Literatura

El odio al Infinito es el Génesis

El odio al Infinito es el Génesis - Literatura

Quizá parezca extraño que tengan alguna relación la geometría del espacio y la capacidad real que ya poseemos de liberarnos del combustible. El Campo eléctrico… Acaso no es toda diferencia distintas condensaciones de Odio primordial? Yo odio, luego Soy y el límite ¿no es amor desmedido hacía sí mismo tanto que es una exclusión del esto y la única forma de relacionarse con el resto? El límite es algo extraño. Existente en el bosón y en el cuásar, no podemos decir que existe sino que es la infinita subdivisión de lo que existe ¿No es el odio la perpetua promesa de destrucción de todo? Mientras existo, me odio con mi existencia, existo con el límite, me limito con mi odio. Al odiarme a mí mismo creo una relación con lo demás. Al limitarme me creo a mí mismo. Al subdividirme con el odio construyo el resto del universo. Aceptando esto, será extraño que tengamos el absoluto tan cerca que es siempre invisible, que nos sea interno e inaccesible, superior y cognoscible, externo e inefable. 1000 voltios alternos a 1 cm de distancia, generan según la indiscutible Física, una energía asociada de 10 millones de watios por metro cuadrado… y Tú luz que naciste ciega, que vives en un tiempo congelado por algoritmos, eternidad detenida por la meta, infinitud que se coge con la mano, se incomprende en los molinos y en las cuevas guardas silencio. Luz triple, como idea de novedad, como reflejo del arte, como objeto de la natura, estén en paz tus tres cabezas pues sueltas a tus prostitutas estrellas para aplacar el hambre del perro de la oscuridad… Diez millones de vatios por cada vatio, cuantos infinitos por cada cero, cuantas muertes por segundo para no detectar la vida que hiela la sienes donde se sacia el pensamiento que rompe el cáliz de la forma, Y tú finitud, que debes variar según los dictados de tu brevedad, que nos arropas y proteges como una sombra solidaria al cuerpo que no se aparta nunca del verano maternal de lo que acaba ¡El odio encendió hogueras de amor al principio, cuando aún no sabía que el tiempo era aún peor que la eternidad e incendiaste el invierno de lo infinito con los restos del alma que lo veían, con la partes del cuerpo que lo tocaban! Os perdono, de corazón, aún cuando no sabías que con el  límite de la luz creabais el mundo…. ¿Cómo se desanda el camino? Antes de pagar todas las estrellas con la muerte y la mandíbula del perro de la noche caiga en el agua seca de mi sangre muerta ¿Cómo? Pruebas tan claras de la eternidad de la energía hacen en realidad infinita a la energía como la superfluidez del Helio, la Rosa de Planck, el efecto Cassimir o la corriente Josephson, muestran que somos más sofistas que científicos, más retóricos que racionales. Para quien aborrece o ignora a Ovidio, prefiere quedar preñado de la Fé de sus dogmas antes que persuadido de la claridad de las pruebas. Qué importa: Dafne se convirtió en Laurel huyendo de Apolo y Niobe en roca a causa del dolor de la muerte de sus hijos asaeteados por el sol y la luna ¿No se crean y destruyen los gluones varios billones de veces por segundo? ¿Es más difícil creer en la inmortalidad compartida de Cástor y Pólux que en una fluctuación de la nada que eyacula inútilmente el universo? Muchos me maldecirán pero entre la Física y la Mitología la única diferencia son los nombres. Exagero: lo siento, la diferencia es que el poeta no cree en la realidad de sus versos. Menos afortunada es la ficción del físico que solo puede medir la verdad por su capacidad de destruir la natura con la técnica, olvidando muchas veces como mitos también las leyes que le permitieron destruirla.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 5 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Amilcar Hamilton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.