Sociedad

EL SEXO COMO ELEMENTO DE DOMINACIÓN

EL SEXO COMO ELEMENTO DE DOMINACIÓN - Sociedad

EL SEXO COMO ELEMENTO DE DOMINACIÓN

Cuando hablo del sexo como elemento de dominación no me refiero a las practicas eróticas de dominación- sumisión que tanto llama la atención y que involucran un sin fin de juguetes y artículos sexuales sino del aspecto psicológico y social implícito en la sexualidad humana.

La sexualidad es un aspecto que está implícito en todas las expresiones culturales del ser humano: la publicidad, el cine, la música, el arte, el baile, los deportes, la literatura, el humor., entre otras. Somos seres sexuales no solo en el sentido estricto del acto sexual sino de todos los comportamientos y características innatas y aprendidas que los hombres y las mujeres muestran en todas sus interacciones sociales; son un sin fin de pautas que se manifiestan según la cultura, el tiempo histórico y las características individuales.

Si anteriormente la sexualidad era considerada un tabú y la mujer era el centro principal del erotismo, actualmente la sexualidad ha aprobado muchos comportamientos que antes eran vistos como desviaciones.

Hasta hace muy poco cada género (hombre-mujer) manifestaba comportamientos sexuales definidos, actualmente pueden interactuar, es decir un hombre puede presentar comportamientos sexuales de una mujer y viceversa. Así en muchos países se ve con buenos ojos que los hombres se vistan como mujeres o se casen con otros hombres. Cuestionar este tipo de comportamiento se considera discriminación ya que la legislación se ha modificado para proteger a este tipo de población.

Podríamos decir que la sexualidad se ha diversificado, ahora tenemos más opciones de donde elegir. Pero existe el elemento de la moralidad y los principios que son inculcados desde la niñez, así como las pautas de crianza. Nuestra sociedad, así como es principalmente patriarcal también es principalmente heterosexual. Es por ello que normalizar esta variedad de conductas sexuales se enfrenta a un cierto nivel de resistencia de acuerdo al país y a la cultura.
Si antes cuestionábamos que la mujer era utilizada como un objeto sexual en muchos ámbitos de la sociedad ya que siempre se ha utilizado su figura y su erotismo para facilitar el consumo de cualquier tipo de producto, ahora esta «cosificación sexual» se proyecta hacia los hombres y está alcanzando también a los niños.

Actualmente existe un mayor consumo de pornografía infantil que en años anteriores, el tráfico de personas con fines sexuales también ha aumentado. Miles de niños desaparecen cada año y su paradero es incierto. El sexo siempre ha sido un negocio, pero como los gustos se están diversificando se está traspasando una barrera peligrosa.
Las características sexuales según el género también han sufrido una transformación a lo largo de los decenios. La cirugía plástica ha abierto una ventana cuya infinidad de posibilidades inclusive traspasa lo que antes se creía imposible. Ahora una mujer se puede transformar en un hombre incluyendo sus órganos genitales, con la ayuda de las hormonas y el bisturí a veces es difícil de reconocer a simple vista la diferencia.

A los niños también se les anima a cambiar de genero desde corta edad. Esto es considerado normal ya que según muchos «expertos» el sexo no nace, se hace. Pero según estudios del Colegio Americano de Pediatría solo el 1% de la población infantil sufre realmente de disforia de género que es como se denomina a este trastorno, y de ellos más del 90 % superan el problema en la adolescencia.
Pero en la actualidad a muchos niños se les diagnostica incorrectamente con este trastorno. Y se les inicia tratamiento hormonal incluso antes de la pubertad y estos tratamientos causan esterilidad además de un montón de problemas médicos, tanto para los hombres que consumen estrógenos, como las mujeres que consumen testosterona.

Además, estudios realizados han demostrado un aumento considerable en las tasas de suicidio en adultos transgenero que se elevan considerablemente en población que se ha sometido al cambio de sexo. El Colegio de Pediatras de EEUU urge a padres de familia, profesionales de la salud, educadores y legisladores rechazar todas las políticas públicas que condicionan a los niños a aceptar una vida de transición al sexo opuesto a base de sustancias químicas e intervenciones quirúrgicas, como si fuese normal y saludable. Los hechos científicos – y no la ideología – son los que deben pesar a la hora de tomar una decisión tan radical y que implica la esterilización y las mutilaciones físicas, además de todo el daño psicológico y mental que esto trae consigo.

Para mayor información sobre los estudios del Colegio Americano de Pediatría les dejo este enlace: https://www.bioeticaweb.com/disforia-de-genero-en-menores-resumen-de-puntos-importantes/
Sin duda, la sociedad ahora le da mucha importancia a ejercer la sexualidad libremente, a cambiar de genero si así lo deseamos, a cambiar nuestro cuerpo y alterarlo cuantas veces queramos, a autocomplacernos en todos los sentidos, sin tabúes; lo demuestra los medios de comunicación: los sentidos son invadidos con un montón de estímulos visuales y auditivos que relaciona casi todas las actividades de la gente con el sexo, y el sexo se convierte en algo indispensable y necesario si se quiere ser una persona normal.
Es bastante común encontrar más casos de personas adictas al sexo, ya que sus comportamientos sexuales se vuelven compulsivos e incontrolables lo que les hace difícil discriminar el tipo de pareja sexual y los lugares donde mantienen relaciones sexuales.
Todo esto es una manera de dominar a las personas, de volverlas mas esclavas de sus instintos y de su libido, aunque también podría decirse que se está alterando la libido y la autopercepción normal de las personas. La sexualidad ya no es solo un placer entre una pareja en la intimidad de su hogar o su espacio personal, la sexualidad ahora se desdibuja a algo que se debe modificar, añadir, exhibir y explorar. Y esto también mueve mucho dinero, ya que las ventas de productos estimulantes-eróticos, alteraciones corporales (incluyendo los tratamientos hormonales y cirugías plásticas), alquiler de vientres, servicios de fecundación in vitro y un montón de otros servicios han obtenido ventas millonarias en la última década y cada día son más las personas que invierte muchísimo dinero para obtener lo que se considera un beneficio.
Las personas muchas veces ven su sexualidad como un problema cuando ven que no llena los parámetros que estipula la norma social, no llenan las expectativas que muchas veces su medio inmediato muestra, pero esto está más orientado al consumismo que a otra cosa. Y esa necesidad de llenar un vacío inexistente es lo que hace que la sexualidad se convierta en un elemento de dominación en lugar de ser un aspecto natural del ser humano, una manera de relacionarse consigo mismo y con su entorno.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

3.67 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Lunaazul

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.