Tecnología

El porque comprarte un coche nuevo puede ser tu peor decisión



El porque comprarte un coche nuevo puede ser tu peor decisión - Tecnología

 

Todos hemos anhelado alguna vez, el comprar un coche propio, un Mercedes, un Audi, o un Maserati para los más ambiciosos, pero un coche nuevo puede desgraciar tus finanzas, sobretodo, si eres alguien que está en la universidad, como es mi caso, o recién empezando un trabajo. Yo veo a mucha gente de mi edad, ilusamente pensando en pedirle dinero a sus padres, mediante préstamos o partiéndose el lomo a trabajar, para conseguir un coche del que puedan presumir, o simplemente, como medio de transporte, lo cual me parece triste. Bueno, dicho esto, te voy a explicar por que pienso que comprar un coche nuevo del concesionario es una pésima idea.

Compras marca:

La realidad es así, cuando adquieres un mercedes en su respectivo concesionario, estás pagando una alta cuota solo por la marca, piénsalo así, puedes comprarte una camiseta de Armani por 100 euros, cuando su fabricación ha costado 5 euros, mientras que una camiseta de similar calidad en tu tienda local, al menos en España, suele rondar los 5-10 euros, y seguramente tenga una calidad similar. Asi que esa diferencia que pagas de más, es mayoritariamente el valor de la marca como estatus social como principal reclamo. Pues quiero que apliques todo lo anterior de manera exponencial, de 35.000 euros que pagas por un mercedes, unos 20.000 son el valor de la marca, 5.000 de gastos de complementos del coche y el resto, es el coste de fabricación y manofactura. Por lo que si quieres comprar un coche, mejor que pruebes con marcas menos prestigiosas, pero de calidad similar.

Pérdida de valor de mercado:

Según sacas el coche del concesionario, puede perder de un 30 a un 50 por ciento del valor de mercado, por lo que estamos hablando de un pasivo que genera pérdidas según lo adquieres, a medida que pasan los años, el valor resultante suele ser irrisorio, perdiendo la posibilidad de revenderlo a un precio justo o recuperar el capital perdido. A no ser que tengas un coche clásico muy preciado, que puedas vender a un alto precio, un coche no será jamás una inversión, sino un gasto perpetuo.

Endeudamiento y pérdida de oportunidad:

A los fabricantes de coches les interesa más y siempre darán preferencias a que pagues el vehículo a plazos, consistiendo esto en un pago inicial bastante elevado, luego unas cuotas mensuales que se comerán parte de tu salario por varios años, y un gran pago al finalizar, dándote cuenta de que al terminar de pagar el coche, este valdrá un tercio de lo que te costó en el mejor de los casos. Por todo ello, los concesionarios generalmente te harán pagar menos dinero si lo abonas a plazo, siendo que al contado te saldrá más caro, pero no acabarás lastrado por un microgasto perpetuo, mis padres siempre han pagado al contado todos sus coches, y razón no les falta. Otro método peligroso es pedir préstamos a una entidad financiera o agencia de microcréditos, ya que perderás más dinero adicional, puede que mas de un 20 por ciento, arriesgándose uno incluso a que su situación económica tenga un revés y no puede pagar los plazos del coche o el crédito, perdiendo el dinero en el caso del coche o arriesgándose a ser declarado moroso y que tus propiedades sean embargadas.

Microgastos:

Desde que adquieres un coche, estarás condenados a gastos perpetuos, que aunque no sean de gran envergadura, serán repetitivos y minarán tu capacidad financiera lentamente, por ejemplo: impuestos de circulación, impuestos de matriculación, la parte del precio que es el IVA o equivalente, combustible, recambios, neumáticos gastados, aparcamientos, seguro del coche, multas, limpieza entre otros muchos, y creéme de que al año te puenden salir varios miles de euros, ademñas es una mala inversión a futuro, ya que en algunos países como España se tienen previstos impuestos al diesel e impuestos verdes, los cuales afectarán casi seguro a tu vehículo, aunque lo hayas comprado hace pocos años, y en el futuro esto será peor. Muchos pensarán como alternativa, un coche eléctrico, pero estos son extremadamente caros al día de hoy, además que tienen poca funcionalidad y autonomía, encima de falta de puntos de recarga y mecánicos especializados, los cuales te saldrán extremadamente caros, por lo que estarás condenado a pagar recambios en el concesionario y despedirte del mecánico de toda la vida y cuyos recambios, siendo igual de buenos, cuestan un tercio. Por ejemplo, en la casa Toyota, unos parabrisas salían más de 200 euros, y un mecánico me los ofreció arreglar por 30 euros y me los dejó perfectos.

Conclusión:

Si no eres como yo, que me desplazo en bicicleta o transporte público a todos sitios, te recomiendo que te compres un coche de segunda mano, y cuanta menos tecnología y mecánica más simple tenga, menos dolores de cabeza y gastos te generará, ya que no es lo mismo arreglar un Citröen Dos Caballos, que un Bentley Continental en su última versión.

Si sientes envidia del típico chulo que se pasea con su audi por ahí para ligar, piensa que este coche lo está atracando a mano armada en sus finanzas y que por culpa de él, no pudo pagarse la universidad.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.50 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Alex

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información