Ciencia

Empáticos, Insomnio, Agotamiento Y Fatiga Suprarrenal Debido A Las Responsabilidades

Empáticos, Insomnio, Agotamiento Y Fatiga Suprarrenal Debido A Las Responsabilidades - Ciencia

Debido a las responsabilidades emocionales que cargan los empáticos, a menudo experimentan una caída repentina en la energía, lo que lleva a la fatiga crónica. Cuando un empático no se mantiene firme, equilibrado y conscientemente alerta, puede dar inconscientemente su energía a los demás. Cuando un empático pasa demasiado tiempo en compañía de personas negativas o deprimidas, absorbe su energía y esto puede llevar al agotamiento emocional. Esta es una de las razones fundamentales por las que deben pasar tiempo a solas como una forma de recargar sus baterías internas. La mente, el alma y el cuerpo están conectados, todo lo que pensamos y sentimos tiene un efecto en nuestro cuerpo. Un empático debe tener periodos regulares de soledad a lo largo del día para poder procesar sus sentimientos y emociones. Esto previene el agotamiento emocional, que luego les permite dejar de colisionar constantemente con la energía negativa. Si un empático no hace esto, le resulta difícil dormir por la noche porque su mente no puede procesar y dar sentido a la información que fue acumulando durante el día. Esta hiperactividad mental hace que los empáticos se vuelvan personas extremadamente cansadas. Si no es posible que los empáticos encuentren momentos de soledad durante el día, es esencial que mediten antes de ir a la cama para que puedan liberar cualquier emoción con la que hayan estado en contacto durante el día. Efectos de las Glándulas suprarrenales Los sentimientos negativos pueden llevar a que los empáticos experimenten miedo, resentimiento, ansiedad, paranoia y pánico, y se sientan genuinamente convencidos de que les va a pasar algo malo. Estos pensamientos envían señales a las glándulas suprarrenales que producen hormonas que liberan cantidades excesivas de energía. No dormir lo suficiente, tener demasiado trabajo, la mala alimentación, las malas relaciones y los problemas familiares tienen un efecto negativo en las glándulas suprarrenales. Las glándulas suprarrenales tienen la forma de los riñones, pero son aproximadamente del tamaño de una nuez. Se encuentran justo encima de los riñones en la zona lumbar. Las glándulas suprarrenales son de gran beneficio cuando estamos bajo estrés porque ayudan a mantenernos enfocados y alertas, y aumentan nuestros niveles de resistencia, lo que nos permite manejar la presión. Sin embargo, cuando las glándulas suprarrenales están sobre-estimuladas, continúanproduciendo energía, que es lo que nos impide dormir. La mente y el cuerpo permanecen en alerta máxima, lo que causa un exceso de estrés en las glándulas suprarrenales y eventualmente hará que funcionen mal. La falta de energía conduce a un antojo de alimentos con alto contenido de azúcar y sal refinada, que rápidamente se convierten en energía, dando al cuerpo un impulso de energía instantáneo, pero de corta duración. El cuerpo naturalmente anhela el azúcar y la sal. Sin embargo, tendemos a alimentarlo con azúcar refinada y sal, que se encuentra en la mayoría de los alimentos procesados ​​y comidas chatarra. En cantidades excesivas, estos alimentos pueden causar una variedad de problemas de salud diferentes. El azúcar sin refinar es nutritivo en dosis saludables y puede reponer y nutrir las glándulas suprarrenales. Cuando las glándulas suprarrenales no funcionan correctamente, te sentirás cansado, atontado, ansioso, irritable, abrumado y mareado. También puedes experimentar palpitaciones cardíacas, presión arterial alta o baja, antojos de sal y azúcar, así como también dificultades para manejar los momentos de estrés. Si nuestros cuerpos están en armonía, tienes una buena dieta, duermes bien y tienes pensamientos positivos, las glándulas suprarrenales no se verán agobiadas fácilmente. El cortisol es una hormona producida por las glándulas suprarrenales; durante el sueño, nuestros niveles de cortisol aumentan y alcanzan su punto máximo unas pocas horas antes del amanecer. Así es como el cuerpo se prepara naturalmente para el día y se conoce como el ritmo circadiano. Aumenta nuestros niveles de energía por lo que somos capaces de funcionar durante todo el día. Cuando las glándulas suprarrenales están sobrecargadas de trabajo, nos levantamos sintiéndonos exhaustos, incluso si hemos tenido las ocho horas normales de sueño. Nos sentimos cansados ​​durante todo el día, lo que hace que nuestros niveles de cortisol lleguen a su punto máximo por la noche, lo que dificulta que podamos dormir adecuadamente. Mantener las glándulas suprarrenales en un estado saludable Lleva mucho tiempo destruir las glándulas suprarrenales y llevará el mismo tiempo repararlas. Sin embargo, hay algunos cambios que podemos hacer en nuestras vidas que ayudarán de inmediato. Es esencial que pasemos tiempo escuchando nuestro cuerpo para que sepamos cómo se siente en un momento dado. Esto nos permite hacer un seguimiento de nuestros niveles de energía durante todo el día. Puedes encontrar que tus niveles de energía fluctúen a lo largo del día y que haya ciertos momentos del día en los que tus niveles de energía disminuyan más. Es imperativo que entiendas por qué se está alojando tanto estrés en las glándulas suprarrenales. Cuando se identifica la causa del problema, podemos asegurarnos de que no permanezcamos en ese estado elevado que causa mayor presión sobre las glándulas suprarrenales. La meditación es una poderosa herramienta para vaciar la mente y el espíritu de las emociones negativas. También nos ayuda a enfocarnos en el cuerpo para que estemos al tanto de cualquier sensación física que esté teniendo lugar. Cuando nos sentimos aislados, solos y separados, los niveles de cortisol pueden aumentar, puedes combatir esto pasando tiempo con amigos y familiares. Sin embargo, si eres el tipo de persona a la que le gusta pasar tiempo solo y disfrutas de tu propia compañía, los períodos de aislamiento no son un problema. La dieta y el ejercicio pueden tener un efecto negativo en la glándula suprarrenal. No es una buena idea presionar demasiado durante un entrenamiento, tu cuerpo te dirá cuándo ha tenido suficiente y es esencial que te detengas en este punto o provocarás que las glándulas suprarrenales produzcan exceso de hormonas relacionadas con el estrés. Comer comida chatarra, saltarse comidas y hacer entrenamientos intensos hacen que las glándulas suprarrenales trabajen demasiado. Para mantener las glándulas suprarrenales en un estado saludable, debemos consumir una dieta orgánica, nutricional y bien balanceada con los requerimientos diarios de proteínas, con vitaminas A, B y C. Debes abstenerte de tomar alcohol en exceso y preferiblemente eliminar la sal refinada, azúcar y la ingesta de cafeína. Un estado mental saludable en el que te sientas en paz y contento con la vida y que duermas lo suficiente durante la noche contribuye a la salud de las glándulas suprarrenales.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

5.00 - 3 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

Tsun1

2 comentarios

  • Como bien dices, aquella persona que sea extremadamente empática corre el riesgo de verse atrapada en los sentimiento ajenos. Puede descubrirse de repente encarcelada en un dolor que es de otra persona y sólo por haberse puesto en su lugar de manera demasiado intensa. tal vez hay que estar preparado para ser consciente de cuáles son sus límites y cuáles sus cualidades.
    Muy buenos estos artículos sobre la empatía, una herramienta básica para la Inteligencia Emocional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información