Sociedad

El Poder De La Televisión.

El Poder De La Televisión. - Sociedad

Leí hace apenas unos minutos sobre este tema relacionado con Perú, pero me parece que el fenómeno es mundial.  Si bien habrá algunas excepciones estoy seguro de que en todos los países la baja calidad de los programas de televisión es palpable y generalizada.

Este asunto debería preocuparnos profundamente pues no se trata solamente de tiempo perdido frente al televisor.  Los dañinos mensajes que constantemente recibimos moldean la mente, forman opinión y dirigen a las sociedades a pensar y actuar de manera determinada en forma inadvertida.

No puedo asegurar que la televisión sea la culpable exclusiva de los males de este mundo sin embargo, puedo afirmar que contribuye activamente a ellos.  Vivimos en sociedades más cínicas, más corruptas, más violentas, mucho más vulgares, menos humanizadas, menos cultas y tremendamente egoístas y superficiales.  Si analizamos los programas de la televisión en todos los países, seguro encontraremos que exponen precisamente esos principios y comportamientos que van permeando en la sociedad vulnerando con mayor facilidad y por desgracia a los más jóvenes.

Alguien dirá.  Si no te gusta cambia el canal.  Pero si en todos los canales se ofrece basura (como así sucede), estamos frente a una situación sin alternativas.

Nadie se salva.

Si observamos con cuidado, nos daremos cuenta de que hasta los programas aparentemente inofensivos como los deportes o los noticieros nos lanzan mensajes muy negativos no debido a su contenido, sino derivado de su tratamiento.

Las barras de deportes no están diseñadas para promoverlo sino para ofrecernos espectáculos deportivos en los que además del juego, se nos ofrece la vida personal de los protagonistas.  Los jugadores ya no son valorados exclusivamente por sus habilidades en el deporte que practican; hoy en día el físico, la pareja, el dinero que se gana, el ser o no carismático es posiblemente en conjunto, más importante que ser un buen jugador (que no necesariamente deportista), con lo que recibimos un mensaje completamente tergiversado del deporte.  Además, sólo se nos ofrecen aquellas disciplinas que tienen valor comercial televisivo es decir, que generan dinero, toneladas de dinero mediante su promoción y exhibición a través de la televisión mientras que otras especialidades menos comerciales quedan en el olvido.

Por si fuera poco, los personajes de éstos espectáculos deportivos aunque por una parte son artificialmente enaltecidos, por la otra son tratados como simples mercancías que tienen vigencia mientras despierten interés (muchas veces morboso) con el que se pueda lucrar y ganar dinero y sin ningún respeto verdadero por la persona.

Los noticieros también entran en el juego a mi parecer de varias formas.

En primer lugar hoy en día tenemos un exceso de canales y de espacios informativos.  Canales dedicados durante toda la jornada a difundir la noticia.  En su afán de cumplir con el horario tan extenso, disminuyen la calidad del contenido que ofrecen entregándonos información inútil.  Tristemente desaprovechan la ocasión que ahora tienen de no estar bajo un  horario tan limitado y continúan entregándonos encabezados sin sustancia, temas sin contexto.  Nos quitan la oportunidad de conocer a fondo un tema que pudiera ser importante y nos saturan con fragmentos que además, repiten cada media hora durante todo el día.

Debido a que los medios hoy en día están dominados por bloques corporativos, es decir, un solo dueño es propietario de varios medios informativos ya sean, canales de televisión, periódicos, estaciones de radio etc., no existe variedad de líneas editoriales y con ello, se elimina la opción de tener diferentes enfoques sobre un mismo asunto y poder alcanzar un criterio más sólido y mejor formado.

En otros casos, los informativos difunden noticias que no son tales.  Hablo de los segmentos pagados por alguien, que tiene interés en que dicha información se divulgue para que con ello, obtenga algún beneficio directo como pudieran ser marcas comerciales o indirecto, como pudieran ser gobiernos, políticos y ciertos personajes.  En estas ocasiones el espacio informativo se vuelve especialmente perverso pues no sólo presenta como noticia algo que no lo es, sino que contribuye a manipular la opinión del público por intereses económicos.

Ejemplos se me vienen a la mente muchos más, pero espero con éstos haber dejado clara la idea.

Para aquellos a los que les interese el tema, les recomiendo una excelente película titulada en español “Recupera tu cerebro” o en inglés “Reclaim your Brain” del director austriaco Hans Weingartner.  La puedes encontrar en YouTube traducida al español.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

PabloTorres

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información