Literatura

En Taza Pequeña: Microrrelatos

En Taza Pequeña: Microrrelatos - Literatura

DE OFICIO EROS

Todos los sueños que Mika pudo recordar se convirtieron en realidad cuando conoció a Nicole. Era hermosa y sabia a la par. Misteriosa y elegante; grácil en sus movimientos y portentosa en sus decisiones. Era todo lo que él, un simple chico de una diminuta ciudad podía desear. Ahora, solo faltaba que el amor hiciera bien su trabajo.

 

RECUERDOS DE UN LEJANO LUGAR OLVIDADO

La memoria perdida hizo añicos el alma de Tannen‭ «‬el hacedor‭»‬.‭ ‬Todo era un caos dentro de su cabeza‭; ‬ya no recordaba nada,‭ ‬ya no sentía a nadie cerca de él.‭ ‬Todo era nuevo y extraño cada día,‭ ‬aterrador,‭ ‬a la vez que tristemente irónico.‭ ‬Un hombre que había vivido toda su vida del recuerdo de viejas historias y leyendas recogidas a lo largo de los siglos de los hombres,‭ ‬ahora no recordaba nada,‭ ‬ni siquiera la fama de su nombre.

 

QUE FORTUNA SERÍA

Que fortuna sería la de romper las cadenas que aprietan esa extraña angustia de no saber quién eres, que buscar, cuál es tu hado. Ese desconocido ser que se esconde en tu interior, que te atrapa cada vez que intentas escapar, que te retiene en su mazmorra de miedos y desazón, que absorbe tu vitalidad como el parásito que succiona la sangre a su huésped.

 

180 GRADOS

Y de pronto, toda su vida cambió. El mundo que él conocía había desaparecido. Todo se había convertido en un lejano recuerdo, algo que le asustaba, a la vez que le hacía sentir ese excitante sabor que te ofrece la adrenalina.

 

DONDE DESCANSA EL OLVIDO

En un rincón de mi memoria allí estás atrapada, como la luz que retiene la nebulosa. De mil maneras te encuentro, de mil formas te amo, y en tus ojos siempre te reconozco. En la lóbrega noche son tus pasos quienes me iluminan, marcándome el camino a seguir. Porque si me rindo, pierdo; porque si no te encuentro, muero.

 

Y EN EL SILENCIO, TE ENCUENTRO

Apenas habían pasado cinco minutos desde que aquel muchacho de mirada olivácea había entrado a la biblioteca. Parecía no buscar nada en concreto mientras sus nerviosas pupilas se movían de un lado a otro resiguiendo las estanterías dedicadas a las novelas de aventura. Un gran cartel en la puerta rogaba silencio en todo el edificio, así como las pequeñas señales que se encontraban situadas en otros puntos de las diferentes plantas de la gran biblioteca. Allí, entre las estanterías donde corsarios, guerreros antiguos y nobles caballeros eran los protagonistas se vieron por primera vez. Héctor, que así se llamaba ese joven, descubrió concentrada en su lectura a una bella muchacha de ojos color miel y larga melena castaña. El chico la contempló durante unos segundos, sonrió, y se volvió para acabar de decidirse por un libro. “Demasiado perfecta para mí; sería inútil acercarme a ella”, pensó. Mientras, Ángela, la chica con la que Héctor había soñado despierto hacía unos segundos alzó la cabeza para descubrir al muchacho. Lo contempló durante unos segundos, sonrió, y pensó: “Demasiado perfecto para mí; sería inútil acercarme a él”. Héctor y Ángela coincidían habitualmente en esa biblioteca, y aunque nunca llegaron a encontrarse, en el silencio, se amaron sin saberlo.

 

AÑORADA DESCONOCIDA

Somos dos corazones solitarios rodeados de la multitud de las calles. Repletos, y a la vez rotos por el amor, vagamos errantes buscando el consuelo en nuestras noches más amargas. Algunas a solas, cantando nuestras penas a las estrellas o rezando a algún Dios por una señal; otras, acompañados por el deseo y el miedo, pero con la certeza de que no estamos juntos.

 

MAESTRA EN EDADES

Era una mujer madura pero rebosante en sus encantos. Su belleza acentuada por el paso de los años todavía conservaba esa sensual y cálida suavidad de la juventud, aunque sus ojos, siempre eran sus ojos, estaban repletos de una vitalidad inusual, donde dioses y mortales se habían perdido en las horas observando las olas del mar rompiendo en el cielo de su mirada.

 

AMORES QUE PERDURAN ETERNOS

Envolvieron con un aura de lujuria toda la habitación. Él, escribió todo su amor en el sedoso manto que cubría su piel, pues, a pesar de haber estado con más hombres, ella nunca tuvo la certeza de haber hecho el amor hasta ese momento. Se cubrieron de belleza con cada beso, con cada roce de sus cuerpos. El amanecer los sorprendió vestidos únicamente con su desnudez.

 

CUANDO NO TE SUEÑO, TE ESCRIBO

Todo está bien en apariencia; salgo, camino, respiro, pero tú no estás. Regreso a casa, como, veo la televisión, leo un poco, es hora de dormir; miro a mi lado, pero tú no estás. Cierro los ojos, sonrío, mi corazón se acelera; ahora te veo a mi lado. Bailamos bajo las estrellas, nos amamos secretamente, pero ya es hora de despedirse. Abro los ojos, suspiro y tú ya te has ido. Salgo, camino, respiro y espero encontrarte; y mientras tanto, cuando no te sueño, te escribo.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Valóralo!

4.29 - 7 votos
Cuanto más alta sea la valoración más visible será el artículo en portada.
¡Compártelo en las redes sociales!

Acerca del autor

miquelangelo

Deja un comentario

Únete a la comunidad de NoCreasNada

¿Te gustaría compartir tus inquietudes y ganar seguidores por todo el mundo?

¿Eres una persona inquieta y quieres descubrir a más gente como tú? 

Únete a NoCreasNada.

Además, te pagaremos por las visitas que recibas.

Más Información