Negocios

El Taxi: Verdades Y Normativas

El Taxi: Verdades Y Normativas - Negocios

Cuando subimos a un taxi debemos procurar parecer expertos, porque de lo contrario, nos exponemos a un rodeo, a que nos cobren de más o hasta quedarnos tirados.
El transporte en taxi es un servicio público, pero prestado por conductores particulares que están sujetos a unas condiciones establecidas por ley. En España está regulado por un reglamento nacional de 1979. Las comunidades autónomas y los ayuntamientos se basan en este reglamento para aprobar su propia normativa autonómica y ordenanzas municipales. Estas normas nos sirven a los usuarios de referencia para poder valorar el servicio, ya que aquí se recogen las sanciones y comportamientos que constituyen faltas leves (no mostrar las tarifas o la licencia, modales inapropiados o bruscos, falta de aseo) o faltas graves (cobro abusivo).
Lo primero que hemos de comprobar al subir a un taxi es si el taxímetro se encuentra visible. En ocasiones, algunos infractores, lo sitúan detrás de la palanca de cambio o en la parte baja del salpicadero, dificultando así su visión.
No obstante, tampoco nos sirve de gran ayuda ver el taxímetro si no podemos consultar el cuadro de tarifas desde dentro del vehículo. Aquí abundan los incumplimientos, fijémonos la próxima vez que tomemos un taxi, un alto porcentaje circula sin llevar visibles las tarifas.
Algo más frecuente aún es escamotear el número de licencia municipal, que se debe mostrar en el interior y exterior del coche según el reglamento nacional, o el número de matrícula y el carnet de conducir del conductor exigido en las ordenanzas municipales.
Estos son datos indispensables para la identificación del taxi y el taxista y poder reclamar en caso de problemas, a esta infracción habitual se la conoce ya como el viaje en un OTNI (Objeto Taxístico No Identificado).
¿Y cuándo bajan la bandera? Lo lógico sería que el taxista esperase a que el pasajero le indique el destino y se asegurase primero de saber cómo llegar, antes de dejar correr el taxímetro; las ordenanzas así lo exigen. Pero, claro, una cosa es lo que estipulan las ordenanzas y otra muy distinta lo que hacen los conductores.
A veces hasta se niegan a llevar a un pasajero si el trayecto es muy corto. Y en otras ocasiones lo alargan ellos por su cuenta. Recordemos que debe ser el pasajero quien elige el itinerario y a falta de instrucciones es función del taxista elegir la ruta más corta en distancia y tiempo. Y si ya lo tomamos desde un aeropuerto, o una estación de tren o autobús, entonces es seguro que el trayecto se alarga mucho, muchísimo, y el tiempo también; no digamos la factura. También puede ser que no nos den el rodeo, simplemente nos cobren de más.
En un reciente estudio llevado a cabo por una entidad de derechos del consumidor, aparecen datos como el que un 24% de los taxistas no muestran las tarifas, y un 38% cobran cantidades indebidas, hasta 9 euros extra, las cifras son que en 193 carreras se apreciaron 523 infracciones, una media de 2, 7 faltas por recorrido. Sobre todo por cobros indebidos y rodeos en los recorridos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.79 - 19 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Aicrag

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información