Política

El Sueño Venezolano

El Sueño Venezolano - Política

Partiendo de la lógica aristotélica, donde todo argumento debe ser  verdadero o falso y no existe una tercera posibilidad, atrevámonos a considerar que pensar por cuenta propia es un memorable acto de rebeldía en contra de los que día tras día pretenden imponer su ideología.

Los países se hacen grandes cuando sus habitantes piensan en grande, y pensar en grande es aprender del pasado, saber aprovechar el presente, y educarnos para afrontar los retos que se nos presenten en un futuro cercano. Lamentablemente mis hermanos debo decir que no somos, y me temo que a corto plazo no seremos un país grande si continuamos recorriendo el camino de la mediocridad y el conformismo, sin embargo creo que sería ingenuo considerar la severidad de esta afirmación como una simple condena, que aunque autoimpuesta por nuestras propias decisiones contraproducentes, yace en la idiosincrasia de nuestra propia gente que juzga abiertamente con oriunda apatía, mientras observa como sistemáticamente se destruye nuestra autentica identidad patriota, de la que tanto hemos alardeado como venezolanos, hijos de aquel que dio la libertad media Suramérica.

El hombre (como especie)  desea un mundo en el cual sea posible distinguir con claridad lo que está bien y lo que está mal, porque en él existe ese deseo innato e irracional de juzgar antes de si quiera poder comprender lo que se juzga, en este deseo se han fundado religiones e ideologías de naturaleza genocida que han devastado al mundo, pero también enseñado a quien aprender quiso. En esto reside la lógica tan pedante como absurda de los burócratas del socialismo, y su incapacidad de soportar la relatividad esencial de las cosas humanas; por ejemplo el concepto de “igualdad política, social y económica para todos” que aunque hermoso suena  cuando en “papel” está, en la realidad es solo otra razón por el cual pelear.

La historia en su aplicación nos ha enseñado otra valiosa lección, y aprender de nuestros errores para no cometerlos nuevamente es la mejor opción para avanzar como sociedad.  En una sociedad totalitaria, sobre todo en sus versiones más radicales (sin hacer referencia al extremismo religioso) tiende a acortar la frontera entre lo público y lo privado; el poder, que se hace cada vez más centralizado (pese a que la soberanía reside intransferiblemente en el pueblo) exige que la vida de los ciudadanos sea cada vez más desdichada, y resulta trágicamente vergonzoso escuchar a los más desposeídos hablando maravillas de un gobierno que día a día como país nos ha empobrecido, robándonos toda posibilidad de cumplir en nuestra propia tierra el sueño venezolano.

¿Quién no sueña con un país próspero en lo social, moral y económico  que sea el orgullo de sus ciudadanos?

Sin ánimos de hacer mención del porqué; para que hablar sobre todo el mal que este kakistocratico gobierno nos ha causado, como jugando con el hambre de un pueblo nos ha humillado… y sin la menor intención de tocar un tema tan actualmente rebuscado como la inmigración, me despido, será en otra ocasión.

 

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.86 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

BreyMz

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría comenzar a escribir y además poder ganar dinero mientras tanto?
Escribe en NoCreasNada y te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información