Sociedad

El vacío que dejó la ausencia de mi madre



El vacío que dejó la ausencia de mi madre - Sociedad

Posterior a la muerte de mi madre, tuve una gran necesidad de acercarme a Dios, a una Iglesia. ¡No era posible! si después de más de diez años Dios había salido de mi cabeza por completo. No lo busqué ni para pedir por la salud y recuperación de mi madre al vivir un impresionante dolor físico en su estancia de dos meses continuos en un hospital, soportando día a día toda clase de intentos bárbaros de los médicos por mantenerla viva. No lo busqué ni al dar a luz a mis hijas siendo éste el dolor físico más intenso que he vivido.

Pareciera que ella (mi madre) fue quien me acercaba a él (Dios) como si se hubiera convertido en mi ángel guardián y supiera de mi gran dolor por su ausencia, la pesadilla de saber que ya no podía llamarla para charlar o al buscar apoyo moral cuando me sintiera sola, triste o tan distante del resto de la familia.

Pareciera que ella me estuviera conduciendo hacia un templo como diciendo, ¡ve, acércate (a la Iglesia) donde podrás sentirte más tranquila, donde podrás hablarle (a Dios) y desahogarte pues lo que sientes no puedes contenerlo más! Sé que a mi madre no le gustaría verme como estaba: destrozada por su ausencia. Y aunque me esforzaba por ocultarlo (el dolor) para no hacer sentir mal a mis hijas pequeñas que notaban un cambio importante en mi estado de ánimo y el silencio y en las mínimas ganas que tenía de hablar o poner atención a cualquier cosa que antes me interesara.

Esto junto a la gran culpa que cargo por apartarme de mi mamá, cambiándome de ciudad cuando más me necesitó, ¡qué crueldad de mi parte! no podía con todo eso. Pero ¿yo? tan atea, tan incrédula y que nunca antes experimenté o viví la muerte de un ser querido tan cercano y no tenía idea de lo que era y lo que sentiría, hoy tengo la necesidad de mantener a Dios nuevamente en el pensamiento y en mi vida. ¿Cómo es eso? no lo sé. Sólo sé que mi madre sigue conmigo, incluso se ha aparecido constantemente en mis sueños. Ella y Dios están conmigo y yo con ellos.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.33 - 6 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Jamar2000

3 comentarios

  • Amiga, tu madre ha intercedido para que tú recuperes tu fe. Yo también perdí a mi madre, en el 2008, pero yo no lloré porque cuidaba a mi sobrino, el hijo de mi hermana, y quería demostrarle que era fuerte. Hoy, despues de tanto tiempo, extraño mucho a mi madre y me hace falta. Me duele cuando recuerdo que , a veces, era mal educado con ella, pero no puedo hacer nada, más que mantenerla viva en mi mente y en mi corazón.

    • Qué lindo en dejar un mensaje de aliento y casualmente el día de mi cumpleaños, hace una semana. La pérdida de mi madre fue ya hace 7 años y escribí esto un año después cuando más me afectaba su ausencia. Tuve esas líneas guardadas por todo este tiempo, hasta que me enteré de éste espacio para escribir que es el la mejor manera que tengo para expresarme y decidí que ese escrito fuera el comienzo de varios artículos que continuaré compartiendo. Después de esa publicación ya todo lo he escrito recientemente, sólo para aclarar y que sepas que mi vida hoy es más estable y tranquila respecto al recuerdo de mi madre. ¡Mando un abrazo para ti!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.