Ciencia

EL VELO RASGADO



EL VELO RASGADO - Ciencia

El remedio para nuestra lamentada pequeñez: dejad de construir la vida sobre el tiempo. Excaváis en la cantera de los años y sacáis este tiempo convertido en alma que son las pasiones, metáforas centenarias de vuestro polvo.. y qué??? Toda la humanidad no suma un persona… Ya llegó el día, porque el futuro ya es, ya ha sido, en el que estallará vuestro insensible corazón, y sabréis con la ciencia del dolor cuanto dura un instante. El tiempo sólo es la continua modificación del pasado… ya lo sé, y como un dios apócrifo de barbas dentadas e infinitos postizos os paseáis por la calle, y alguien os insulta. Como eres dios, podrías modificar el pasado y hacer que ese malnacido no naciera.. pero tú, humilde hasta el orgasmo individual del la soberbia, sonríes , lo perdonas, te lo imaginas desollado y lo percibes sin una herida y lo perdonas y a casa. Yo creía que para mostrar lo infinito había que cerrar fuerte los ojos, pegar duro a mis hijos que no tengo hasta que su grito me revele mi naturaleza, y capaz de los más ínfimo, abrazar la fuente que cuelga la piel del tiempo en la picota de la longitud. No puede soportar lo inmenso quien no ha visto la muerte y no creáis que el futuro sea otra cosa que la densidad de la infancia. SI. Todos sois dioses, pero como una muchedumbre de soles os apagáis recíprocamente. El exceso de infinitud puede haceros caminar por un mundo que se parece a la Nada de vuestra sórdida felicidad. Experiencia EPR, buscadlo: Entrelazamiento cuántico: lo unido, una vez separado incontables distancias, demuestra su nostalgia por la antigua unidad, pues cuando se modifica una parte, cambia sin tiempo ni velocidad su homólogo. De este modo fabricamos el tiempo; él, que se interrumpiría si no cambiáramos continuamente las propiedades ya dispersas y divididas de la unidad que le dio su primera andadura. Pero una divinidad que siempre existe, empieza a buscarse grietas. Siempre habéis generado el tiempo, recreando el universo, por eso os parece que no hacéis nada, porque los que nacen bajo las cataratas, crecen sordos a la música. ¡Qué insulto llamaros eternos, recordaros infinitos, concebiros omnipotentes, pues…¿Cómo alimentarías las bocas chillonas de vuestra trivialidad si sois los arquitectos de la Realidad? Id a que el fútbol o la política o el penthouse os trate como merece según la concepción que de vosotros tenéis…. yo siempre supe que fui dios, para ser el único depositario de la locura en vuestro mundo cuerdo. Así que cambiamos el pasado y remozamos el Génesis, alterando los factores cuánticos del fondo cósmico de microondas, esta bien, está bien… Pero el gemido electromagnético de los electrones cuando se vieron apresados por primera vez por los átomos no fue una lanzada sin cantidad, fue toda una geografía invisible de la cadencia, con su valles y sus cumbres. Se lloró en una convocatoria de tonos, de indefinidas frecuencias diferentes… Una onda, se sabe que puede descomponerse en infinita superposición de ondas… Pero el universo es uno solo ¿sería posible descomponer las infinitas frecuencias de ese gemido y afectar o cambiar solo a aquellas que modifican, no el cosmos entero, sino aquellas que alteran los objetos de universos de historias distintas a la nuestra, obligándolos a mostrarse en el nuestro? Podríamos hacer lo que no fue pueda ser, pero solo modulando una parte de las frecuencias para que se manifiesten una parte de los objetos, y así manipulando solo finitos gemidos podríamos renunciar la invisible divinidad de Crearlo todo: solo crearíamos las partes afectadas, como hacer desparecer todo el oro del mundo, o aumentar la presencia del escaso Niobio en nuestro cosmos, pulsando las resonancias adecuadas. Si sois demasiados ambiciosos, seréis tan infinitos que no notareis nada raro y todo será igual, y seguiréis perdonando al vecino que os insulta y seguiréis caminando por el tiempo que imita vuestra ignorancia al engendrarlo. El velo rasgado, porque si dejáis ese insensible absoluto de empezar de nuevo cada vez que alteráis las fuentes del tiempo, haríais zozobrar el universo entero pero en solo aspecto, como su color o la abundancia de planetas o la longevidad de la melancolía, y todos los seres sensibles que fatigan la distancia lo sentirían.. y los que sepan cómo tocar los resortes de la historias posibles en que se compone el llanto primero, responderían, y lo ilimitado sería penetrado por jubilosos mensajes de vuestra renuncia al inútil infinito, y mil trillones de pueblos hablarían vuestro lenguaje, animando de correspondencias el vacío. Yo conozco donde está la frecuencia que se deriva de un cosmos donde no he nacido… pero tengo acaricio su gatillo de milenios instantáneos con terror..

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 2 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Amilcar Hamilton

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.