Literatura

El Primer Encuentro (Según La Óptica De Ella)

El Primer Encuentro (Según La Óptica De Ella) - Literatura

Puedo recordar con justicia esa noche, sí.

Una ciudad repleta de calor me impulsaba a tomarme una copa.

El bar “La Clave” siempre me hacía sentir bien, sobre todo por esos lugares tan cómodos al fondo, cerca de las oscuras ventanas.

Ya sentada en el sofá del lugar, noté como el vino se meneaba con sensualidad en el interior de mi copa, mientras miraba con atención ciertos resplandores que generaban algunas luces.

De pronto, te advertí en la barra.

Me mirabas con mucha atención y eso me ponía algo incomoda, aunque debo confesar, me daba mucha curiosidad.

Me intrigaba saber que era lo que tanto estabas observando en mí.

La ansiedad me llevó a beber varias veces de la copa.

Tu mirada no me abandonaba y eso despertó en mi un nerviosismo algo placentero.

Tenía miedo de que te aventuraras a venir hasta a mí, pero por otro lado lo deseaba realmente.

Largo rato estuve mirándote con mucha cautela, reflexionando.

“¿Pensará que estoy con alguien?” “¿tendrá miedo como yo?” me dije.

En eso, una canción murió repentinamente y ahí, te pusiste de pie y viniste hacia mí.

Te sentaste en el sofá, cubierto por mi mirada.

Estaba tan nerviosa que casi te tiro la copa de vino encima.

Afortunadamente mis reflejos fueron más rápidos que tus ojos evitando así que te dieras cuenta.

Tenías el cabello tan corto, que tu rostro era fácil de explorar.

Tu piel poseía una palidez invernal, aunque tu presencia era muy cálida y eso fisuraba un poco mi escudo.

En silencio, comenzamos a observarnos.

Me daba miedo entrar en el juego de miradas, pero algo dentro de mí lo quería hacer.

Tus ojos nerviosos me dejaban ver tu fragilidad, como una especie ventana al dolor.

La conexión que habíamos logrado era tan imponente que la música del lugar y sus voces, parecían haberse callado de golpe.

Nuestras miradas se empezaron a comunicar rápidamente y ya podía ver con claridad tus intenciones, aunque en mis oídos, la voz del miedo se oía insistente.

De pronto, no pude evitar distraerme con tu boca, aunque tú también fugaste tu mirada a los detalles de mi rostro.

Un impulso fuerte me devolvió a tus ojos.

Mi temor me pedía huir del lugar, pero mi corazón me lo impedía.

Sabía que tus ojos ya habían alcanzado mi alma, podías ver el amor dentro mío, así como yo podía ver el tuyo.

Un novedoso miedo se fue a mi oído y me dijo que, si no actuaba rápido, tu podrías irte.

Realmente no quería perderte, pero tenía miedo de mostrarte quien era, aunque de algún modo tu parecías ya saberlo.

Junté fuerza y en eso, puse mi mano sobre la tuya como un mensaje de alianza.

Recuerdo que tus ojos empezaron a brillar más de lo que lo venían haciendo.

Sonreí para demostrarte que todo estaba bien.

De pronto, te pusiste muy cerca de mí y solo pude pensar “no quiero que me lastime, pero ya no puedo evitar lo que me está pasando”

Realmente quería besarte, decirte lo mucho que necesitaba que una persona como tu cuidara de mi corazón.

Atrapada por la situación, deseaba tanto un beso que mi boca se abrió un poco como invitándote a avanzar.

Entonces nuestros labios se acariciaron con mucha suavidad.

Tu beso me hacía soñar con un lugar para mí, un lugar al cual viajar contigo y así poder alejarme de esta ciudad oscura.

Todo lo ajeno a nosotros había desaparecido.

Ese beso hablaba con el corazón, era expresión de puros sentimientos.

Al rato, sin romper la magia del momento, me lancé a ti en un abrazo.

Acurrucada contigo, sentía que todo estaba bien, nada de este mundo hostil podía herirme ahora.

La fragancia de tu cuerpo era cálida, y esto me hacía sonreír.

Tu abrazo me hacía sentir segura, me decía que ya no tenía que defenderme de todo lo injusto del mundo.

Podía entender el cariño que me enviabas a través de tu energía, habíamos logrado un vínculo muy intenso.

Parecías mostrarme en un silencioso mensaje, que ya no iba a tener que defenderme.

Mi escudo yacía en el piso…hecho pedazos y ahí supe con certeza, que este sería el comienzo de una gran historia de amor.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Britania

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información