Literatura

El paralenguaje



El paralenguaje - Literatura

Solemos decir que los seres humanos somos la raza más inteligente de la creación debido a que podemos interrelacionarnos con nuestros semejantes.
Pero existen también otros tipos de lenguaje y entre ellos incluyo el lenguaje de gestos y el paralenguaje. El lenguade de los gestos es muy significativo. No tenemos ni la más remota idea de cuántas emisiones de mensajes estamos emitiendo los humanos día tras día, minuto a minuto, con nuestro lenguaje gestual.
También los animales, además de su lenguaje natural (ladridos, aullidos, barritaciones…) se dejan entender por medio de los gestos.
Pero deteniéndonos ya en el paralenguaje, si observamos, los castillos, los edificios, los nidos de ametralladoras en lo alto de las playas… Las iglesias, todos estos monumentos hablan de por sí.
Recuerdo un viaje en tren por España al lado de un veterano militar que había luchado en la guerra civil española.
El veterano militar, ya entrado en años, miraba hacia un castillo con un atisbo de tristeza. Y, después, de quedarse mirando largo rato hacia él, me dijo: ¡Ah! ¡El castillo! Si hablara…
Porque se refería lamentablemente a episodios de fusilamientos que acaecieron durante ese periodo de nuestra historia.
También estos edificios con su paralenguaje nos dan a entender que son testigos también del paso de los años, que son un poco los jueces de todo lo que ocurre a su alrededor.
¡Cuántas parejas de ennoviados han caminado al lado de los castillos! ¡Cómo recuerdan los muros de las iglesias los enlaces matrimoniales que hubo entre sus muros!.
Y también los cañones que se dejan ver en algunas ciudades rememoran los esfuerzos bélicos de sus soldados.
Y el paralenguaje de las estatuas; estatuas de personajes, de protagonistas de la historia, que el tiempo se resiste a abandonar en el olvido. Ahí están los próceres de las ciudades, los héroes de la patria, hablando con su silencioso paralenguaje pero sin dejar de decir.
He aquí que hemos encontrado a un sinfín de oradores que nos hablan desde el silencio.
En todas las partes y rincones del mundo podemos encontrar a uno de estos oradores, atrayendo, aunque ello no lo sepan, a verdaderas multitudes ávidas de escuchar sus historias.
Ha habido palabras y discursos de viva voz que han cambiado al mundo, o al menos le han dado un giro de importancia.
Sin llegar a emitir sonidos fonéticos, también los monumentos que hablan en su forma de paralenguaje, de alguna manera, están cambiando al mundo: si alguien se fija en un nido de ametralladoras situado en lo alto de una playa, uno puede recordar los tristes enfrentamientos bélicos que hubo dentro de la misma nación. Si uno ve los pecios en el mar, le viene a la memoria los naufragios de los barcos; y lo que puede deparar la mala fortuna; pero también nos trae el recuerdo de la belleza insondable de la vida del mar.
Si se piensa, es pena que estos habladores del paralenguaje no puedan emitir sonidos fónicos, puesto que entonces el mundo sería una verdadera sinfonía de diálogo.

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ArturoJuan

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.