil y sumiso porque están sanas mentalmente otra cosa son las llamadas «feminazis» totalmente radicales que buscan en el hombre un exclusivo.

Por otro lado, en la actualidad, las mujeres no paran y tienen muchos roles que asumir. El estar activas, con oportunidades y no sometidas al hombre la depresión en la mujer, que según las estadísticas internacionales, es una enfermedad propia de la mujer, ha disminuido mucho en los últimos años. De los 25 a los 35 años se proponen ser madres y éxito en su trabajo, o como mínimo encontrar un empleo no muy precario. No da abasto porque las horas del día son insuficientes para todas las tareas que tiene que realizar.

Incluso cuando cumple 50 ya no padece el tan temido y conocido «síndrome del nido vacío». Sencillamente los hijos no se van: no encuentran trabajo, los salarios son escasos, lo sempiternos becarios o, con mucha suerte, un mileurista. También cae sobre ellas la carga de cuidar a sus padres ya ancianos… Vamos que el nido lejos de verse vacío se ve demasiado lleno. Así la mujer asume todos estos roles mientras el hombre se haya en crisis de identidad. La mujer actual es:

  • Madre
  • Trabajadora
  • Canguro
  • Geisha
  • Acompañante

Sienpre ansiosas, al borde de un ataque de nervios.

Se están intercambiando roles difíciles de afrontar tanto por un hombre como por una mujer. Se supone que el propósito es bueno pero también están apareciendo los extremistas tanto por un lado como por otro.

El instinto de protección del hombre, innato a él apaga su deseo cuando se da cuenta de que su mujer es independiente. La falta de libido del hombre por naturaleza solo puede recuperarse si la mujer retoma su papel de necesitar ser protegida.

En pocos años veo un mundo envejecido una población mundial llena de ancianos y con escasos niños.

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lorena Caballero Ortega

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información