Literatura

El Ojo De Zaleuco

El Ojo De Zaleuco - Literatura

Zaleuco de Locri fue un legislador griego que vivió en el siglo VII antes de Cristo.
El hombre, segun dicen, fue discípulo de Pitagoras aunque no fueron contemporáneos, pero uno no va a discurrir sobre esto 2 mil años después. Si se sabe que fue instruido por Atenas en sueños, cosa que pasaba seguido entre los sueños de los griegos en esa época y que hoy día ha pasado de moda.
Antes de ser legislador, en los tiempos donde alucinaba con la diosa Atenas, Zaleuco se dedicaba a ser un pastor esclavo.
Ya en la legislación fue en beneficio de la aristocracia, obviamente, aunque su estilo era neutral y hacía mucho hincapié en las leyes referidas a los delitos.
Así fue que Zaleuco se convirtió en sinónimo de justicia y honradez.
Un día de esos su hijo, algo menos honesto que el buen Zaleuco, se metió en problemas legales cometiendo delito se adulterio. Para entonces la pena era la ceguera total con la extracción a mano de los ojos del adúltero, ley impuesta por el mismísimo de Locri.
Ante el acontecimiento, que debió ser de gran repercusión mediática, el legislador tomó la decisión de perdonar a medias a su hijo y lamentablemente para el que no gozaba del vicio de la corrupción, decidió arrancarse uno de sus ojos dejando en claro que también fue culpable del delito al no haber criado a su hijo con modales civilizados.
Así fue que el buen hombre quedó tierno en manos de su equidad brava y justa.
Desde entonces es recordado por el acto de honor y responsabilidad, cosa que tanta falta le hace al mundo contemporáneo embarrado de malicia e impunidad.

Aquí algunos fragmentos de sus leyes más sobresalientes que, aunque hoy día parecieran algo escandalosas por el uso de esclavos en una sociedad, por ese entonces, desmedidamente retrógrada:

A ninguno se le permita alienar su patrimonio, si no le acaece alguna desventura, reconocida públicamente.

A los locrianos no se les permita poseer ni esclavos ni esclavas.

Sáquense los ojos a los adúlteros.

Prohíbase a las mujeres llevar vestidos dorados y sedas refinadas si no es para casarse.

Deben las mujeres casadas vestir ropas blancas al caminar por el ágora con sus criados, e ir seguidas por una esclava. Las núbiles pueden llevar ropa de varios colores.

No se debe acudir con espada a la asamblea.

Condénese a multa a quien, volviendo de lejanas regiones, introdujesen novedades.

Condénesa a muerte al enfermo que hubiese bebido vino contra la prohibición del médico.

Prohíbase llorar a los muertos… tras haber sepultado el cadáver.

Prohíbase emprender juicio entre dos partes si antes no se ha intentado la reconciliación.

Impídase la venta de comestibles por otros que no sean sus productores.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

elartededecir

2 comentarios

  • Estimado Gaspar, veo que estás muy versado en filosofía y me encanta.. Sinceramente tengo que valorar tu osadía al escribir este artículo por dos razones:la principal es la aptitud ante la culpa que como bien dices hoy en día está escasa junto con la coherencia y la segunda transcribir sus leyes que darían para una tertulia completa. Sinceramente:¡Gracias!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información