Sociedad

El Que Come Callado, Come Dos Veces Ayudar Sin Demostrar

El Que Come Callado, Come Dos Veces Ayudar Sin Demostrar - Sociedad

EL QUE COME CALLADO, COME DOS VECES

AYUDAR SIN DEMOSTRAR

Darse  cuenta de alguien necesitado, alguien que requiere de apoyo. Es entonces cunado al decidir actuar y ayudar a nuestro semejante caído pero terminamos en un triste acto de superioridad y se dan cuenta los demás de la pobreza que el alma del que ayuda tiene
Pero entonces. ¿Cual es el problema de querer ayudar a quien se debe?
la solución a esta pregunta es sencilla . El apoyo se puede volver una  falsa ilusión de superioridad y esto al final de cuentas sera mucho peor que no haber apoyado a esa persona.

supongamos un ejemplo:

En una calle, observamos a un hombre que vende frutas, pero a este se la ha caído su mercancía. Supongamos esta situación y partamos de ahí con dos personas, un hombre y una mujer, el hombre rebosante de confianza y orgullo que tiene como hobby demostrar su superioridad como humano ante los demás a su alrededor. En cambio la mujer, una chica silenciosa que adora mantener un perfil bajo, pero llena de confianza y amor por si misma, que le gusta hacer cosas buenas  como le enseñaron desde que tenia memoria y tiene como eslogan lo que su padre le dacia “Entre personas nos debemos ayudar, sin ver las diferencias de los demás, en el fondo somos del mismo material”.

Los dos al ver esto, deciden ir a ayudar. El hombre decide ir hablando en voz alta sus cualidades como persona que ayuda y así lograr que los demás piensen que es un gran hombre. del otro lado del necesitado, esta la mujer y esta de manera silenciosa llega apurada hasta el hombre de las frutas y le ayuda de inmediato a levantar sus frutas, el vendedor le agradece y le da la fruta mas jugosa que tenia a la mujer y ella se va con una hermosa sonrisa de lado a lado. Mientras ella se va, el hombre llega y se da cuenta que ya no hay nada que pueda hacer, alguien al fondo de la calle grita “¿DONDE ESTA EL HOMBRE DIGNO DE ENVIDIAR?” el hombre enojado se va del lugar tan furioso que derribo una pareja en su camino.

La enseñanza de esta historia es que todo sucede como el dicho “el que come callado, come dos veces”. Puedo apostar que esa chica tuvo un gran día y gozo de una buena y deliciosa fruta sin tener que haber demostrado y exaltado su virtud. En cambio, el hombre tendrá que aguantar un día con un gesto de ira y frustración por no haber poder demostrado su superioridad.

Aveces hacemos cosas tontas e inmaduras para hacernos notar y demuestra una terrible falta de amor propio que debemos llenar haciéndonos notar de los demás.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

daniel hurtado

1 comentario

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información