Deporte

El salvador de la F1



El salvador de la F1 - Deporte

Son muchas las grandes leyendas que ha dejado en la historia del deporte la Fórmula 1; el francés Alain Prost, el argentino Fangio, los brasileños Nelson Piquet y Emerson Fittipaldi, dos de los “Messis” de la F1 como Michael Schumacher o Ayrton Senna, entre otros. Y cómo olvidar a ese “nano” asturiano que hizo engancharse al mundo del motor y las cuatro ruedas a todo un país.
Pero ¿Qué ha pasado con la F1? En todo el mundo los espectadores de este deporte han pasado de ser unos 600 millones, en 2008, a 410 millones aproximadamente en 2017. En nuestro país es todavía más desalentadora la evolución de la audiencia automovilística, en2004, año en el que Fernando Alonso comenzaba a hacerse hueco dentro de la parrilla, se alcanzaron los 3 millones de espectadores y evolucionó a 4,5 millones en 2007. A partir de ese año la audiencia en España osciló entre los 2,9 y 4,2 millones, hasta que finalmente la televisión de pago se hizo con los derechos en 2016 cosechando, ese mismo año y el posterior, una media de 200.000 televidentes.
Es evidente que la falta de competitividad entre los monoplazas aumenta el dominio de ciertas escuderías, o solo una, sobre todas las demás, y esto prácticamente apaga las cualidades de los pilotos, además de hacer las carreras monótonas e insulsas. Sin embargo, siempre hay personas destinadas a sobresalir del resto, pilotos, en este caso, que parecen tocados por el mismísimo Hermes. Su capacidad como pilotos de carreras suele ser superior a la del resto, pero es esta misma calidad aunada con el carisma, mentalidad, simpatía o ese “algo” inexplicable de los grandes deportistas, lo que les convierte en leyendas. Pero yo no les llamaría leyendas únicamente, también les pondría el nombre de salvadores. Salvadores porque son muchas las veces que han ayudado al “Gran Circo” a ser eso precisamente, un gran espectáculo.
Un ejemplo reciente es el de Alonso, un piloto de grandes cualidades, reconocido por muchos como el mejor piloto de la parrilla, luchando contra las circunstancias, tenía que luchar contra el dominio de Red Bull y Sebastian Vettel con un coche inferior al del conjunto austriaco. Y gracias a su pilotaje en primer lugar, entrega y mentalidad de samurái, consiguió mucho aliados en su lucha contra el gigante Vettel; lo que es lo mismo, consiguió aficionados y espectadores de la F1.
No fue el primero, ya hemos mencionado al principio a muchas “leyendas salvadoras”, pero, ¿será el último?
Llevamos ya 5 años bajo el reinado de Sir Lewis Hamilton, con una pequeña sorpresa en 2016 en forma de campeonato para Nico Rosberg; y digo pequeña porque al fin y al cabo son compañeros de equipo con un monoplaza prácticamente idéntico. Sí, tiene mucho mérito el monopolio de Mercedes como lo tuvo el de RedBull, pero necesitamos espectáculo, competitividad, ganas de ver a los coches mas veloces del mundo y a los mejores pilotos. Necesitamos un nuevo “salvador”.
Tras los 5 primeros grandes premios de esta temporada he podido sacar en claro dos cosas: Mercedes se volverá a llevar el campeonato, por lo menos está reñido entre sus dos compañeros. Y la segunda es que Charles Leclerc está creciendo como piloto y como deportista en una escudería histórica. Aún es muy joven (21 años) para pronosticar su carrera dentro de la F1, pero una cosa está clara, calidad y carisma no le faltan. Campeón cadete más joven de Francia, piloto más joven en ganar la Monaco Kart Cup KF3, consiguió 8 victorias importantes más entre 2011 y 2013 en la modalidad de karting. A continuación, ya en Motorsport, sub campeón y mejor rookie en la Fórmula Renault 2014, 4º y mejor rookie de Fórmula 3 en 2015, campeón de las series GP3 2016 y campeón de Fórmula 2 en el año 2017; su último año antes de dar el salto a la Fórmula 1 con el volante de Alfa Romeo Sauber. En su primera carrera como rookie en la F1 salió desde el puesto nº18 para remontar y acabar la carrera en el n.º 13, este año le sirvió para consolidarse como un muy buen piloto joven y prometedor, alcanzó los 39 puntos en 21 grandes premios. Y esta temporada en Ferrari ya puede decir que ha conseguido su primera pole (Bahréin) y primer podio en la misma carrera (3P).
Parece que lo tiene todo para dar ese punto de espectáculo que le hace falta a la Fórmula 1, gana aficionados en cada gran premio, y es que asumir un rol de segundo piloto con un fino toque de rebeldía gusta; nos alejamos de las “impecables” escuderías y nos acercamos, aunque sea un poco, a una lucha entre pilotos, una pelea más “sucia” pero más justa y divertida, en mi opinión.
¿Podrá Leclerc ser el nuevo salvador de nuestro Gran Circo?

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

MrMushu

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.