Literatura

EL PEQUEÑO CIRCO DE COLETTE



EL PEQUEÑO CIRCO DE COLETTE - Literatura

Soñaba con dirigir un circo y viajar por todo el mundo.
Soñaba con trabajar rodeada de los más excepcionales artistas.
Soñaba con crear espectáculos que engendrarían otras realidades, otros mundos.
Aquellos mundos fabulosos, grotescos, increíbles, serían tan grandiosos que absolutamente nadie podría permanecer indiferente ante la emoción más intensa y perfecta que jamás hubiesen experimentado.
Un circo que cambiaría las vidas de todos aquellos ingenuos, valientes y desesperados que decidieran aventurarse entrando en él.


Y como no podía permanecer quieta ni por un instante, Colette, con seis años recién cumplidos, cogió su anhelo desbordante por experimentar y su amor infinito por la naturaleza y creó su primer circo. Le bastó una pecera y un cartel rojo adherido al cristal que gritaba: “Le Petit Cirque”.
La enorme pecera, que albergaba la primera puesta en escena del torrente creativo que era la pequeña, había sido el único legado de su abuelo Louis Jules, el más joven de los Dufort, querido y recordado por su valerosa actuación durante el cerco bélico de Bismarck, odiado y vilipendiado por su hija menor, la más rebelde e incongruente de las tres hijas del capitán y madre, sólo por obligada conveniencia, de la magnífica niña Colette.
Fortuna para ella, desgracia para sus ancestros, a nadie de la familia se parecía Colette; boca pequeña de labios finos, cara alargada, poco femenina para el gusto de su distinguida abuela materna, ojos enormes de color turquesa y trenzas apretadas para contener el mar de pelo rojo y revolucionario que había heredado de su querido padre, el hombre más alto y hermoso que jamás había visto ni vería, su queridísimo aviateur. El único que, divertido y amoroso, aceptaba todas y cada una de los miles de millones de matices que hacían de Colette la pequeña más interesante y fantástica de cuantas se habían hospedado en aquella villa señorial de vagos recuerdos y esplendor decadente.


Aquella calurosa tarde, Colette entró en la casa con expresión risueña y definitivamente satisfecha con su deliciosa creación de flores, insectos y reptiles que se escondían tras las enredaderas que, cuidadosamente, había colocado con ramas e hilos para dar a luz a su primer espectáculo circense, protagonizado por una naturaleza que sólo ella percibía en todas sus dimensiones, en toda su belleza. Recortes, bolas y pequeños accesorios elaborados con cartones, piedras y masa de pan, conformaban la primera de sus futuras creaciones.
El cansancio, derivado de tal concentración y trabajo creativo, la atrapó en un sueño profundo que pronto le regaló un escenario onírico lleno de azules y blancos que se contoneaban al son de notas musicales alegres y desenfadadas que la invitaban a bailar y saltar. Pero enseguida entendió que no era tierra lo que pisaba y que los algodones que con ella danzaban eran nubes esponjosas que podía oler, tocar y saborear desde la cesta del inmenso globo arcoíris que la transportaba. De pronto, el paisaje se volvió oscuro y el azul dio paso al gris, el sosiego huyó y comenzaron los vaivenes de una tormenta furiosa que pugnaba por destruir el globo y la valentía de la pequeña. Asustada se hizo un ovillo tembloroso, agarrando sus rodillas y tapando sus oídos de los truenos que la gritaban.
Despertó y comprobó que, aunque empapada en sudor, intacta se hallaba y que la tormenta de su sueño era real fuera de la casa. Si pensarlo, descalza y aún algo aturdida, salió corriendo hacia el patio trasero y al llegar a la puerta cayó de rodillas herida por la visión de “Le petit Cirque”, destruido en mil pedazos agonizantes que, esparcidos por doquier, se despedían de su pequeña creadora de ojos preñados de tristeza y de ira.
Una única lágrima rodaba por su mejilla cuando, al volverse hacia la sala, vio llegar a su abuela apoyada en el robusto y austero bastón.
– Habrá sido un rayo, querida.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.29 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Maragla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información