Literatura

EL TIEMPO GIGANTESCO



EL TIEMPO GIGANTESCO - Literatura

¿Qué tienes, tiempo, en tu altura,

que hace incomunicable mi memoria?

¿Qué precipicios reales se despeñan
en tus abismos soñados
que hace que mi alma
te dibuje puñal de ti mismo,
úlcera y daga;
fuego que en tu fuego te consumes
y revives? Eres el espacio sucesivo
en que lo eterno se desangra.

¿De qué ruinas Micénicas se soltó
tu calor frío, tu muerte tardía,
tu esperanza calculada,
que cuando copulas con mi verbo
pares la oración que te destruye?

Munición inasible,
enemigo de la enemistad, ceniza prestada
de lo intemporal, cuerpo saqueado
en el yunque de la paciencia que te derrota.
Me persigues. Mi vida es tu alimento
y mi alma es tu madre.

Me hallarás. El fuego que te mide
se encierra en el corazón que te engendra
¿Al matarme, te matarás?
¿O sólo aliviarás el peso que de mí se queja
el universo cuando lo habito?
¿No son tus segundos mis sentencias?
¿No son las raíces de tus ministros,
orgías de luz callada que de siempre celebran
que nunca he sido? Verdugo felicísimo,
por ti existe el cosmos hecho de espíritu.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 1 voto
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Amilcar Hamilton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.