Literatura

El Perro De Las Dos Tortas.



El Perro De Las Dos Tortas. - Literatura

El perro de las dos tortas.

 
Ahí estaba Ringo, sentado en la banqueta de alguna calle cualquiera, esperando a que a un descuidado se le cayera un pedazo de torta o tirara la mitad de su tercer jocho, de esos dé a quince.
Era medio día, ya comenzaba el calor y sentía una sed de perros, la lengua le escurría profusamente. Miro a su alrededor pero no alcanzaba a ver ni un miserable charco, todos se habían evaporado.
Caminando un poco, y jadeándole la falda y el pantalón a cada persona que pasaba por el lugar, se le acerco una muchacha compadecida.
―Húy… Ternurita― Le dijo la chica a ringo― ¿tienes mucha sed?― le pregunto, mientras que de su bolsa sacaba una botella con agua y la comenzó a verter, chorro a chorrito en el hocico de Ringo, este no pudo contener la felicidad y la expresó con fuertes sacudidas de cola.
― ¡Qué bonito esta tu perro!― exclamo la voz de un hombre a sus espaldas, provocando que Ringo y la chica voltearon con curiosidad.
―no es mío―contesto la chica― solo note que tenía sed y le di un poco de agua.
― ¡Ha que buena onda eres!― comento el ― me gustan las chicas como tu ¿sabes?, me llamo Samuel―.
―ha… hola, yo soy Susana― respondió ella algo consternada.
Ringo, que en ese momento se sintió relegado soltó unos ladridos y Susana volteo melosa diciéndole ― ¡Huy que te pasa hermosa criaturita, mi vida!
En ese momento Samuel aprovecho para coquetearle un poco más y le dijo ― ¿sabes? me gustan mucho las chicas como tú, que son buenas con los animales, ¡sobre todo con los perros!
― ¡No me digas!― sonó la voz de otra mujer detrás de el― ¡púes si se nota que te gusta andar de perro! ―
―Al darse la vuelta, Samuel reconoció de inmediato a su cita de la tarde. ― ¡Gloria!― exclamo este― ¡No es lo que tú estás pensando, no te esperaba tan temprano!
― ¡Pues fíjate que me quede de ver con mi hermanita Susana!, si, la chica a la que le gustan los animales, ¡pero déjame decirte que no le gustan todos he! y ya nos vamos a ir a dar la vuelta, y mientras tanto tú puedes hacer otra cosa, y te vas a quedar como el perro de las dos tortas, nada más mirando, así que adiós Samuelito.
Susana y Gloria se alejaron con Ringo acompañándoles, mientras, Samuel se quedaba solo musitando ― ¡maldito perro suertudo!

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.00 - 4 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

nakloh

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información