Literatura

El Puzzle: Ilimitado

El Puzzle: Ilimitado - Literatura

Episodio IV

El:

-Si sigo así, en este estado, en poco tiempo estaré viendo las zapatillas de ella demasiado cerca de mi cara. Ahora lo único que puedo hacer, es pasar desapercibido, y tratar de ponerle atención. Sinceramente espero que no haya notado… que estoy a punto de vomitar.

El:

-Tan tarde y a la vez tan temprano, si me levanto ahora tendré que reorganizarme, y hay tanto que hacer. Tengo tanta hambre, la cocina está a solo unos pasos de mi habitación, pero, eso implica tener que levantarme, y juro que daría lo que fuera, por alguien que me trajera el desayuno.

El:

-Me siento una rata en una jaula, buscando el queso de lunes a viernes. Y pensar que hace un par de meses atrás, era el rey de los viajes y las aventuras, una mochila y buenas zapatillas. Ahora estoy mirando la pantalla, rodeado de papeles que me traen nostalgia, pobres arbolitos, no quiero desperdiciar ni una hoja. Llego el que no quiere darme lo que busco, a pedirme por favor que haga su trabajo. Siempre lo mismo, aburrido de la misma mierda, todos los días.

El:

-Quiero sentir tu aliento cerca de mi pecho, la última vez que te vi, no hubiera pensado que compartiríamos nuestras debilidades. Me hiciste recordar un living compuesto de tres sillones, cada uno equipado por personas, yo al fondo, teniendo la vista panorámica de la escena. Daría lo que fuera por tener ese momento en mis manos, sentir que puedo volver, sostener de nuevo mi tazón favorito, lleno de café. Satisfecho, creo que nunca había estado mejor.

El:

-Voy a tratar de recordar cómo ha sido. Primero fue así; seis meses en terreno árido, tres meses en una zona desagradable, siete meses cómodos pero no del todo, cuatro meses cerca de la abundancia, seis meses lejos de lo que ahora conozco, cuatro años elevado del piso. Creo que vienen más meses de cambio, y ahora me pregunto: ¿Cuándo va a ser el momento que tenga mi puta estabilidad?

El:

-No quiero discutir más sobre el tema, quiero llevarme bien contigo. Hay cosas por las que no vale la pena luchar, bajar los brazos no es sinónimo de rendirse, simplemente es un descanso, y a la vez un impulso, para lograr nuevos objetivos. Me encanta ver la forma en que sonríes, y déjame decirte que no quiero perdérmelo ni un segundo. No pienses que he dejado mi esencia porque hayan dicho que no, no quiere decir que voy a ceder, buscare una nueva inspiración para seguir respirando. Y que te quede claro, no he terminado de sorprenderte.

 

 

Nota: La intención principal de estas historias, es encontrar el lado opuesto a la idea principal. Dependiendo de cómo lo sientas y de cómo lo leas, trata de buscar un complemento. El rompecabezas no se arma con piezas iguales, se arma con piezas distintas.

 

Dale un vistazo a los episodios anteriores:

El Puzzle: Interior (Episodio I)

El Puzzle: Vida (Episodio II)

El Puzzle: Sirena (Episodio III)

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Ariel Nomada

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información