Anuncios
Salud

Emocionalmente Saludable: “El Orden”

Emocionalmente Saludable: “El Orden” - Salud

Lo primero un saludo, ¡hola! ¿qué tal? ¿Bien?
Espero que sí.

Hoy me ocupa y me preocupa una cuestión vital, el orden.

Digo vital porque nos hace falta a mi y a mi vida. Llevo un tiempo buscándolo y no lo consigo encontrar. Se acumulan a mi alrededor objetos y más objetos, y no hay un sitio, un lugar para cada cosa y cada cosa en un lugar.

No hablo de un orden férreo o marcial, hablo del orden lógico de las cosas. Ese que te permite encontrar aquello que buscas porque sabes donde tienes que irlo a buscar. Pues ese orden me abandonó.

Vienen a mi mente ahora la caja de la costura, la caja de limpiar los zapatos, la caja de herramientas … recuerdo que  mi madre, aún dentro de la caja de costura tenía una caja de botones. Había allí todos los tamaños y colores. Mientras ella cosía y cosía, me gustaba jugar con los botones. Los metía en un hilo largo y me hacía un collar, iba uno a uno. Algunos eran viejos conocidos porque habían pertenecido a un vestido y ahora guardaban turno para entrar en mi collar. Y creed que recuerdo muy bien los vestidos, pues antes gustaba llevar las hermanas igualitas, así  yo pasaba tres veranos con el mismo vestido. ¡milagro! ¡Crecía conmigo! Me recuerdo con uno azulito con lunares y un lazo atrás, me encantaba.

Que distinto todo.

Ni mejor ni peor, distinto.

Yo he perdido el orden, ese que hace que la vida transcurra entre tus botones.
Busco cosas y no las encuentro.
Encuentro otras sin saber que las tengo
Nada está en su sitio porque nada tiene un sitio natural
 

Llevo meses diciendo:
“mañana ordeno todo esto”
Y ese mañana no llega.

Y este  caos se te acaba metiendo en el cuerpo invadiéndote por completo.

¿Que hacer? 

Pues se me ocurren varias opciones:

a) Meter una pala escabadora y que se lleve todo indiscriminadamente.

Parece una medida drástica pero es rápida y eficaz. Pienso que, probablemente, pasado un tiempo todo volvería a ser lo mismo.

B) Vender la casa y su contenido.

Es una manera de volver a empezar. He cambiado de casa varias veces y en la última dije: “la próxima vez solo llevaré mi bolso y el libro que tenga en la mesilla”. Así me desharía de este “horror”. Pero, pero, pero, probablemente no haría más que llevarme el “horror” a otro sitio.

c) ¿Que me queda? Pues creo que sólo hay un camino “ordenar”

Esto es, poner en orden las cosas, buscarles un lugar. Semejante con semejante. Que cada cosa tenga un sitio donde pueda ir a buscar y tirar todo aquello repetido, en desuso o que simplemente no cabe.

 

Me me imagino que alguno de vosotros pensareis:
“ para este viaje no hacían falta alforjas” (1)
Y puede que estéis en lo cierto, pero es importante para conseguir algo desearlo y ponerlo por escrito me pone en el camino de conseguirlo.

 

Amigos os un placer ya os iré contando y, ¿sabéis que me voy hacer?

Exacto eso es, un collar con los botones y me le voy a poner.

Un abrazo a todos.

(1) El refrán lo decía un profesor de inglés que tube en el instituto. Tarde años en entenderle y aun se de un amigo, compañero de entonces que todaviaaaa…. y no seré yo quien se lo explique,

 

Anuncios
¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

0.00 - 0 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

anngely

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información