Política

El Problema Del Comunismo Son Los Comunistas

El Problema Del Comunismo Son Los Comunistas - Política

El principal problema del comunismo, son los comunistas, porque son personas incapaces de aceptar y vivir en democracia.

Si ellos no son el gobierno de turno, desparraman mierda por cada rincón con ese peculiar resentimiento que los caracteriza y peor aún es que apenas tienen oportunidad, instigan a los más jóvenes para que piensen como ellos y realicen acciones en contra del orden público, mientras ellos escondidos bajo esos aires de combatientes reprimidos y con esas típicas boinas a lo Che Guevara observan de reojo el fruto de sus repetitivos discursos.

La discordancia queda de manifiesto cuando estos locuaces personajes tienen la oportunidad de recibir los beneficios de un sistema capitalista, ese que tanto desprecian por la desigualdad que provoca al pueblo, es ahí cuando cambian la boina por el corte de pelo de moda, se afeitan la barba, su hablar se suaviza, empiezan a invertir en bienes raíces y crear empresas y se olvidan del plusvalor desde la mirada en que lo planteaba Marx, ya que pasa a ser un asunto de interés personal para su propio bolsillo.

Mientras tanto tuvieron la oportunidad de formar nuevos compañeros, los que jamás en su vida leyeron a Friedrich Engels o a Karl Marx y que solo escucharon el discurso de aquel amigo, maestro o político. Jóvenes sedientos de nuevas emociones y que lo más cercano que conocen del comunismo es el cartel del Che Guevara que tienen pegado en la habitación y la música de Silvio rodríguez, aunque este último quien también fue uno de aquellos discípulos ilusos de oradores revolucionarios y que ahora en su vejez se siente desilusionado del discurso que le repitieron en la oreja durante sus años mozos,  tal vez haya recobrado el sentido común al visitar su amada Cuba y ver lo jodida que está su gente.

En fin, el comunismo suena bonito para aquellos que aún creen que es posible aplicar esta ideología, pero ha quedado de manifiesto la desolación que queda a su paso, principalmente por sus líderes, sedientos de poder, incapaces de convivir entre moros y cristianos y queriendo obligar a todos a pensar igual a ellos, por lo que finalmente pasa a convertirse en una especie de dictadura disfrazada de igualdad.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.14 - 14 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

ulma

2 comentarios

  • Estimado, lo que más impresiona es lo absolutamente sensibles que se vuelven una vez que llegan al gobierno, cualquier crítica que se les hace es un atentado terrorista, a pesar de que ellos pueden haber incendiado un país permanentemente cuando hacían sus “actos de revolución”.

    No se diferencian de las religiones porque son guiados por dogmas y tienen una especial capacidad para clasificar y juzgar a todo el mundo, como en su tiempo lo hizo el fascismo, será por eso de los acuerdos entre Stalín y Hitler, se entendían muy bien.

    Su intolerancia es absoluta y no aceptan ninguna clase de humor. Se elevan por encima del resto de los mortales y son imprescindibles, por eso tienen derecho a disfrutar de los placeres de la vida que le niegan al resto, porque todos son iguales, pero ellos son un poco más iguales que los otros.

    Nunca asumen una sola responsabilidad por ninguna acción, ni que los agarren infraganti y no hay nada que les guste más que ser famosos y que “la Historia los reivindique”.

    Son capaces de justificar actos monstruosos, porque son absolutamente maquiavélicos y el fin justifica los medios. El fin siempre es perpetuarse en el poder como sea, pasándole por encima a las normas que los llevaron al poder

    Gracias, buen artículo, saludos.

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información