Anuncios
Cine y Televisión

El Oeste De John Wayne Y De James Steawart

El Oeste De John Wayne Y De James Steawart - Cine y Televisión

Y 23 años después se reinventó, por supuesto dejando su firma, anclado en otra época. Aquellas áridas tierras, montañas solitarias donde el agua no brotaba, la evolución se estancaba, eran ciudades sin ley. Solo hombres rudos podían ser los personajes que aparecían en la pantalla. Tras dejar al espectador encerrado en un cuarto pequeño de madera, balanceándose de un lugar a otro, con el sonido de fondo del relinchar de los caballos. Enfrente, un retal de elegante látex o terciopelo cubría el sofá, cómodo y acolchado. Nadie se fijaría en aquel revestimiento cuando arriba estaba ese hombre, aquel actor  que perduró en el tiempo, aquella estrella que no explotó dejando una estela de luz. Se volvió a ver junto a las cámaras, interpretando con el mismo director y con el mismo vestuario. Un hombre con el rostro medio tapado debido a su sombrero cowboy, mandíbula prominente, pequeños ojos aunque penetrantes.

Un semblante beligerante amenazaba en cada conversación de la diligencia. Solo una persona logró encontrar en la cara de aquel joven John Wayne un atisbo de tristeza y venganza que lograba  ocultar con una Alexitimia que solo dinamitaba con las amenazas de muerte. 3 balas se convirtieron en una promesa y una ilusión de vivir con Dallas tornó la situación con el final que nunca olvidara el espectador. Sin razón, desdeñando por completo la coherencia humana, hilvanado los próximos atracos y las copas de whisky que eran el somnífero perfecto cada noche de saloon.

Un poco más de dos décadas después, el declive de aquel personaje era evidente, pero su herencia en el cine ya era latente. Un antihéroe, a primera vista sin moral, aunque paulatinamente forja su camino con acciones precisas y adecuadas que lo encauzaran a ser un héroe. Un personaje fuerte, masculino y por supuesto, atormentado por lo vivido. En El hombre que mató a Liberty Valance el impávido John Wayne dejó el protagonismo a una nueva imagen, un estandarte moderno, a James Steawart, un hombre endeble que  muestra más valor por la inteligencia y la honradez que le gobiernan que por la fuerza física, aunque con los mismos ojos azules y esa piel morena. Supone un punto de inflexión en el cine hollywoodiense, en otras palabras supone un hasta la vista para Jonh Wayne.

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Deo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información