Política

El pueblo no es tonto

El pueblo no es tonto - Política

Las opiniones y los hechos de algunos políticos dan a entender que creen que el pueblo es tonto. En realidad no les interesa un pueblo culto porque eso supone un pueblo libre. Pero el pueblo no es tonto y ve las mentiras, sabe distinguir el engaño. No, el pueblo no es tonto, y sabe que la justicia no es igual para todos, se da cuenta de cómo se persiguen y condenan con celeridad las opiniones y las ideas, pero no la mentira, ni la prevaricación, ni el expolio, ni la corrupción.

¿Por qué se habla hoy en España de un alto porcentaje de indecisos? pues porque se observa que votar no sirve para nada. Que donde uno dice no pactaré con este, en realidad está diciendo que lo hará si con ello consigue un trozo del pastel. El pueblo no es tonto y ve que, día tras día, su sueldo no le permite llegar a fin de mes, pero sin embargo, se disparan los beneficios de aquellos que se enriquecen a costa del empleo precario. El pueblo no es tonto cuando se cabrea por que haya dinero para traer a varios muertos que defendieron el nazismo, pero no lo hay para sacar a miles de muertos que continúan en las cunetas sin una tumba digna, por haber defendido el poder legalmente establecido y aprobado mayoritariamente por las urnas democráticas. Y no, no nos engañan cuando hablan de golpe de Estado, refiriéndose a la pantomima catalana, y no les constan los verdaderos golpes como el del 23F o el del fascismo franquista de 1936. ¡Qué fácil les ha resultado siempre manipular! Pero ya no cuela.

Así que no, el pueblo no es tonto y si no que miren las grandes manifestaciones de mujeres o de pensionistas. Que no venga ahora el Partido Popular a mentir sobre los resultados positivos en el empleo o en la defensa de la diversidad en su período de gobierno. Porque si lo hacen, lo que en realidad nos están demostrando es que es verdad que nos toman por tontos, pues de esta manera sólo se alejan de las realidades que estas manifestaciones denuncian, las leyes de igualdad de género y la precariedad de las pensiones. El pueblo sabe lo que quiere, conoce mejor que nadie sus propias necesidades y las elecciones demostrarán que esto puede cambiar.

No quedan muchas dudas a estas alturas sobre la pequeñez de nuestra transcendencia en la democracia. Es sólo una esperpéntica parodia del modelo teórico, limitada únicamente al uso periódico de las urnas para elegir al parlamento.

El problema real es que el pueblo español está políticamente defraudado. Ni cree ni le interesa creer ya nada de cuanto se dice en campaña, porque en realidad no se dice nada nuevo. Y esta es una característica que la derecha española se ha preocupado por cultivar y explotar con evidente éxito. Un ejemplo muy claro que lo explica es ver cómo Cs o PP mantienen en su ideario la regla de oro de todo agente de márketing, repitiendo como un principio intocable todo aquello que piensan que el pueblo quiere escuchar, aunque sea la mentira más grande imaginada; populismo se considera esa herramienta. Causa estupor la reiteración hasta la saciedad de mentiras tan palmariamente desmentidas por la realidad social. En una campaña es mucho más decente decir, con claridad, la verdad de programa y de sus medidas. ¿Pero se cree de verdad este verdadero idiota de Pablo Casado que toda la ciudadanía ignora mágicamente que su partido está corrupto hasta la médula?

En un partido medianamente formado nadie se atrevería a pronunciar semejante dislate. Están todos (el partido incluido) presos, juzgados, imputados, cesados, o escondidos, pero siguen mintiendo tenazmente sobre los demás. Esto sólo se puede entender desde el más absoluto desprecio a la capacidad intelectual de quien recibe el mensaje; el pueblo. Asumiremos si lo quieren que se lo creen de verdad o que son unos verdaderos ingenuos, unos merluzos, pero por favor, no sigan haciendo como si el pueblo fuera el tonto. Porque el pueblo no es el tonto. Simplemente estamos agotados de padecer tanta miseria y tanta carga. Pero, quizás esta vez algunos se lleven una sorpresa. Es hora de encarar el futuro.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.92 - 51 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.