Ciencia

El Pensamiento Crítico Y La Tierra Plana



El Pensamiento Crítico Y La Tierra Plana - Ciencia

Lo inevitable de tener que ser autorreferencial

Todo comenzó cuando en vivo, aquel 9 de septiembre del 2001, pude ver en directo, desde mi casa, como caían las torres gemelas en Nueva York. Y a partir de ese momento, no solo comencé a cuestionarme lo que para mi y para muchos era indudable como que E.E.U.U. era el verdadero “mundo libre” y seguro, sino que ellos mismos MENTÍAN y eran capaces de decirnos en la cara que tres edificios colapsaron como lo hicieron, por el impacto de dos aviones contra su estructura. Y eso ligado a un tercer avión estrellándose en el pentágono sin dejar rastros, o un cuarto avión que literalmente se enterró también sin posibilidades de rescatar ninguna clase de restos.

Imagen relacionada

Algo estaba sucediendo, sin dudas, algo que era una gran mentira sustentada por gobiernos enteros y que ponían a prueba nuestra capacidad de crédito en las insitituciones. Luego comencé a cuestionarme el viaje a la luna, presuntamente ocurrido en el año de mi nacimiento, así como cada expedición espacial hasta la fecha. Sin que, al momento, tenga algo que me asegure que se hayan producido. Simplemente no hay pruebas tangibles más allá de fotos retocadas o videos con bloopers.

Creer o no creer, o ¿en qué creer?

Y este es el punto en el que tengo que aclarar que no me considero un conspiranoico. Fui educado en el nivel primario en una escuela católica pero no llegué a confirmarme y luego de reconocerme ateo un largo período ahora me auto califico como agnóstico. El agnosticismo es el que me permite dudar de todo al mismo tiempo que me da la capacidad de aceptar o rechazar teorías de acuerdo a las evidencias que se me presenten. En definitiva, el agnosticismo es el que me da la mayor libertad para el PENSAMIENTO CRÍTICO.

Imagen relacionada

 

El segundo evento que me moviliza a pronunciarme cada vez más en un sentido sobre mis percepciones de acuerdo a ciertos temas, sucedió hace unos pocos días, con la muerte de George W. Bush. Hice un posteo de Facebook preguntándome “¿Qué hubiese sucedido con todo lo referido al 9-11 y las guerras posteriores sin este señor y su hijo?” y provoqué que un amigo saliera a cuestionarme fuertemente (en realidad, defendiendo al viejo George), otro contacto militar a reafirmar su creencia en los atentados y luego hasta mi primo, el real instigador a que esté escribiendo esto ahora mismo, que me dijo “lo único que te falta es convertirte en un terraplanista antivacunas”. Esto realmente despertó mi bronca, porque se trata de un científico (es biólogo genetista) que me estaba dando total descrédito e intentaba ofenderme con algo a lo que consideraba (como yo mismo en ese momento) una verdad indiscutible.

Luego de negarle que no tenía nada contra las vacunas y que la tierra era redonda, le aclaré que el tema central era mi descrédito por la caída de las torres y tuve una pequeá satisfacción cuando admitió que para él, las torres cayeron porque los terroristas “se las arreglaron para plantar un par de bombas”.

Ok, no es que tampoco se haya creído las versiones oficiales, por lo visto.

¿La tierra plana como respuesta a un nuevo orden mundial?

Pero lo que si logró despertar mi curiosidad, ¿qué era todo eso del terraplanismo? Me sumergí de cabeza en youtube a la pesca de material ridículo y sectario (que lo hay) pero en su lugar lo primero fue una gran cantidad de evidencias en video de cosas que no cierran tal y como las aprendimos. A saber:

 

  1. NASA: no existe un solo video o fotografía de la forma o superficie terrestre que haya sido tomada “desde el espacio” que se corresponda con las demás, que no parezca un retoque fotográfico (con clonaciones incluidas), o que se mueva con lógica y naturalidad de acuerdo a la presunta velocidad que lleva. Lo mismo las estaciones espaciales filmadas sobre fondos de croma, sus tripulantes colgados de cable y con gel en el pelo para simular gravedad cero, y los movimientos que les permiten hasta tocar la guitarra en vívo y perfectamente sincronizados con gente en tierra.Resultado de imagen para mentira nasa iss
  2. Dentro de la atmósfera no existe un solo video que muestre la curvatura terrestre, cuando debiera notarse de alguna manera. Todo lo que hay son filmaciones con lentes ojo de pez, que simulan una curvatura de gran angular desde un globo aerostático. Bastante patético como prueba. También está comprobado que los aviones vuelan sin corrección de curvatura y en lineas rectas, sin rectificar. Y desde ningún vuelo se ven tampoco curvaturas desde las ventanillas de la nave, ni tampoco la determinan los giróscopos a bordo. Los aterrizajes “de emergencia” por otra parte, terminan siendo mas lejanos que el destino según el globo terráqueo, pero consistentes con el mapa plano.
  3. Cuanto más nos permite la tecnología ver hacia el horizonte más lejos (con cámaras hogareñas o semipro más potentes) más capacidad tenemos de ver edificios, naves y montañas que supuestamente quedarían por debajo de la curvatura terrestre. No hay reflejo posible en el cielo que lo permita, según las explicaciones más disparatadas que se intentan.Resultado de imagen para tierra plana horizonte
  4. Siempre se ven las mismas constelaciones, a lo largo de siglos pero supuestamente nos movemos a velocidades infernales por el universo. Inconcebible.
  5. El agua no siempre está a nivel y no hay forma de que se pegue al globo terráqueo, ni por la supuesta ley de gravedad que en realidad no responde a todas las cuestiones a las que si lo hace el electromagnetismo.

Imagen relacionada

Y así muchas otras preguntas y cuestiones a las que se puede demostrar con simple observación pero deben apegarse, según la ciencia, a lo que dicen algunas fórmulas que no tienen aplicación práctica.

No voy a recomendar un canal en especial, les propongo que si se plantean las dudas de lo que les expongo hagan una simple búsqueda y los tendrán por millones. En mi caso descarto las explicaciones y referencias bíblicas porque no me interesan más allá de su valor histórico, pero quedará en cada uno lo que quiera elegir como sustento a sus propias teorías.

De hecho no diría que podría llegar a convertirme en “terraplanista” con todo lo que eso implique, pero de ninguna manera podría seguir creyendo en una NASA manipuladora o en teorías científicas absurdas y doctrinarias.

En punto es que si pudiésemos evitar el ridiculizar a quien viene con una idea distinta a la que conocemos, y escuchamos lo que tiene para decir, y mejor aún, luego lo comprobamos de una manera simple y somos capaces de poner en duda nuestras propias fuentes previas. Aunque las mismas sean las que usan muchas otras personas, pues estaremos desarrollando un pensamiento crítico. No uno conspiranoico, ni uno religioso, sino de quien se cuestiona y se hace preguntas para llegar a una verdad que, al menos, responda un mínimo de las preguntas que permanecen sin respuesta.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.52 - 23 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Henry Drae

4 comentarios

  • Podemos creer en todo lo que nos llega de los medios, o lo que leemos, incluso en lo que nos cuentan, o no creerlo.
    Pero de lo que sí tenemos que ser capaces es de usar nuestro derecho a dudar, reflexionando y evaluando sobre lo que percibimos y sobre lo que nos comunican. Esa es la capacidad que necesitamos potenciar para realizar una criba acertada conforme a nuestra singularidad personal.
    Esto es lo que tú en tu artículo propones, invitándonos a usar nuestro pensamiento crítico, nuestra capacidad para esclarecer la verdad de una información y alcanzar una idea justificada al respecto ignorando posibles sesgos externos.
    Un artículo muy interesante y valiente.

    • Muchas gracias! Es que lo primero que veo cada vez que se propone algo fuera de las convenciones históricas, es el impulso a la agresión y a la burla. Y eso crea una barrera enemiga declarada del pensamiento crítico.

      • Efectivamente, ese impulso es una emoción que acompaña a una gran mayoría de intolerantes. No en vano, la burla siempre surge del miedo a lo desconocido y de la incapacidad de comprensión, y puede oscilar desde una leve crítica absurda, hasta el más profundo de los odios y la violencia. La gente no piensa. No sabe pensar. Y una mayoría aplastante confunden creencias con pensamientos. No obstante gracias a personas como tú, aquellos que necesitamos ampliar conocimientos y expandir nuestra conciencia podemos avanzar. Se trata de dejar constancia de aquello que a uno le azuza desde dentro en una sana necesidad de compartir, y quien tenga oídos que oiga. Buen trabajo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información