El pregón



El pregón -

Pregón: (m). Promulgación o publicación que en voz alta se hace en los sitios públicos de algo que conviene que todos sepan. || 2. Discurso elogioso en que se anuncia al público la celebración de una festividad y se le incita a participar en ella. || 3. Proclama o amonestación canónica de próximo matrimonio, en que se leen los nombres y circunstancias de quienes han de casarse. || 4. ant. Alabanza hecha en público de alguien o algo. (DRAE).

 

Su origen se remonta a la antigüedad, cuando el hombre comenzó a necesitar dar publicidad a lo que hacía.

Los arqueólogos han encontrado numerosas muestras de esta publicidad en anuncios pintados en los muros de la antigua Roma.

 

Pero apareció otro método de pregonar y apoyado en la primera acepción los invito a un día común en la manzana donde vivo. Allí los pregoneros nos permiten vivir sin reloj.

El día comienza, para todos, a las 6: 30 a.m. Cuando se escucha a la vecina del número 12 anunciando a todos que ya tiene colado el café.

  • «El café más rico del barrio, tómelo ahora que se acaba».

Ya acercándose las 8 se escucha al panadero:

  • «Traigo el pan caliente para su leche hirviendo».

El que anuncia la hora 9 si es exacto:

  • «Lechugas, calabazas, aguacates, limones, cebollas, cebollinos, boniato, ajo, ají; todo lo traigo aquí», todo eso lo dice sin parar, toma un respiro y… «también tengo frutas, la piña, el mango, el plátano, la guayaba, no se me queda nada».

A las 10 pasan tres personas vendiendo útiles del hogar:

  • «escobas, frazadas para limpiar, percheros para ropa, jarros grandes y pequeños y todo lo demás».

Ya cerca del mediodía 11 de la mañana pasan los colchoneros:

  • «Se arreglan todo tipo de colchones, los arreglamos a domicilio, solo díganos dónde y allí estamos».

La contagiosa melodía del amolador de tijeras anuncia la llegada mediodía.

Siendo ya hora de almuerzo pasa, ocasionalmente, el tamalero:

  • «Taaamales, tamaleroo, compren su tamal caliente señores y me pedirán más».

Las tres personas que pasaron a las 10 con los trapeadores y las escobas regresan a las 2 de la tarde.

Exactamente a las 3 un pastelero:

  • «Pastelero, toma tu pastel de guayaba, suave y fresco, tu pastel aquí».

Siempre entre las 3 y las 4 tarde una pareja joven camina, (uno por cada acera):

  • «Se compran todo tipo de aparatos electrodomésticos rotos, no vaya a botarlos, los compramos nosotros».

Y también a esa hora se escucha uno que va en bicicleta:

  • «Compro cualquier tipo de joya antigua, si es familiar puede pedir más».

A las 5 otro que vende pasteles; este pregona así:

  • «Pasteles, pasteles, pasteles, pasteleees; y lo repite: Pasteles, pasteles, pasteles, pasteleees».

El de las 6 y 30 de la tarde es más pegajoso en su pregón:

  • «Chicharritas de coditos; ME QUEDAN 97 NA MÁ».

El panadero de las 9 llama a LAS VECINAS:

  • «¡Vecinaaaa! ¡Aquí está su panadero! ¡Después no diga que no pasó!»

Y ya casi para acostarnos, a las 11 de la noche, otro panadero:

  • «¡Que nadie se acueste sin comprar el pan para el desayuno! Si me compra uno me compra dos».

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Omarmg

2 comentarios

  • El pregón es muy común en culaquier barrio cubano, sobre todo ahora que proliferan tanto los negocios particulares y la gente vende de todo, anteriormente eran mucho más originales y creativos, melodiosos, ahora son más simples, pero resuelven y cumplen su función igual. Felicidades a Omar por el tema, sobre todo por la forma en qu lo plantea, un saludo para tí.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.